¿Astrología asociada a los 4 Evangelios?


 


Por Anwar Tapias Lakatt


 Un protestante me llegó a argumentar lo siguiente en facebook:


Cada día sorprende más el odio que uno puede leer en algunos comentarios dañinos y mentirosos; lo peor es cuantos ignorantes e incautos caen y se dejan engañar. Es curioso que el mismo comentario puesto por el protestante en un perfil de Facebook aparezca en internet hace 8 meses como comentario al slide de la Ramera que tanto circula en internet, sobre la Iglesia con una gran cantidad de imprecisiones históricas, lo que demuestra que este forista o es el mismo o sólo copió el texto sin analizar la información.

 


Es la primera vez que leo que ahora los símbolos dados a los cuatro Evangelios son símbolos astrológicos, pero sobre todo el error que cometen hasta en eso, queriendo relacionar los animales con el signo de Escorpión.

La asociación de los cuatro Evangelios con animales se denomina Tetramorfo[1]. Investigando un poco vemos algo que el protestante obvio decir, en una página sobre el estudio de la historia del arte, al referirse al Tetramorfo (representación de 4 caras) vemos que la simbología es mucho más variada:

Más allá de estos simbolismos los cuatro evangelistas encuentran otros muchos significados, relacionados con las tradiciones religiosas y astrológicas mesopotámicas en las que se basan constantemente los textos bíblicos. No olvidemos que una religión primitiva como la judía sólo encuentra sus referentes intelectuales cuando el pueblo de Israel vive el éxodo al que lo envía Nabucodonosor II en el año 586 a.c., y el consiguiente cautiverio que hubieron de sufrir en la ciudad de Babilonia. Por eso algunos relacionan los símbolos de los cuatro evangelistas con la astrología zodiacal babilónica, de tal forma que el toro de Lucas se relaciona con el signo de Tauro, el león de San Marcos con Leo, el águila con Escorpio(de aquí sale la asociación del protestante) y el hombre alado, con Acuario, pues esas eran las constelaciones que marcaban las estaciones en esa época.También se relacionan con los cuatro elementos y con las cuatro cualidades divinas: Amor, Justicia, Poder y Sabiduría. Hay más correlaciones con el número cuatro: cuatro son los ríos del Paraíso, los profetas mayores del Antiguo Testamento, los doctores de la Iglesia, las partes del mundo, los temperamentos humanos, las Virtudes y los puntos cardinales. Se trata por tanto de un simbolismo universal de múltiples lecturas.[2]

Como vemos habrían muchas formas de simbolizar estas figuras, pero nosotros seguimos la interpretación dada por el Cristianismo.

 

 Contexto


En la imagen podemos ver cuatro figuras, de izquierda a derecha vemos un hombre, un águila, un león y un toro. Cada imagen está asociada a una figura.

·         Mateo al hombre

·         Marcos al león

·         Lucas al toro

·         Juan al águila.

 

 

Prefiguración bíblica

Estas figuras asociadas a los Evangelios no son ningún signo zodiacal, el mismo profeta Ezequiel las describió en su libro:

Yo miré, y vi un viento huracanado que venía del norte, y una gran nube con un fuego fulgurante y un resplandor en torno de ella; y de adentro, de en medio del fuego, salía una claridad como de electro. 

En medio del fuego, vi la figura de cuatro seres vivientes, que por su aspecto parecían hombres.

Cada uno tenía cuatro rostros y cuatro alas.

Sus piernas eran rectas; sus pies, como pezuñas de ternero, y resplandecían con el fulgor del bronce bruñido. 

Por debajo de sus alas, aparecían unas manos de hombre, sobre los cuatro costados; los cuatro seres tenían rostros y alas.

Sus alas se tocaban una a la otra, y ellos no se volvían cuando avanzaban: cada uno iba derecho hacia adelante.

En cuanto a la forma de sus rostros, los cuatro tenían un rostro de hombre, un rostro de león a la derecha, un rostro de toro a la izquierda, y un rostro de águila. (Ez 1, 1-10)

 

Es interesante la expresión “cuatro seres vivientes” que más adelante veremos en el Apocalipsis. Siguiendo la argumentación protestante, ¿tendríamos entonces que pensar que Ezequiel está dándole a estos querubines relación con signos zodiacales?

 

Estas mismas cuatro figuras aparecerán nuevamente en el libro del Apocalipsis:

Frente al trono, se extendía como un mar transparente semejante al cristal. En medio del trono y alrededor de él, había cuatro Seres Vivientes, llenos de ojos por delante y por detrás.

El primer Ser Viviente era semejante a un león; el segundo, a un toro; el tercero tenía rostro humano; y el cuarto era semejante a un águila en pleno vuelo.(Ap 4, 6-7)

Yo me pregunto si un protestante se atrevería a decir que San Juan está describiendo signos del zodiaco o que estaba enseñando astrología a los cristianos. Y además vemos nuevamente la expresión “seres vivientes” tal como lo describía Ezequiel.

 

 

¿Qué entendían los Padres de la Iglesia sobre esto?

 

Los que cuestionan y calumnian a la Iglesia por esto no han leído las obras de algunos Padres de la Iglesia.

San Ireneo de Lyon, en el siglo II en su obra Contra los herejes, para dar el número de los Evangelios hace referencia al texto del Apocalipsis, y llega incluso a dar una explicación de la asociación de estas figuras:

 

 Los Evangelios no pueden ser ni menos ni más de cuatro; porque son cuatro las regiones del mundo en que habitamos, y cuatro los principales vientos de la tierra, y la Iglesia ha sido diseminada sobre toda la tierra; y columna y fundamento de la Iglesia (1 Tim 3,15) son el Evangelio y el Espíritu de vida; por ello cuatro son las columnas en las cuales se funda lo incorruptible y dan vida a los hombres. Porque, como el artista de todas las cosas es el Verbo, que se sienta sobre los querubines (Sal 80[79],2) y contiene en sí todas las cosas (Sab 1,7), nos ha dado a nosotros un Evangelio en cuatro formas, compenetrado de un solo Espíritu. Como [886] dice David, rogándole que venga: «Muéstrate tú, que te sientas sobre los querubines» (Sal 80[79],2). Los querubines, en efecto, se han manifestado bajo cuatro aspectos que son imágenes de la actividad del Hijo de Dios (Ap 4,7): «El primer ser viviente, dice [el escritor sagrado], se asemeja a un león», para caracterizar su actividad como dominador y rey; «el segundo es semejante a un becerro», para indicar su orientación sacerdotal y sacrificial; «el tercero tiene cara de hombre» para describir su manifestación al venir en su ser humano; «el cuarto es semejante a un águila en vuelo», signo del Espíritu que hace sobrevolar su gracia sobre la Iglesia.[3]

 

Entonces, ya en el siglo II vemos a un discípulo de un discípulo (san Policarpo) del apóstol San Juan describiendo la actividad de Cristo que cada ser viviente representa.

Y aun cuando no los asocia todavía con los Evangelios si es interesante ver como por ejemplo el toro simboliza su orientación sacerdotal, tal como lo mostrará San Jerónimo en el siglo IV.

 

Pero será en este doctor de la Iglesia donde veamos la asociación de estas cuatro figuras a los Evangelios directamente. En su prólogo al Evangelio de Mateo podemos leerlo, cito la obra de Phillips Schaff que está en internet[4]:

 Jerome then applies the four symbolical figures of Ezekiel to the Gospels: the Man is Matthew, the Lion, Mark, the Calf, Luke, “because he began with Zacharias the priest,” and the Eagle, John.

 San Jerónimo relaciona a Mateo con el hombre, Marcos con el león, Lucas con el toro y Juan con el águila; y de Lucas dirá que es porque empieza con el sacerdote Zacarías. ¿Seguimos pensando que hay astrología en estas figuras y asociaciones bíblicas?

 

La postura católica en línea con lo interpretado por los Padres de la Iglesia es:

·         Mateo está representado por el hombre por iniciar su Evangelio con la geneaología de Cristo.

·         Marcos está representado con el león porque comienza su Evangelio mencionando a San Juan Bautista como la voz que clama o ruge en el desierto.

·         Lucas está representado con el toro porque inicia su Evangelio con el servicio de Zacarías en el templo, y el toro es un animal de sacrificio.

·         Juan está representado por el águila por ser un Evangelio que muestra una teología superior a las demás.

  

Interpretación protestante

 Tratando de investigar si los protestantes también hacen uso de esas figuras, nos sorprende ver que también la usan y referida a los Evangelios[5]:

 Por lo tanto, los cuatro seres vivientes tipifican la plenitud terrenal de nuestro bendito Señor Jesucristo. La plenitud que manifestó nuestro Señor durante su vida en la tierra, está significada por los cuatro seres vivientes. Por esto, no es casualidad que la vida terrenal de Cristo esté registrada en cuatro evangelios. Sin embargo, como él es antes de su encarnación y es después de su existencia en la tierra, se necesitaron 66 libros para revelarnos toda su gloria y belleza. En efecto, los 66 libros de la Biblia nos descubren toda la plenitud de Cristo, la divina y la terrena. Pero, cuatro de esos 66 libros, los cuatro evangelios, se concentran en mostrarnos la plenitud del Hijo de Dios en los días de su carne. 

 Por lo tanto, la particularidad de cada evangelio, si bien todos ellos tienen en común el anuncio de la buena noticia, consiste en que Jesús, el Cristo o Mesías, fue en los días de su carne Rey (Mateo), Siervo (Marcos), Hombre (Lucas) y Dios (Juan). El Cristo no solo es el Hijo de Dios, sino también Rey, Siervo, Hombre y Dios. 

 

Otra web protestante explica[6]:

 La tradición cristiana, por otra parte, se ha servido de ellos que sostienen y transportan el trono de Dios, para SIMBOLIZAR A LOS CUATRO EVANGELIOS.

 SAN MATEO REPRESENTA AL HOMBRE, ya que comienza su evangelio con la genealogia HUMANA de Cristo.

 SAN MARCOS REPRESENTA AL LEON, ya que lo comienza diciendo: “Voz del que clama en el desierto …” y en el desierto es el león el que rúge.

 SAN LUCAS SIMBOLIZA AL TORO, porque comienza con la historia del sacerdote Zacarias. El sacerdote en el A.T. era el que sacrificaba los toros para los sacrificios en el templo.

 SAN JUAN ES REPRESENTADO POR EL AGUILA, y la razón es que desde el prólogo de su evangelio se remonta con la prestancia de un águila hasta las alturas de la misma divinidad. Por ello a Juan se le llama “EL TEOLOGO”, pués de una manera muy peculiar presenta, toda la gloria de Dios reflejada en la persona de Cristo.

 

Podemos entonces claramente ver como algunos protestantes de mala fe buscan engañar y confundir haciendo entonces seguidores de astrología a Ezequiel, San Juan. San Ireneo, San Jerónimo y hasta a otros protestantes.

 

Cuando te acusen de esto ya sabes qué responder.

 

 

Anwar Tapias Lakatt

Comments