Busca a Yahvé tu Dios y lo encontrarás

Por: Ada Mireya Espinosa

Allí buscarás a Yahvé, tu Dios, y lo encontrarás si lo buscas con todo tu corazón y toda tu alma”

(Dt 4:29)

Hay momentos en los que estamos perfectamente contentos con nuestra vida y otros en los que buscamos algo más. Al buscar, nos preguntamos qué esperamos encontrar: ¿Mayor paz y fortaleza? ¿Un cambio en nuestra carrera o estilo de vida? ¿Desarrollar una habilidad nueva, superar un reto o encontrar una manera de expresar nuestra creatividad? Puede que nuestra búsqueda sea motivada por un sutil impulso divino.

Cuando buscamos a Dios primero, estamos receptivos a bendiciones abundantes. Confiamos en Dios, conscientes de que encontraremos los recursos, la fortaleza y la confianza para ser y expresar quienes somos verdaderamente. Experimentamos entonces una vida con propósito.

Dios está esperando amistades duraderas….por eso nuestra búsqueda debe ser constante, diaria y de toda la vida.

 Durante los tiempos del Antiguo Testamento, la gente que vivía lejos del templo hacía un viaje anual a Jerusalén….Hoy tristemente existen  muchos cristianos que siguen ese ejemplo y sólo buscan a Dios en escasas ocasiones.

Pero buscar a Dios es algo que tenemos que hacer cada día: en nuestros hogares, en nuestras oficinas, en nuestras escuelas y en nuestros negocios. Busca siempre su rostro.

Debemos entonces, buscar a Dios fervientemente y esperar las señales de su presencia y poder en nuestras vidas.

Para encontrar a Dios y conocerlo en su plenitud se le debe buscar con devoción sincera.

Él creó un camino para que nosotros fueramos capaces de venir y conocerlo, sin importar lo confundidos que estemos o lo malas que sean nuestras circunstancias.

Dios es más grande que cualquier obstáculo que podamos enfrentar.

Hoy es el día de buscar al Señor con la certeza del cumplimiento de esta promesa: “Lo encontrarás si le buscas con todo tu corazón y toda tu alma” (Dt. 4:29)

Comments