Capitulo VII

CAPÍTULO SIETE

INTERCEDIENDO POR EL AVIVAMINETO   Y CONVERSION DE UNA COMUNIDAD

 VERSÍCULO LLAVE:

“Si se humilla mi pueblo sobre el cual es invocado mi nombre, si oran y buscan mi rostro y se vuelven de sus malos caminos, entonces yo oiré desde los cielos, perdonaré sus pecados y sanaré su tierra” (2 Crónicas 7:14).

 

LA DEFINICIÓN DE AVIVAMIENTO  del Antiguo Testamento

Primero, nos permita examinar lo qué el avivamiento del Espiritu Santo no es. El avivamiento no es sólo emocionalismo. Las personas responden emocio

nalmente al avivamiento, pero las emociones son simplemente una parte del avivamiento, ellas no son el avivamiento. El verdadero avivamiento afectará al hombre entero, sin embargo, incluyendo sus emociones. El conocimiento de hechos por si solo no mueve a los hombres. La estadística sobre el número de muertes causadas por la bebida alcohólica nunca convirtió a un borracho. Las figuras sobre el aumento del crimen no cambian a los delincuentes. El poder de convicción del Espíritu Santo debe tocar a un hombre espiritualmente y emocionalmente para efectuar el cambio.

El avivamiento no es música fuerte y predicación. No es una campaña para aumentar la asistencia. El crecimiento de la iglesia es un resultado del avivamiento y la uncion del Espiritu Santo, pero no es equivalente.

El avivamiento no es lo mismo que evangelización. La evangelización es proclamar las Buena Noticia del Evangelio. El avivamiento precede la evangelización, pues cuando se aviva la fe de los fieles, eso resulta en evangelización. Finalmente, el avivamiento no es sólo una serie de reuniones extraordinarias... a menos que esas reuniones extraordinarias sean tocadas por el movimiento del Espiritu Santo que es Dios.

 

El avivamiento es...

El avivamiento es algo que el hombre no puede producir por si mismo, osea, presupone la accion soberana de Dios. Es extraordinario, porque es un trabajo especial  que  Dios obra en su pueblo. Un avivamiento del Espiritu, sucede  dentro y a favor de una comunidad. Para prepararse y entender mejor debemos ver los ejemplos y principios revelados en Las Escrituras. Segun esto podemos definir al avivamiento como:

  •       Un despertar, revivir, que restaura al pueblo de Dios, un fortalecimiento de esas cosas que permanecen.
  •      Un retorno de la conciencia o vida. Lo que se aviva se pone activo y floreciente nuevamente.
  •      El influjo del Espíritu Santo en el cuerpo que ha amenazado de morirse.
  •      Tiempos de refrigerio en presencia del Señor (Hechos 3:19).

 

PREPARÁNDOSE PARA EL AVIVAMIENTO

Nosotros podemos comparar la preparación para el avivamiento a la tarea de cultivar. Un granjero puede sentarse alrededor y puede orar para una cosecha buena, pero si él no prepara el campo, planta la semilla y la riega, la cosecha no vendrá.

Igualmente tonto es el granjero que piensa que porque él hace su parte en estas tareas la cosecha está segura. Necesita de la Providencia de Dios a través de la lluvia, luz solar, y los patrones apropiados de tiempo para llevar la cosecha a su madurez. El granjero trabaja en cooperación con los principios de sembrar y segar, tiempo de la semilla y cosecha de los ciclos de la naturaleza. 

La misma analogía puede usarse para el avivamiento de una cominidad. Dios gobierna y mueve a traves de Su Espiritu, pero para lograr el avivamiento, nosotros debemos prepararnos para él siguiendo el ejemplo del pueblo de Dios como esta descrito en las Escrituras. El avivamiento es el movimiento colectivo del Espíritu de Dios y la contestación del pueblo de Dios.

 

CUANDO SE NECESITA EL AVIVAMIENTO 

El avivamiento  se necesita siempre, pero es muy necesario cuando una condición de alejamiento, de enfriamiento o falta de fervor se da en una comunidad, o francamente de pecado. Para entender esto, considere el ejemplo de Israel. Jeremías llamó los problemas de Israel “cautividad”, que tambein tiene la connotacion de infidelidad o alejamiento de Dios.

“El descarriado de corazón se hartará de sus caminos, pero el hombre de bien estará satisfecho con el suyo” (Proverbios 14:14).

Vuélvase a Jeremías capítulo 2. Usted notará que Israel...

n       Había determinado que Dios no era tan importante para ellos como Él había sido anteriormente ("Me acuerdo de ti, de la lealtad de tu juventud...”): 2:5.

n       Se había olvidado de las grandes cosas que Dios hizo para ellos en los días anteriores: 2:6-7.

n       Incluso los líderes religiosos se unieron a los descarriados. Los sacerdotes no preguntaron, “Dónde está El Señor ?”: 2:8.

           n  n       Al sacar a Dios de sus vidas, se volvieron a otras cosas... en este caso, ídolos: 2:11-12; 27-28.

n      Abandonaron la verdadera fuente de agua viva y  cavaron cisternas agrietadas. Ellos cambiaron el agua viva para agua estancada: 2:13.

n       Empezó a apostatar( renegar de Dios) espiritualmente: 2:19.

n       Entró en una condición de justicia propia: 2:22-23.

n       Se justificó con excusas: 3:11.

n       Atrajo otros en su corrupción: 2:33-34

 

Apostasía es el pecado de abandonar a Dios y llenar la vida de sí mismo. Se les compara a un cerdo que regresa al fango y un perro que vuelve a su vómito (2 Pedro 2:21-22).

 LAS EVIDENCIAS DE UNA CONDICIÓN DE APOSTASÍA

Apostasía / Flickr:   Michael Henderson

Aquí están algunas evidencias de una condición de apostasía. Examine su propio corazón y vida mientras usted estudia esta lista. Usted está entrando en una condición de apostasía...

1. Cuando la oración deja

 de ser una parte vital de su vida.“El avivamiento tarda porque la oración declina”.

2. Cuando el interes por encontrar la verdad en la Palabra de Dios o en la riqueza del conocimiento de la Iglesia cesa y usted se pone satisfecho con el conocimiento que usted ya ha adquirido. Esto no quiere decir que los alejados no leen la Biblia. Muchos de ellos tienen hábitos de devociones obedientes, pero mientras ellos leen las palabras ellos tratan el conocimiento adquirido simplemente como hechos y no aplican a sus vidas.

3. Cuando el interes por las cosas eternas dejan de ser regulares y/o importantes.

4. Cuando usted justifica su pecado con justicia propia diciendo “El Señor sabe que yo soy sólo polvo” o “es así  soy yo y no puedo cambiar”.

5. Cuando las discusiones espirituales intencionales lo perturban o molestan .

6. Cuando las cosas como recreación, deportes, y entretenimiento se vuelven prioridades en su vida ante su relacion con Dios.

7. Cuando usted puede tolerar el pecado sin que su conciencia le de signos de molestia.

8. Cuando las aspiraciones a la santidad y el imitar a Cristo no son más dominantes en su vida.

9. Cuando la adquisición de dinero y bienes materiales  dominan su pensamiento y acciones.

10. Cuando usted no le importa que alguien tome en vano el nombre del Señor, ridiculice las cosas espirituales, y trate impertinentemente los problemas eternos , y cuando usted se quede sin hacer nadafrente a eso.

11.  Cuando atiende a la Santa Misa sin sentir nada, usted puede cantar cantos religiosas con sus labios y hablar palabras pero el corazon esta frio y no hay ninguna canción en su corazón, ninguna alabanza de alegría. Cuando la “adoración” se vuelve un cansancio.

12. Cuando la unidad de su comunidad no le importa y no hace lo posible por mantenerla.

13. Cuando busca excusas par ano ayudar o servir cristianamente a los demas.

14. Cuando sus sentidos están fuera de control: Usted mira películas y programas de televisión degradantes, escucha música impía, y lee literatura que debilita la moral.

15. Cuando usted se ajusta alegremente al estilo de vida del mundo: Por ejemplo, a las deudas impagadas, al error, mentira, deshonestidad, citas y promesas no cumplidas, extravagancia  y falta de pudor en el vestido, engaño y flojera en su trabajo.

16. Cuando su vida espiritual ya no le preocupa; no le interesa aprender constantemente más de Dios y Su accion en su vida.

17. Cuando las condiciones morales, políticas, espirituales, y económicas del mundo y de su nación no le interesan.

18. Cuando su corazón está duro: Sus lágrimas no fluyen fácilmente, usted es  insensible, intratable, etc. Usted no llora por las cosas que Jesús lloró como una ciudad perdida, la condición espiritual del hombre, los dolores del projimo.

19. Cuando usted ha perdido su fe, es debil espiritualmente, y ni siquiera entiende.

 

El AVIVAMIENTO EN LAS ESCRITURAS

Los avivamientos del Antiguo Testamento nos dan un marco basico y nos  ayudan y guian  para pedir el avivamiento. Ningún avivamiento es idéntico, pero los siguientes principios son evidentes en el registro del Antiguo Testamento:

1. Muchos avivamientos del Antiguo Testamento fueron precedidos por un tiempo de declive espiritual profundo y desesperación. Cuándo las condiciones están declinando alrededor de usted y usted es tentado a desesperar, alegrese en cambio... ¡Usted puede estar en el borde del avivamiento!

2. Cada avivamiento empezó en el corazón de un hombre que se volvió el instrumento Dios para reavivar a otros. Según Dios toca su corazón con el fuego del Espiritu, usted encenderá la llama para avivar a otros. "Senor, quiero ser un fuego que encienda otro fuego" como dice San Alberto Hurtado.

3. Cada avivamiento del Antiguo Testamento descansó en la proclamación poderosa de la Palabra de Dios. El mensaje de avivamiento no debe enfocarse en el castigo y el juicio de Dios sólo en el poder, amor, paz, y prosperidad que Dios nos puede dar. Considere el mensaje del avivamiento de Moisés (Deuteronomio 11:26-28); Samuel (1 Samuel 7:3); Ezequiel (Ezequiel 33:7-8); y Elías (1 Reyes 18:21).

4. El arrepentimiento del pecado siemre precedió el avivamiento: el arrepentimiento incluyó la destrucción de cada ídolo y separación del mundo.

5. Había un retorno a las prioridades apropiadas: la preocupación por el projimo, guardar el dia del Senor, contribución a la comunidad, oración, y la Palabra de Dios.

6. Había un retorno a la adoración genuina de Dios. Esta adoración no era ningún ritual frío y formal, pero una excitante contestación emocional del pueblo  que se volvia hacia su Señor para adorarle.

7. Cada avivamiento fue siguido por un tiempo de, prosperidad,  productividad, gran alegría, y júbilo.

 

OBSTÁCULOS AL AVIVAMIENTO

Estorbos individuales:

  • Líderes  o servidores que no viven lo que predican pueden ser impedimento en el avivamiento. Aquellos que no tienen ninguna vida de oración, no meditan con la Palabra de Dios no manifiestan ni comparten ningunos de sus carismas o dones y ninguna pasión por compartir la Buena Noticia, impiden el avivamiento. Aquellos que controlan sus comunidades o grupos y también apagan el Espíritu de Dios impiden Su movimiento dentro de la comunidad.
  • Líderes que realmente no quieren cuidar de las ovejas impiden el avivamiento. Ellos no llevan las ovejas a verdes praderas y a aguas tranquilas, que es tan necesario para avivarlas. Líderes que han perdido su celo por las almas y por un mundo agonizante impiden el avivamiento. Muchos no reconocen su responsabilidad de líderes en el avivamiento (Joel 2:15-18).

 

Estorbos colectivos:

  • Puede haber también obstáculos al avivamiento en la congregación. El apego a un esquema especifico , la falta de flexibilidad, sin permitir el cambio, interfiere con el avivamiento. Avivamiento y cambio son sinónimos. Dios es ordenado y fidedigno, pero Él también es fresco , vital y creativo. El amor a la brevedad y el hacerlo todo rapido, tambien interfiere con el soplo del Espiritu.
  • Muchas congregaciones aman la verdad cómoda. Ellas no quieren ser confrontadas con las demandas de Cristo sobre ellas o predicaciones sobre el pecado y juicio. Las verdades necesarias para el avivamiento no siempre son cómodas. El amor al que diran, también impide el avivamiento. Algunas congregaciones se preocupan más con lo “qué las personas pensarán” que sobre lo que Dios piensa.

 

Estorbos Generales:

  • El apego al pecado, impide el avivamiento, 

“He aquí que la mano de Jehová no se ha acortado para salvar, ni su oído se ha ensordecido para oír. Vuestras iniquidades son las que hacen separación entre vosotros y vuestro Dios. Vuestros pecados han hecho que su rostro se oculte de vosotros para no escuchar” (Isaías 59:1-2).

“El que encubre sus pecados no prosperará, pero el que los confiesa y los abandona alcanzará misericordia” (Proverbios 28:13).

  • Una actitud de resignación  o conformidad que lleva a la flojera, impedirá el avivamiento. La falta de atención a la oración y a la Palabra,la  falta de humildad , y negarse a buscar al Señor impedirá el avivamiento:

“Volvían a probar a Dios, e irritaban al Santo de Israel” (Salmos 78:41).

“Y no hizo allí muchos milagros a causa de la incredulidad de ellos” (Mateo 13:58).

  • La indiferencia impide el avivamiento. Las personas se ponen indiferentes a las demandas de Cristo y a las necesidades del projimo. Insensibilidad ante nuestra condición espiritual y a los movimientos del Espíritu de Dios también impiden el avivamiento.

 

 DIOS ENVIA SU ESPIRITU

Cada uno de los estorbos que nosotros hemos discutido puede eliminarse a través de la intercesión porque el avivamiento viene en contestación a la oración. Cómo orar por el avivamiento?:

"si mi pueblo, el que es llamado con mi Nombre, se humilla y suplica, si busca mi rostro y se convierte de sus malos caminos, yo escucharé desde el cielo, perdonaré su pecado y haré que su país se restablezca. " (2 Crónicas 7:14).

Este versículo contienen muchos principios importantes del avivamiento. Primero, note que Dios está hablando a Su pueblo (“Si mi pueblo”). Él no está hablando con pecadores, con el mundo, o simplemente con cualquiera en general. Dios está hablando con Su pueblo que son llamados por Su nombre”. Aquí está lo que el pueblo de Dios debe hacer si ellos quieren experimentar el avivamiento:

 

1. “SI SE HUMILLA MI PUEBLO”:

 

Humillarse es postrarse ante Dios ( Levítico 26:40-41). Éste humillarse incluye humillar a sí mismo ante Dios (2 Crónicas 34:1-13); Su Palabra (2 Crónicas 34:14-28); y Su pueblo (2 Crónicas 34:2

9-33).

 

2. “SI ORAN:

Como orar?(1) buscar a Dios y (2) convertirse de sus caminos malos. Nosotros “no tenemos” a menudo porque nosotros “no pedimos” o nosotros pedimos erradamente. Nosotros debemos pedirle a Dios para avivarnos y hacer oraciones específicas de confesión y arrepentimiento para preparar nuestros corazones para el movimiento de Su Espíritu.


3. “SI BUSCAN MI ROSTRO”

La frase “buscar a Dios” se usa en los siguientes pasajes del Antiguo Testamento:

Éxodo 33:7; Deuteronomio 4:29; Esdras 8:22; 2 Samuel 12:16; 21:1; 1 Crónicas 16:10-11; 2 Crónicas 7:14; 11:16; 15:4; 20:4; Salmos 105:3-4; 24:6; 27:8; 40:17; 69:7; 70:5; Proverbios 28:5; Isaías 51:1; Jeremías 29:13; 50:4; Oseas 3:5; 5:6-7,15; 7:10; Daniel 9:3; Sofonías 1:6; Zacarías 8:21; Malaquías 3:1.


Una revisión de estos pasajes revela que buscar al Señor involucra:

1. Volverse voluntariamente y sinceramente a Dios.

2. Una actitud interna de compromiso para servirlo.

3. Una decisión para convertirse de todo el mal.

4. Una decisión para cumplir Su voluntad.

5. Un compromiso a la oración ferviente.

 

Buscar al Señor es el principal significado de apartarse del mal (Amós 5:4,14). Es la evidencia de verdadera humildad (Sofonías 2:3). Es la base por darse cuenta de la presencia de Dios (Oseas 5:15). Trae vida (Amós 5:4-6) y debe hacerse sinceramente (Jeremías 29:12-13).

 

4. “SE VUELVEN DE SUS MALOS CAMINOS”:

Orar y buscar a Dios no son bastantes. Ellos deben acompañarse por verdadero arrepentimiento que es un cambio en la dirección. Usted debe volverse de sus caminos malos hacia Dios.

El arrepentimiento es la verdad dada enfatizada en todos los avivamientos bíblicos. Es evidente en cada avivamiento del Antiguo Testamento. La Iglesia empezó con un llamado al arrepentimiento (Hechos 2). El llamado final en el libro de Apocalipsis es al arrepentimiento (Apocalipsis 22:16).

El arrepentimiento es un don de Dios que le permite cambiar la dirección de su vida (Hechos 5:29-31; 11:15-18; 2 Timoteo 2:22-26). Todos los hombres son ordenados a arrepentirse (Hechos 17:30). Es la voluntad de Dios que todos se arrepientan (2 Pedro 3:9) y Dios trabaja para atraer a los hombres al arrepentimiento (Romanos 2:4). Sin el arrepentimiento usted perecerá (Lucas 13:3,5). Jesús ordenó que el arrepentimiento y la remisión de pecados fuesen predicados en Su nombre entre todas las naciones (Lucas 24:47).

El arrepentimiento incluye convertirse de los pecados de pensamiento( de la inteligenia y la mente) palabra ( lo que decimos)obra (lo que hacemos) y omisión ( lo que omitimos hacer)

Usted constantemente debe examinar su condición espiritual, sus motivos, y métodos y debe arrepentirse de todo lo que lo aleje de Dios.

Luego que se debe hacer? Ir a los sacramentos de la Confesion y la Eucaristia, estos nos ayudan a mantenernos en gracia de Dios a unir nustro corazon cada dia mas a El y poder ser buenos instrumentos de su Amor.


RESUMEN:

Aquí está lo que usted debe hacer para prepararse para el avivamiento:

n       Humíllese

n       Ore

n       Busque el rostro de Dios

n       Conviértase de sus caminos malos


Aquí está lo que Dios hará en contestación:

n       “YO OIRÉ desde los cielos”: Contestación

n       “PERDONARÉ sus pecados”: Sacramento de la Reconciliación

n       “SANARÉ su tierra”: Restauración

 

PRUEBA PERSONAL

 

1. Escriba el Versículo Llave de memoria.

___________________________________________________________________

 

2. Defina avivamiento.

__________________________________________________________________

 

3. ¿Cómo nosotros podemos prepararnos para el avivamiento?

___________________________________________________________________

 

4. ¿Cuándo el avivamiento se necesita?

_________________________________________________________________

5. Resuma algunas de las evidencias de una condición de apostasía que se discutió en este capítulo.

_________________________________________________________________

6. Liste los principios  de avivamiento dados en este capítulo.

_____________________________________________________________

7. ¿Cuáles fueron los obstáculos o estorbos al avivamiento identificados en esta lección?

______________________________________________________________

 

8. Dé la referencia bíblica para el “plan de avivamiento de Dios”. ________________

 

9. Explique cómo usar el “plan de avivamiento de Dios” para interceder por el avivamiento.

____________________________________________


PARA ESTUDIO ADICIONAL

Se proporcionan referencias para los avivamientos del Antiguo Testamento para el estudio adicional de estos principios. Para cada despertar espiritual resuma las condiciones existentes, los factores del despertar, y los resultados del avivamiento. 

 Aqui le damos un ejemplo:

El AVIVAMIENTO BAJO JACOB: Génesis 35:1-15

 

CONDICIONES EXISTENTES:

1. La cabeza de la familia estaba fuera de la comunión con Dios: Desde el principio, Jacob había sido un engañador y cómplice. Él había prometido servir a Dios mientras huyendo de la ira de Esaú, pero pronto se olvidó de esta promesa. Jacob era auto-suficiente. Él no vio lo que él había logrado como viniendo de Dios aunque él había buscado al Señor para ser bendecido. Él creyó que él había logrado sus bendiciones por sí mismo. Jacob era materialista y estaba más interesado con sus posesiones y en proporcionar para sí mismo y su familia que con su relación con Dios.

2. La estructura de su familia no estaba en el orden bíblico: había favoritismo mostrado a José. Jacob no gobernó bien su casa y sus hijos tomaron la venganza por el violar de su hija (Génesis 34). Sus esposas eran engañosas, celosas, y conniventes.

3. Había un ambiente espiritual pobre: Sus esposas robaron los dioses falsos de su padre. Sus hijos asesinaron, robaron y saquearon. Él y su familia eran pecadores e idólatras: Génesis 35.

 

FACTORES DEL DESPERTAR:

1. Algunos eventos terribles asustaron a Jacob para despertarlo: Génesis 35.

2. El avivamiento empezó con la Palabra de Dios: Génesis 35:1.

 

RESULTADOS:

Este avivamiento ocurrió en una casa. ¡Si nuestras casas se avivan, nuestras iglesias se avivarán!

1. La familia se libró de sus ídolos y se purificó: Génesis 35:2.

2. Ellos reconocieron el verdadero Dios: Génesis 35:3.

3. Ellos volvieron al lugar de experiencia espiritual: (Yendo a Betel): Génesis 35:3.

4. Ellos prepararon el altar, se arrepintieron, y volvieron a la verdadera adoración: Génesis 35:7.

5. Sus vidas fueron cambiadas: el nombre de Jacob fue cambiado para significar este cambio espiritual: Génesis 32:24-32

6. Jacob recibió una nueva revelación de Dios: El Señor se anunció como el “Dios Todopoderoso” que significa “aquel que es todo suficiente”: Génesis 32:24-32.

Ahora... use las referencias y el formulario siguiente al final de este capítulo para continuar su estudio de los principios de avivamiento del Antiguo Testamento:

 

El AVIVAMIENTO BAJO MOISÉS: Éxodo 32:1-35; 33:1-23; capítulos 34-35.

El AVIVAMIENTO BAJO SAMUEL: 1 Samuel 7:1-17.

El AVIVAMIENTO BAJO ELÍAS: 1 Reyes 17-18.

El AVIVAMIENTO BAJO ASA: 2 Crónicas 14-15. Y un relato paralelo en 1 Reyes 15:9-24.

El AVIVAMIENTO BAJO JOSAFAT: 2 Crónicas 20.

El AVIVAMIENTO BAJO EZEQUÍAS: 2 Crónicas 29:1-36; 30:1-27; 31:1-21.

El AVIVAMIENTO BAJO JOSÍAS: 2 Crónicas 34:1-33; 35:1-19.

El AVIVAMIENTO BAJO ZOROBABEL: Hageo 1; Zacarías 1:1-6.

El AVIVAMIENTO BAJO SALOMÓN: 2 Crónicas 6-7.

El AVIVAMIENTO BAJO JONÁS: Libro de Jonás.

El AVIVAMIENTO BAJO NEHEMÍAS: Nehemías 8-10.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

APENDICE DEL  CAPITULO VII

El Espíritu Santo es quien reaviva la vida de la persona y la vida de la comunidad, hemos visto en el capitulo VII como en el Antiguo Testamento el Espíritu de Dios actuó animando al pueblo de Dios a la conversión , el arrepentimiento y la vida de virtud.

Pero existe otra dimension de la Vida en el Espíritu que solo podemos entender a traves de la Pasión del Señor, y es el DON del Espíritu Santo que se manifiesta a en el sacrificio, en la muerte y resurrección de Jesús de una manera distinta y mas completa. La Iglesia fundada el día de Pentecostés goza desde hace 2010 años de un regalo que el pueblo de Dios no habría todavía recibido en tal plenitud, de manera que hoy podemos con mayor alegría y mayor certeza saber que Dios esta presente entre nosotros como Cristo lo prometió hasta el final de los tiempos.

Esta realidad de la presencia del Espíritu Santo es de vital importancia para quienes han sido llamados al apostolado de la oración de intercesión.


Para que podamos entender mejor esta dimensión de este Don, les invito a Estudiar  esta catequesis del papa Juan Pablo II  


EL Misterio Pascual fundamento del Don del Espíritu Santo

Catequesis de su S.S. Juan Pablo II durante la audiencia general de los miércoles

1. Toda la vida de Cristo se realizó en el Espíritu Santo. San Basilio afirma que el Espíritu «fue su compañero inseparable en todo» (De Spiritu Sancto, 16) y nos brinda esta admirable síntesis de la historia de Cristo: «Venida de Cristo: el Espíritu Santo lo precede. Encarnación: el Espíritu Santo está presente. Realización de milagros, gracias y curaciones: por medio del Espíritu Santo. Expulsión de demonios y encadenamiento del demonio: mediante el Espíritu Santo. Perdón de los pecados y unión con Dios: por el Espíritu Santo. Resurrección de los muertos: por virtud del Espíritu Santo» (ib., 19).

Después de meditar en el bautismo de Jesús y en su misión, realizada con la fuerza del Espíritu, queremos ahora reflexionar sobre la revelación del Espíritu en la «hora» suprema de Jesús, la hora de su muerte y resurrección.

2. La presencia del Espíritu Santo en el momento de la muerte de Jesús se supone ya por el simple hecho de que en la cruz muere en su naturaleza humana el Hijo de Dios. Si «unus de Trinitate passus es» (DS 401), es decir «si quien sufrió es una Persona de la Trinidad», en su pasión se halla presente toda la Trinidad y, por consiguiente, también el Padre y el Espíritu Santo.

Ahora bien, debemos preguntarnos: ¿cuál fue precisamente el papel del Espíritu en la hora suprema de Jesús? Sólo se puede responder a esta pregunta si se comprende el misterio de la redención como misterio de amor.

El pecado, que es rebelión de la creatura frente al Creador, había interrumpido el diálogo de amor entre Dios y sus hijos.

Con la encarnación del Hijo unigénito, Dios manifiesta a la humanidad pecadora su amor fiel y apasionado, hasta el punto de hacerse vulnerable en Jesús. El pecado, por su parte, expresa en el Gólgota su naturaleza de «atentado contra Dios», de forma que cada vez que los hombres vuelven a pecar gravemente, como dice la carta a los Hebreos, «crucifican por su parte de nuevo al Hijo de Dios y le exponen a pública infamia. (Hb 6, 6).

Al entregar a su Hijo por nuestros pecados, Dios nos revela que su designio de amor precede a todos nuestros méritos y supera abundantemente cualquier infidelidad nuestra. «En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y nos envió a su Hijo como propiciación por nuestros pecados» (1 Jn 4, 10).

3. La pasión y muerte de Jesús es un misterio inefable de amor, en el que se hallan implicadas las tres Personas divinas. El Padre tiene la iniciativa absoluta y gratuita: es el quien ama primero y, al entregar a su Hijo a nuestras manos homicidas, expone su bien más querido. Él, como dice san Pablo, «no perdonó a su propio Hijo», es decir no lo conservó para sí como un tesoro, antes bien «lo entregó por todos nosotros» (Rm 8, 32).

El Hijo comparte plenamente el amor del Padre y su proyecto de salvación: «se entregó a sí mismo por nuestros pecados, (...) según la voluntad de nuestro Dios y Padre» (Ga 1, 4).

¿Y el Espíritu Santo? Al igual que dentro de la vida trinitaria, también en esta circulación de amor que se realiza entre el Padre y el Hijo en el misterio del Gólgota, el Espíritu Santo es la Persona-Amor, en la que convergen el amor del Padre y el del Hijo.

La carta a los Hebreos, desarrollando la imagen del sacrificio, precisa que Jesús se ofreció «con un Espíritu eterno» (Hb 9, 14). En la encíclica Dominum et vivificantem expliqué que en ese pasaje «Espíritu eterno» se refiere precisamente al Espíritu Santo: como el fuego consumaba las víctimas de los antiguos sacrificios rituales, así también «el Espíritu Santo actuó de manera especial en esta autodonación absoluta del Hijo del hombre, para transformar el sufrimiento en amor redentor» (n. 40). «El Espíritu Santo, como amor y don, desciende, en cierto modo, al centro mismo del sacrificio, que se ofrece en la cruz. Refiriéndonos a la tradición bíblica, podemos decir: él consuma este sacrificio con el fuego del amor, que une al Hijo con el Padre en la comunión trinitaria. Y, dado que el sacrificio de la cruz es un acto propio de Cristo, también en este sacrificio él "recibe" el Espíritu Santo» (ib., 41)

Con razón, en la liturgia romana, el sacerdote, antes de la comunión, ora con estas significativas palabras: «Señor Jesucristo, Hijo de Dios vivo, que, por voluntad del Padre, cooperando el Espíritu Santo, diste con tu muerte la vida al mundo...».

4. La historia de Jesús no acaba con la muerte, sino que se abre a la vida gloriosa de la Pascua. «Por su resurrección de entre los muertos, Jesucristo nuestro Señor fue constituido Hijo de Dios con poder según el Espíritu de santidad» (cf. Rm 1 4).

La Resurrección es la culminación de la Encarnación, y también ella, como la generación del Hijo en el mundo, se realiza «por obra del Espíritu Santo». «Nosotros —afirma san Pablo en Antioquía de Pisidia— os anunciamos la buena nueva de que la promesa hecha a los padres Dios la ha cumplido en nosotros los hijos, al resucitar a Jesús, como está escrito en los salmos: "Hijo mío eres tú; yo te he engendrado hoy"» (Hch 13, 32-33).

El don del Espíritu que el Hijo recibe en plenitud la mañana de Pascua es derramado por él en gran abundancia sobre la Iglesia. A sus discípulos, reunidos en el cenáculo, Jesús les dice: «Recibid el Espíritu Santo» (Jn 20, 22) y lo da «a través de las heridas de su crucifixión: "Les mostró las manos y el costado"» (Dominum et vivificantem, 24). La misión salvífica de Jesús se resume y se cumple en la donación del Espíritu Santo a los hombres, para llevarlos nuevamente al Padre.

5. Si la gran obra del Espíritu Santo es la Pascua del Señor Jesús, misterio de sufrimiento y de gloria, también los discípulos de Cristo, por el don del Espíritu, pueden sufrir con amor y convertir la cruz en el camino a la luz: «per crucem ad lucem». El Espíritu del Hijo nos da la gracia de tener los mismos sentimientos de Cristo y amar como él amó, hasta dar la vida por los hermanos: «El dio su vida por nosotros, y también nosotros debemos dar la vida por nuestros hermanos» (1 Jn 3, 16).

Al darnos su Espíritu, Cristo entra en nuestra vida, para que cada uno de nosotros pueda decir como san Pablo: «Ya no vivo yo, sino que es Cristo quien vive en mí» (Gá 2, 20). Toda la vida se transforma así en una continua Pascua, un paso incesante de la muerte a la vida hasta la última Pascua, cuando pasaremos también nosotros con Jesús y como Jesús «de este mundo al Padre» (Jn 13, 1). En efecto, como afirma san Ireneo de Lyon, «los que han recibido y tienen el Espíritu de Dios son llevados al Verbo, es decir, al Hijo, y el Hijo los acoge y los presenta al Padre, y el Padre les da la incorruptibilidad» (Demonstr. Ap., 7).

Como bono esta semana y para profundizar aun mas en los momentos en que Jesús entrega Su Espíritu  , les invito a leer esta homilía del predicador del papa Benedicto XVI, Padre Raniero Cantalamessa:




+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++


Comments