¿Debería usted rezarle a la Virgen María?


Quiero compartir con ustedes un material publicado por los Testigos de Jehová del por qué los católicos no deben rezarle a María. He colocado algunas notas en rojo que quisiera compartir con ustedes sobre los errores de este documento y la explicación del por qué los católicos podemos y debemos pedir intercesión a nuestra madre celestial. Hay puntos para profundizar más pero creo que harían parte de otros estudios Espero que en este mes del Rosario despertemos el amor a nuestra madre celestial.

¿Debería usted rezarle
a la Virgen María?



MARÍA es un personaje bien conocido para casi todo el que sepa algo del cristianismo. La Sagrada Escritura dice que el Dios todopoderoso le confirió una bendición especial al elegirla como la futura madre de Jesús, cuyo nacimiento sería único, pues aquella joven era virgen al momento de concebirlo. Algunas iglesias de la cristiandad le han profesado durante largo tiempo veneración especial. Fue proclamada “madre de Dios” en el Concilio de Éfeso (año 431), y a mucha gente se le enseña hoy que debe rezarle.*

La gente sincera sabe que las oraciones deben dirigirse a la persona indicada. ¿Qué enseña la Biblia respecto a este asunto? ¿Deberían los cristianos rezarle a la Virgen María?

“Enséñanos a orar”

En el Evangelio de Lucas leemos que uno de los discípulos le pidió a Jesús: “Señor, enséñanos a orar”. El Maestro inició su respuesta con estas palabras: “Cuando oren, digan: ‘Padre, santificado sea tu nombre[’]”. En su Sermón del Monte, Jesús indicó igualmente a sus seguidores que dijeran en oración: “Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre” (Lucas 11:1, 2; Mateo 6:9). Jesús nunca encasilló a que la fórmula de oración exclusiva fuera el Padre Nuestro. En la Biblia se observan diversos tipos de oración que no mantienen esta estructura. El mismo Pedro cuando se hundía oró así: “Señor, sálvame”. Y cuando Jesús estaba en la cruz exclamó: Dios mío, Dios mío por qué me has abandonado (Mt 27, 46). Y existen muchos otros ejemplos que podríamos mencionar. Cuando San Pablo expresa en su carta a Timoteo: “Al recordarte de día y de noche en mis oraciones, siempre doy gracias a Dios (…). Y al acordarme de tus lágrimas, anhelo verte para llenarme de alegría, refrescando la memoria de tu fe sincera” (2 Tm 1, 3-4). ¿Será que Pablo repetía como loro el Padre Nuestro como su única fórmula de oración?

Lo primero que notamos es que las oraciones, es decir, las palabras expresadas en actitud de adoración. Se parte de un supuesto erróneo, ya que la adoración es sólo una de las modalidades de la oración. La súplica (Jn 16, 23b-28), la acción de gracias (1 Tes 5, 18) y el pedir perdón (Lc 18, 9-14) son también otro tipo de oración, deben ser dirigidas al Padre de Cristo, que es Jehová. Aunque no hagamos algún comentario a la palabra Jehová no indica que la aceptamos, es tema de otro estudio. En ninguna parte de la Biblia se nos autoriza a orar a otro ser. En este punto debemos distinguir varias categorías:


a.)Orar a otro ser como si fuera Dios: Esto obviamente es idolatría y la IC lo condena: Catecismo: 2113 :La idolatría no se refiere sólo a los cultos falsos del paganismo. Es una tentación constante de la fe. Consiste en divinizar lo que no es Dios. Hay idolatría desde el momento en que el hombre honra y reverencia a una criatura en lugar de Dios. Trátese de dioses o de demonios (por ejemplo, el satanismo), de poder, de placer, de la raza, de los antepasados, del Estado, del dinero, etc. ‘No podéis servir a Dios y al dinero’, dice Jesús (Mt 6, 24). Numerosos mártires han muerto por no adorar a ‘la Bestia’ (cf Ap 13-14), negándose incluso a simular su culto. La idolatría rechaza el único Señorío de Dios; es, por tanto, incompatible con la comunión divina divina(cf Gál 5, 20; Ef 5, 5).


b.)Orar a Dios por un hermano en la fe: Esto se llama intercesión y hay muchos ejemplos bíblicos:

Moisés por Israel. Éxodo 32:32
Moisés por María. Números 12:13
Moisés por Israel. Números 14:17
Samuel por Israel. 1º Samuel 7:5
Un varón de Dios por Jeroboam. 1ºReyes 13:6
David por Ismael. 1º Crónicas 21:17
Ezequías por el pueblo. 2º Crónicas 30:18
Job por sus amigos. Job 42:10
Moisés se interpone. Salmo 106:23
Pablo por los de Éfeso. Efesios 1:16

Intercesión por la higuera estéril. Lucas 13:6-9


Esta intercesión que vemos que es bíblica puede depender de ser solicitada o no, quiere decir que alguien puede tomar la iniciativa o puede que lo haga por solicitud de alguien. Jesús sanó al soldado del general Romano porque él se lo pidió pero reanimó al hijo de la viuda sin que ella lo pidiera. Esto nos lleva a ver a que podemos orar unos por otros, y que esa oración no depende de nuestra condición terrena, porque lo que suplica es nuestra alma no el cuerpo. Así que cuando un santo está en la presencia de Dios, su alma eterna intercede por mí. El problema aquí es mucho más de fondo cuando se trata de los TJ debido a su creencia que el alma no es inmortal o en el caso de un protestante a su creencia que el alma está dormida y aún no está en la presencia de Dios.


Y eso es de esperarse, pues como se le dijo a Moisés al dársele los Diez Mandamientos, Jehová es “un Dios que exige devoción exclusiva” (Éxodo 20:5).

¿Qué hay del rosario?

A muchos devotos de María se les ha enseñado que es posible conseguir favores recitando oraciones de memoria, como el avemaría y el padrenuestro. Para nosotros los católicos la Palabra de Dios es viva y eficaz, tanto el Padre Nuestro como el Ave María tiene su base bíblica por lo que lo que estamos proclamando es Palabra de Dios. Para los católicos, “entre las devociones a María [...], una se destaca claramente: el Santo Rosario”, señala la Gran Enciclopedia Rialp. El rosario es una serie de cuentas ensartadas que se utiliza para hacer ordenadamente el rezo del mismo nombre en honor a la Virgen María. Realmente el Rosario es una oración cristológica ya que todos los misterios de Rosario tienen que ver con acontecimientos de la vida de Cristo: gozosos, luminosos, dolorosos y gloriosos. “Las cuentas van separadas de 10 en 10 por otras de distinto tamaño [...]. El rosario común consta de 5 de estas decenas [...]. En cada cuenta grande se dice un Padrenuestro, luego diez Avemarías (cuentas pequeñas), seguidas de un Gloria”, explica el Diccionario de religiones. ¿Escucha Dios con favor la recitación devota del rosario? Cuando se hace un rosario, se empieza con el Credo que es un resumen de nuestra fe y es bíblico:


 CREO EN DIOS. “Nuestro Dios es el único Señor” (Deuteronomio  6,4;Mc 12,29)

 PADRE TODO PODEROSO. “Lo que es imposible para los hombres es posible para Dios” (Lucas 18,27).

 CREADOR DEL CIELO Y DE LA TIERRA. “En el comienzo de todo, Dios creó el cielo y la tierra”(Génesis 1,1).

 CREO EN JESUCRISTO. “El es el resplandor glorioso de Dios, la imagen misma de lo que Dios es” (Hebreos 1,3).

 SU UNICO HIJO. “Pues Dios amo tanto al mundo, que dio a su Hijo Unico, para que todo aquel que crea en él  no muera, sino que tenga vida eterna” (Juan 3,16).

 NUESTRO SEÑOR. “Dios lo ha hecho Señor y Mesías” (Hechos 2,36).  

 QUE FUE CONCEBIDO POR OBRA Y GRACIA DEL ESPIRITU SANTO. “El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Dios altísimo descansará sobre ti como una nube. Por eso, el niño que va a nacer será llamado Santo e Hijo de Dios” (Lucas 1,35).

NACIO DE SANTA MARIA VIRGEN.  “Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había dicho por medio del profeta: ‘la Virgen quedará encinta y tendrá un hijo, al que pondrá por nombre Emmanuel’ (que significa “Dios con nosotros”)” (Mateo 1,22-23).

PADECIO BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO. “Pilato tomó entonces a Jesús y mandó azotarlo. Los soldados  trenzaron una corona de espinas, la pusieron en la cabeza de Jesús, y lo vistieron con una capa de color rojo oscuro” (Juan 19,1-2).

FUE CRUCIFICADO. “Jesús salió llevando su cruz, para ir al llamado ‘lugar de la Calavera’ (o que en hebreo se llama Gólgota). Allí lo  Crucificaron, y con él a otros dos, uno a cada lado. Pilato mandó poner sobre la cruz un letrero, que decía: ‘Jesús de Nazaret, Rey de los judíos” (Juan 19,17-19).

MUERTO Y SEPULTADO. “Jesús gritó con fuerza y dijo: -¡Padre en tus manos encomiendo mi  espíritu! Y al decir esto, murió (Lucas 23,46). Después de bajarlo de la cruz, lo envolvieron en una sábana de lino y lo pusieron  en un sepulcro abierto en una peña, donde todavía no habían sepultado a nadie (Lucas 23,53).

DESCENDIO A LOS INFIERNOS. “Como hombre, murió; pero como ser espiritual que era, volvió a la vida. Y como ser espiritual, fue y predicó a los espíritus que estaban presos” (1Pedro 3,18-19).

AL TERCER DIA RESUCITO DE ENTRE LOS MUERTOS.  “Cristo murió por nuestros pecados, como dicen las Escrituras, que lo sepultaron y que resucitó  al tercer día” (1Corintios 15, 3-4).

SUBIO A LOS CIELOS, Y ESTA SENTADO A LA DERECHA DE DIOS, PADRE TODO PODEROSO.  “El Señor Jesús fue llevado al cielo y se sentó a la derecha de Dios” (Marcos 16,19).

DESDE ALLI HA DE VENIR A JUZGAR A VIVOS Y MUERTOS. “El nos envió a anunciarle al pueblo que Dios lo ha puesto como juez de los vivos y de los muertos” (Hechos 10,42).

CREO EN EL ESPIRITU SANTO. “Porque Dios ha llenado con su amor nuestro corazón por medio del Espíritu Santo que nos ha  dado” (Romanos 5,5).

CREO EN LA IGLESIA QUE ES UNA. "Para que todos sean uno. Como tú, Padre, en mí y yo en ti, que ellos también sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado".(Jn 17,21; Jn 10,14; Ef 4,4-5)

ES SANTA. "La fe confiesa que la Iglesia... no puede dejar de ser santa(Ef 1,1). En efecto, Cristo, el Hijo de Dios, a quien con el Padre y con el Espíritu se proclama 'el solo santo', amó a su Iglesia como a su esposa(Ef 5,25). Él se entregó por ella para santificarla, la unió a sí mismo como su propio cuerpo y la llenó del don del Espíritu Santo para gloria de Dios" (Ef 5,26-27). La Iglesia es, pues, "el Pueblo santo de Dios" (1 Pe 2,9), y sus miembros son llamados "santos" (Hch 9, 13; 1 Co 6, 1; 16, 1).

ES CATOLICA. “Y yo te digo que tu eres Pedro, y sobre esta piedra voy a construir mi iglesia; y ni siquiera el poder de la muerte podrá vencerla” (Mateo 16,18). Posee la plenitud que Cristo le da(Ef 1,22-23).Es católica porque ha sido enviada por Cristo en misión a la totalidad del género humano (cf Mt 28, 19)

ES APOSTOLICA El Señor Jesús dotó a su comunidad de una estructura que permanecerá hasta la plena consumación del Reino. Ante todo está la elección de los Doce con Pedro como su Cabeza (cf. Mc 3, 14-15); puesto que representan a las doce tribus de Israel (cf. Mt 19, 28; Lc 22, 30), ellos son los cimientos de la nueva Jerusalén (cf. Ap 21, 12-14). Los Doce (cf. Mc6, 7) y los otros discípulos (cf. Lc 10,1-2) participan en la misión de Cristo, en su poder, y también en su suerte (cf. Mt 10, 25; Jn 15, 20). Con todos estos actos, Cristo prepara y edifica su Iglesia.2 Tim 2,2

LA COMUNION DE LOS SANTOS.  “Después de esto, miré y vi una gran multitud de todas las naciones, razas, lenguas y pueblos. Estaban en pie delante  del trono y delante del Cordero, y eran tantos que nadie podía contarlos” (Apocalipsis 7,9).

EL PERDON DE LOS PECADOS.  “A quienes ustedes perdonen los pecados, les quedarán perdonados” (Juan 20,23).

LA RESURRECCION DE LA CARNE.  “Cristo dará nueva vida a sus cuerpos mortales” (Romanos 8,11).

Y LA VIDA ETERNA. “Allí no habrá noche, y los que allí  vivan no necesitarán luz de lampara ni luz del sol, porque Dios el Señor les dará su luz, y ellos reinarán por todos los siglos” (Apocalipsis 22,5).

AMEN. “Así sea. ¡Ven, Señor Jesús!” (Apocalipsis 22,20).

(Escrito por Guido Rojas)


Luego se pide perdón de nuestros pecados para estar en paz con Dios (Mt 5, 20) y se ofrece meditando cada misterio por nuestras intenciones


Para obtener una respuesta confiable, recurramos de nuevo a las indicaciones que Jesús dio a sus discípulos: “Al orar, no diga[n] las mismas cosas repetidas veces, así como la gente de las naciones, porque ellos se imaginan que por su uso de muchas palabras se harán oír” (Mateo 6:7). Vemos, pues, que Jesucristo condenó específicamente la repetición de oraciones hechas. Jesús no puede condenar lo que él mismo hace: "De nuevo se apartó por segunda vez a orar: “Padre, si esta copa no puede ser apartada de mí sin que yo la beba, que se haga tu voluntad.” Volvió otra vez donde los discípulos y los encontró dormidos, pues se les cerraban los ojos de sueño. Los dejó, pues, y fue de nuevo a orar por tercera vez repitiendo las mismas palabras." (Mt 26, 42-44). La Biblia es clara, el propio Jesús oraba con las mismas palabras. Al pie de la cruz proclamó el salmo 22 repitiéndolo.

“Pero ¿no fue Jesús mismo quien enseñó a repetir el padrenuestro, que forma parte del rosario?”, quizás pregunte alguien. Debemos reconocer que Jesús sí enseñó una oración modelo, que es la que hoy conocemos como el padrenuestro o la oración del Señor. No obstante, hay que destacar que lo hizo justo después de advertir que no se dijeran “las mismas cosas repetidas veces”. Ya fuimos claros en que la repetición de una oración hecha con fe es escuchada, distinto a repetir algo de manera mecánica. Jesús no pretendía que la oración modelo se recitara de memoria, pues se usan términos diferentes en las dos veces que aparece en la Biblia(Mateo 6:9-15; Lucas 11:2-4). Es como decir que los Evangelistas no pretendían que predicáramos la resurrección porque aparecen diferentes cantidades de ángeles en los textos, o que no creyéramos que é fue a la Pascua porque Mateo, Marcos y Lucas sólo mencionan una mientras que Juan menciona tres Pascuas. Las ideas son similares, pero no están enunciadas con las mismas palabras, lo cual nos hace concluir que tan solo estaba proporcionando modelos, o ejemplos, de cómo pueden orar sus seguidores y qué es apropiado que pidan. Sobre todo, sus palabras indicaron a quién se deben dirigir las oraciones.

Respeto a María

El hecho de que la Palabra de Dios no nos enseñe a dirigir nuestras oraciones a María de ningún modo representa una falta de respeto por su papel en el cumplimiento de los propósitos divinos. Las bendiciones que se otorgan mediante su Hijo resultarán en el bien eterno de la humanidad obediente. “Todas las generaciones me declararán feliz”, expresó ella misma, y su prima Elisabet la pronunció “bendita [...] entre las mujeres”. ¡Y sí que lo fue! María tuvo el maravilloso privilegio de ser elegida para dar a luz al Mesías (Lucas 1:42, 48, 49).

Sin embargo, María no es la única mujer a quien las Escrituras llaman “bendita” pero María es la única a la que se llama bendita entre “TODAS” mujeres, y sobre todo es la única a la que se saluda como “llena de gracia” (kejaritomene) en griego, lástima que la Biblia de los TJ tergiverse el texto y coloque: muy favorecida. Esto desvirtúa totalmente el concepto de la gracia de María. Fue escogida por Dios para la labor más grande dada a un ser humano: engendrar a Dios Hijo, a la segunda persona de la Trinidad en su vientre. Por sus actos en favor de la antigua nación de Israel, de Jael también se dijo que sería “muy bendita entre las mujeres” (Jueces 5:24). Jael y María, así como muchas otras mujeres fieles y devotas mencionadas en la Biblia, son, sin duda alguna, dignas de imitar, no de venerar. Otro error, pues la veneración no va en contra de los mandamientos de Dios. La veneración NUNCA rinde culto de latría absoluta, que es la que debemos sólo a Dios. El culto de dulía o veneración está permitido por Dios.

María fue una discípula fiel de Jesús. Estuvo presente en varias ocasiones mientras él realizaba su ministerio terrestre, y también en el momento de su muerte. Tras la resurrección de Cristo, María y los hermanos de él “persistían de común acuerdo en oración”. Lo antedicho nos da razones para creer que, como ellos, también fue ungida con espíritu santo en el Pentecostés del año 33, María fue ungida desde su nacimiento y por estar libre de pecado le pisa la cabeza a la serpiente (Gen 3, 17), no es cualquier ser ya que fue salvada del dragón (Ap 12), por lo que tiene la esperanza de formar parte de la clase de la novia que reinará con Cristo en el cielo (Mateo 19:28;Hechos 1:14; 2:1-4; Revelación [Apocalipsis] 21:29).

Ahora bien, nada de lo que acabamos de mencionar nos autoriza a dirigir nuestras oraciones a María (ver ¿Cómo obra María? Respuesta a un evangélico). Ella es el camino más corto para llegar a Jesús. Creemos que ante el Padre Celestial sólo intercede Cristo, pero ante él, toda la comunidad de la Iglesia triunfante intercede por nosotros como un solo cuerpo que somos, y en ese cuerpo como en el Antiguo Israel, la Reina no era la esposa del rey sino su madre, y se sentaba a la derecha del Rey. Las oraciones que nacen del corazón constituyen un rasgo esencial de la adoración, por lo que a los cristianos se nos exhorta: “Perseveren en la oración” (Romanos 12:12). No obstante, toda expresión pronunciada en actitud de adoración debe dirigirse solo a Jehová mediante Cristo Jesús (Mateo 4:10; 1 Timoteo 2:5).


Católico instruido jamás será confundido. Debemos profundizar nuestra fe y recordar que estamos llamados a evangelizar y sacar del error a quienes no entienden que esta Iglesia Católica fue fundada por Cristo mismo.


Autor: Anwar Tapias

Comments