Preparación 33 días Totus Tuus Día 11

 Religión falsa y verdadera

ORACIÓN:  INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

La Biblia: Por eso, desechen toda inmundicia y abundancia del mal y reciban con docilidad la Palabra sembrada en ustedes, que es capaz de salvar sus almas. Pongan por obra la Palabra y no se contenten sólo con oírla, engañándose a sí mismos. Porque si alguno se contenta con oír la Palabra sin ponerla por obra, ése se parece al que contempla su imagen en un espejo: se contempla, pero, yéndose se olvida de cómo es. En cambio el que considera atentamente la Ley perfecta de la libertad y se mantiene firme, no como oyente olvidadizo sino como cumplidor de ella, ése, practicándola, será feliz. Si alguno se cree religioso, pero no pone freno a su lengua, sino que engaña a su propio corazón, su religión es vana. La religión pura e intachable ante Dios Padre es ésta: visitar a los huérfanos y a las viudas en su tribulación y conservarse incontaminado del mundo. (Santiago 1, 21-27) 

San Luis María: 

Los devotos inconstantes son los que honran a la Santísima Virgen a intervalos y como a asaltos. Ya fervorosos, ya tibios… En un momento parecen dispuestos a emprenderlo todo por su servicio, poco después ya no son los mismos. Abrazan de momento todas las devociones a la Santísima Virgen y se inscriben en todas sus cofradías, pero luego no cumplen sus normas con fidelidad. Cambian como la luna (Eclo 27, 12). Y María los coloca debajo de sus pies (ver Ap 12, 1), junto a la media luna, porque son volubles e indignos de ser contados entre los servidores de esta Virgen fiel, que se distingue por la fidelidad y la constancia. Más vale no recargarse con tantas oraciones y prácticas devotas y hacer menos, pero con amor y fidelidad, a pesar del mundo, del demonio y de la carne. (Verdadera Devoción #101) 

Resolución personal: La fidelidad en cosas sencillas vale mucho más que actividad inconstante con cosas más grandes. Si no estoy asistiendo a la misa dominical semanalmente tomaré la decisión de hacerlo. Si lo estoy haciendo, me preguntaré a mí mismo como puedo mejorar mi participación en la misa y lo haré.


ORACIÓN:  ¡OH JESÚS, QUE VIVES EN MARÍA!

ORACIÓN DE LA NOCHE:  BAJO TU AMPARO


Comments