Preparación 33 días Totus Tuus Día 18

Tengo que humillarme ante el Señor


ORACIÓN: INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

La Biblia: Dos hombres subieron al templo a orar; uno fariseo, otro publicano. El fariseo, de pie, oraba en su interior de esta manera: "¡Oh Dios! Te doy gracias porque no soy como los demás hombres, rapaces, injustos, adúlteros, ni tampoco como este publicano. Ayuno dos veces por semana, doy el diezmo de todas mis ganancias". En cambio el publicano, manteniéndose a distancia, no se atrevía ni a alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: "¡Oh Dios! ¡Ten compasión de mí, que soy pecador!" Les digo que éste bajó a su casa justificado y aquél no. Porque todo el que se ensalce, será humillado; y el que se humille, será ensalzado. (Lucas 18, 10-14) 

San Luis María: Ir a Jesús por María es honrar verdaderamente a Jesucristo. Pues reconocemos así que, a causa de nuestros pecados, somos indignos de acercarnos por nosotros mismos a su infinita santidad. Y que necesitamos acudir a María, su Santísima Madre, para que Ella sea nuestra abogada y mediadora ante Él. Es, al mismo tiempo, acercarnos a Jesucristo como a nuestro mediador y hermano y humillarnos ante Él como ante nuestro Dios y supremo juez. En una palabra: es practicar la humildad, que arrebata siempre el corazón de Dios. (Secreto de María # 36)

Pregunta: ¿Por qué la humildad es tan importante en nuestra relación con el Señor? 
Resolución: En tu oración de hoy, permite que el reconocimiento de tus pecados y tu fragilidad, te guíen a buscar la intercesión de María y a que alcances al Señor en compañía de ella.

ORACIÓN:   ¡OH JESÚS, QUE VIVES EN MARÍA!

ORACIÓN DE LA NOCHE ACORDAOS


Comments