Preparacion 33 dias Totus Tuus Dia 23

María, el camino perfecto de Cristo

Oración:  INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

La Biblia: Y sucedió que, mientras ellos estaban allí, se le cumplieron los días del alumbramiento, y dio a luz a su hijo primogénito, le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el alojamiento. (Lucas 2, 6-7)

San Luis María: María es la más perfecta y santa de las puras creaturas, y Jesucristo, que ha venido a nosotros de la manera más perfecta, no tomó otro camino para viaje tan grande y admirable que María. El Altísimo, el Incomprensible, el Inaccesible y EL QUE ES, ha querido venir a nosotros, gusanillos y que no somos nada. ¿Cómo sucedió esto? El Altísimo descendió de manera perfecta y divina hasta nosotros por medio de la humilde María, sin perder nada de su divinidad y santidad. Del mismo modo, deben subir los pequeñuelos hasta el Altísimo, perfecta y divinamente y sin temor alguno a través de María. El Incomprensible se dejó abarcar y encerrar perfectamente por la humilde María, sin perder nada de su inmensidad. Del mismo modo, debemos dejarnos contener y conducir perfectamente y sin reservas por la humilde María. El Inaccesible se acercó y unió estrecha, perfecta y aun personalmente a nuestra humanidad por María, sin perder nada de Majestad. Del mismo modo, por María debemos acercarnos a Dios y unirnos a su Majestad perfecta e íntimamente, sin temor de ser rechazados. Finalmente, EL QUE ES quiso venir a lo que no es y hacer que lo que no es llegue a ser Dios o El que es. Esto lo realizó perfectamente entregándose y sometiéndose incondicionalmente a la joven María, sin dejar de ser en el tiempo El que es en la eternidad. Del mismo modo, nosotros, aunque no seamos nada, podemos por María llegar a ser semejantes a Dios por la gracia y la gloria, entregándonos perfecta y totalmente a Ella, de suerte que, no siendo nada por nosotros mismos, lo seamos todo en Ella, sin temor de engañarnos. (Verdadera Devoción #157)

Resolución: Como nos muestra San Luis María, cuando confiamos nuestras vidas al cuidado de María experimentamos una unión profunda con Cristo, porque estamos participando en el movimiento más profundo y más básico de su vida. En tu oración de hoy pídele a Cristo una gran confianza y sumisión a María.

Oración:  ¡OH JESÚS, QUE VIVES EN MARÍA!

Oración de la Noche: ORACIÓN A LA VIRGEN MARÍA
 

Comments