El Dios Olvidado
Tomado del Internet



Jesús no ha querido estar entre nosotros solamente por 33 años, sino que ha querido vivir permanentemente con nosotros. Por eso, nos prometió: Yo estaré con vosotros todos los días hasta el fin del mundo (Mt 28, 20). Pero ¡qué tristeza! Dios vive entre nosotros como un amigo, como un hermano, y la inmensa mayoría de la humanidad ni se entera. Ésta es la más grande ignorancia de la humanidad. Incluso entre los católicos y ortodoxos, que debemos creer en su presencia real, ¿cuántos realmente lo creen? Por ello, cada uno de nosotros debe ser un apóstol de la Eucaristía y decir a todo el mundo: Jesús está aquí y te espera. Él es tu Dios, no lo dejes abandonado.

Deberíamos ser como la lamparita del sagrario, que humilde y silenciosa, está diciendo a todos los que vienen a la iglesia: Aquí está Jesús, aquí está tu Dios. Pero ¿lo creemos de verdad? y ¿por qué no venimos más seguido a visitarlo, a adorarlo y a demostrarle nuestro amor? ¡Cuántas bendiciones nos perdemos, por ignorar que Él es la fuente de toda bendición!

Jesús Eucaristía es el Dios olvidado. Él nos espera sin cansarse día y noche y ¡qué pocos vienen a visitarlo! El mundo está en tinieblas, pero prefieren ir a los brujos y curanderos o buscar la felicidad en las cosas de la tierra en vez de buscar a Jesús, y Él sigue esperando sin cansarse. Él te está esperando también a ti con los brazos abiertos, porque quiere ser tu amigo. Ábrele las puertas de tu corazón y déjalo entrar para que te dé su amor y paz. No lo dejes abandonado, visítalo y disfrutarás de una paz inmensa que sólo Él puede darte. Recuerda que te está diciendo en el Evangelio: No tengas miedo, solamente confía en Mí (Mc 5, 36). Venid a Mí los que estáis en problemas que yo os aliviaré y daré descanso para vuestras almas (Mt 11, 28).

Acude hoy mismo a visitar a Jesus al Sagrario de tu Parroquia, o al que este más cerca de tu trabajo. Te ofrezco una formula de adoración, llévala contigo y ábrele tu corazon al Señor:


¡Seas por siempre bendito y alabado, mi Jesús sacramentado! Permíteme adorarte en todos los sagrarios del mundo y en cada hostia consagrada y estar presente, por medio de mi ángel, en cada lugar donde se celebra en este momento la santa misa. ¡Bendito seas, Jesús, por todas las comuniones en que me he encontrado contigo! Perdóname por las veces en que te recibí sin ser consciente de lo que recibía y por las veces que comulgué sin fe y sin devoción. Quiero adorarte y consolarte por el dolor que te causan tantos que se dicen católicos y te reciben sin darse cuenta de tu amorosa presencia en la Eucaristía.

Haz tu morada permanente en mi corazón. Quiero estar siempre en adoración ante Ti, mi Dios. Consuela y cura a mis hermanos y familiares enfermos. Bendice a mis seres queridos difuntos. Bendice a todos mis familiares, especialmente en los momentos de tristeza y dolor. Quiero que mi familia esté siempre escondida en tu Corazón divino para que siempre la guardes y la protejas de todo mal.

¡Oh Jesús, Tú estás vivo y presente en este sacramento del amor! Yo te amo en unión con todos los ángeles y santos del cielo. Yo te alabo con toda la Iglesia y con todas las almas del purgatorio. Yo te amo y te adoro en todas las iglesias del mundo. Yo te amo y te adoro en todos los lugares donde se celebra la misa. Yo te amo con toda mi familia y te pido tu gracia para que todos puedan ir un día contigo a gozar eternamente de la gloria celestial.

¡Oh Jesús, qué bien se está aquí junto a Ti! Tú eres manantial de santidad, fuente inagotable de gracias celestiales. Tú eres el Rey del universo; el Rey de reyes y el Señor de los señores. Tú eres mi Dios y yo te consagro mi vida con todo lo que soy y tengo. Me pongo en tus manos y me rindo a tus pies para que te sirvas de mí para lo que Tú quieras. Quiero estar siempre disponible para tu servicio y hacer lo que quieras, Señor.

Señor, haz de mí lo que Tú quieras, sea lo que sea te doy las gracias, porque te amo y confío en Ti, porque Tú eres mi Señor, mi Dios. Te amo con todo mi corazón. Gracias, por todo, Señor. Amén.


Comments