El falso tercer secreto de Fátima

Varias personas se han mostrado escandalizadas sobre un tema y debido al escándalo y a la posible confusión con católicos y no católicos he creido que era nuestra obligación el hacer pública una respuesta en mi tema.

El falso tercer secreto de Fátima y el verdadero

En dicho falso secreto se anuncian una serie de catástrofes naturales y conflictos en el mundo, debido a los pecados de los hombres.

Si alguien quiere ver un estudio en prfundidas de porqué este mensaje es falso puede verlo en (dirección que tengo gracias a nuestra compañera Mireily):

http://www.radioestrelladelmar.com/virgen/secretos_fatima.htm

El Tercer secreto (que ya ha sido revelado) lo que pone es:

Después de las dos partes que ya he expuesto, hemos visto al lado izquierdo de Nuestra Señora un poco más en lo alto a un Ángel con una espada de fuego en la mano izquierda; centelleando emitía llamas que parecía iban a incendiar el mundo; pero se apagaban al contacto con el esplendor que Nuestra Señora irradiaba con su mano derecha dirigida hacia él; el Ángel señalando la tierra con su mano derecha, dijo con fuerte voz: ¡Penitencia, Penitencia, Penitencia! Y vimos en una inmensa luz qué es Dios: « algo semejante a como se ven las personas en un espejo cuando pasan ante él » a un Obispo vestido de Blanco « hemos tenido el presentimiento de que fuera el Santo Padre ». También a otros Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas subir una montaña empinada, en cuya cumbre había una gran Cruz de maderos toscos como si fueran de alcornoque con la corteza; el Santo Padre, antes de llegar a ella, atravesó una gran ciudad medio en ruinas y medio tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino; llegado a la cima del monte, postrado de rodillas a los pies de la gran Cruz fue muerto por un grupo de soldados que le dispararon varios tiros de arma de fuego y flechas; y del mismo modo murieron unos tras otros los Obispos sacerdotes, religiosos y religiosas y diversas personas seglares, hombres y mujeres de diversas clases y posiciones. Bajo los dos brazos de la Cruz había dos Ángeles cada uno de ellos con una jarra de cristal en la mano, en las cuales recogían la sangre de los Mártires y regaban con ella las almas que se acercaban a Dios.

Esta parte, junto con las dos anteriores, está publicada en la página del Vaticano:

http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/documents/rc_con_cfaith_doc_20000626_message-fatima_sp.html

Debo recordar a mis compañeros de grupo que a veces las cosas que se hacen para perjudicar a la Iglesia Católica o producir escándalo entre los fieles se dan con la apariencia de actos de fé o obras buenas.
Comments