El Llamado de Moises y el llamado del Cristiano

“EL LLAMADO DE MOISES Y EL LLAMADO DEL CRISTIANO”

Una de las experiencias más solemnes y trascendentes de la vida del cristiano es el llamado específico de Dios a hacer algo. La historia de Israel y de la Iglesia nos presenta numerosos relatos de personas a quienes Dios llamó para cumplir una tarea especial. El llamado y las respuestas-dadas fueron tan diversos como los individuos que fueron llamados.

Algunos huyeron, otros discutieron, y aún otros respondieron en obediencia inmediata. El elemento compartido por todos ellos fue la toma de una decisión. El relato del llamado de Moisés nos describe la asombrosa experiencia de un hombre. Este relato anima a los que ven sólo sus debilidades a enfocarse en Dios.

Uno de los principios fundamentales del servicio a Dios es que la tarea asumida se origina en el llamado de Dios. Nadie, sean cuales sean los talentos o la posición que tenga, podrá establecerse ante la presencia de Dios. Los puestos de servicio espiritual son dados por Dios soberanamente.

El relato de la vida de Moisés en Madián hace hincapié en esta verdad. La frase "apacentando Moisés las ovejas" en el idioma hebreo indica que éste era el oficio de Moisés; era pastor. Estaba viviendo tranquilamente en el exilio, lejos del puesto de príncipe que tuvo en Egipto.

Dios no llamó a Moisés cuando éste gozaba de los deleites del palacio de Faraón o de su preparación en la escuela de los egipcios. Más bien, este llamado de ser profeta nos muestra una rotura radical con todos los lazos del pasado. Cuando Moisés tuvo ese encuentro con Dios en forma de la zarza ardiente, no lo vemos preocupado con la situación del pueblo hebreo, ni con un deseo de ser su libertador. Más bien, todo el relato del llamado de Moisés se presenta como algo iniciado por Dios.

¿Qué peligros enfrentan los cristianos si creen que el éxito o el fracaso en la obra de Dios dependen de ellos en lugar de Dios?

Los cristianos nunca deben olvidar la solemne responsabilidad de ser representantes de Dios. De la misma manera, nunca deben olvidar que después de todo, es Dios que cumple las tareas que Él les asigna. Son sólo instrumentos en sus manos

Mientras que el llamado de Dios a una tarea especial se basa en la soberanía y la gracia de Dios, la voluntad e iniciativa humana también están presentes y activas. Este pasaje nos enseña que al principio Moisés resistió el llamado de Dios en su vida. Su caso no es el único en las Escrituras. Otros dos ejemplos son Gedeón (Jueces 6:11-40) y Jeremías (Jeremías 1:1-12). Pero estos ejemplos muestran que, a pesar de la reserva humana. Dios puede transformar vidas. Moisés con el tiempo sería el gran líder de Israel durante este período formativo de la historia del pueblo.

Moisés resistió el llamado de Dios presentando cinco razones distintas (3:11; 3:13; 4:1; 4:10; 4:13). Dios consideró cada una seriamente y las contestó en forma completa y maravillosa.

Una correcta perspectiva de sí mismo en relación con Dios y su obra es fundamental para que el servicio espiritual sea efectivo. Esto nos recordará de quién es la obra, y refuerza el conocimiento de que Dios es el que realmente cumple la obra.

La respuesta de Dios a Moisés fue directa y poderosa; el asunto no era quién era Moisés, sino quién era el que lo llamó. Mientras más íntimamente conocemos a Dios, mejor nos entenderemos a nosotros mismos. Con una certidumbre absoluta. Dios le prometió a Moisés que Él iría con él. Para reforzar esta promesa. Dios le dio a Moisés una señal. Esta señal (la zarza ardiente) tuvo dos funciones: (1) Era una señal visible del poder y de la santidad de Dios que ha irrumpido en la escena de la experiencia humana; y (2) señaló el futuro seguro de un pueblo redimido adorando a su Dios en su santuario.

La segunda reacción de Moisés refleja una segunda pregunta fundamental para todo cristiano: "¿Quién es Dios?" Más específicamente la pregunta debe ser: "¿Realmente sé quién es el que me llamó?"

¿Qué pasos prácticos podemos tomar para crecer en el conocimiento de Dios?

El cristiano debe dedicar su vida a obtener más conocimientos de Dios. La lectura sistemática de la Biblia y la oración  son pasos vitales y necesarios para crecer en el conocimiento de Dios. Mientras existe el elemento de divinidad soberana para conocer a Dios (Mateo 11:27), también existe el elemento de voluntad humana que responde positivamente a la dirección interna del Espíritu Santo (Salmo 27:8).

Dios expresó sus intenciones y futura relación con Israel a Moisés al revelarse como YO SOY EL QUE SOY.

¿Cómo se ha revelado Dios a usted por medio de Su poder?

Dios continúa revelándose a sí mismo a aquellos que lo buscan. Él desea una íntima relación con Sus hijos; desea ser conocido de una manera personal.

Los que responden al llamado de Dios tienen la promesa de su presencia, poder y providencia


Comments