El sentido literal en la Escritura


¿Qué es el sentido literal de la Escritura?



Por Anwar Tapias Lakatt
administrador@catolicosfirmesensufe.org



Muchos cuando escuchan del sentido literal suponen erradamente que significa tomar un texto al pie de la letra. Sin embargo esto jamás ha sido lo que ha enseñado la Iglesia. Eso ha llevado a conclusiones erradas en muchos pasajes, sobre todo del Antiguo Testamento.

El sentido literal tal como lo explica el Catecismo es:

116 El sentido literal. Es el sentido significado por las palabras de la Escritura y descubierto por la exégesis que sigue las reglas de la justa interpretación. Omnes sensus (sc. sacrae Scripturae) fundentur super unum litteralem sensum (Santo Tomás de Aquino., S.Th., 1, q.1, a. 10, ad 1). Todos los sentidos de la Sagrada Escritura se fundan sobre el sentido literal.

Importante ver que menciona dos términos claves:
"significado" y "descubierto"

Significado implica que el autor no colocó algo distinto a lo que quiso colocar con esas palabras. Por ello debemos saber qué significan las palabras utilizadas.

Pero a su vez, es importante que exprese "descubierto" porque no es simplemente leer como si fuera una historieta, sino que el sentido necesita para ser descubierto de la Exégesis, y sus reglas. Es decir, no puedo leer un texto bíblico como si hubiera sido escrito hoy.

¿Por qué es importante? Para comprender que si un texto solo se entendiera por lo que leemos únicamente, ¿para qué se requeriría la exégesis?

El Papa Pio XII en su Encíclica Divino Afflante Spiritu menciona algo similar:

"Armado egregiamente con el conocimiento de las LENGUAS ANTIGUAS y con los recursos del ARTE CRITICA, emprenda el exegeta católico aquel oficio que es el supremo entre todos los que se le imponen, a saber, el hallar y exponer el sentido genuino de los sagrados libros. Para el desempeño de esta obra tengan ante los ojos los intérpretes qua, como la cosa principal de todas, han de procurar distinguir bien y determinar cuál es el SENTIDO de las palabras bíblicas llamado LITERAL. Sea este sentido literal de las palabras el que elles AVERIGÜEN con toda diligencia por medio del conocimiento de las LENGUAS, valiéndose del CONTEXTO y de la COMPARACION con pasajes paralelos; a todo lo cual suele también apelarse en favor de la interpretación de los escritos profanos, para que aparezca en toda su luz la MENTE del autor".

Esto es importante porque nos damos cuenta que no es solo leer de corrido de forma literal pensando que cada detalle narrado es una secuencia cronológica de sucesos ocurridos y plasmados de forma literal. Si fuera así, el Papa no instara a conocer las lenguas, el contexto y comparar pasajes.

También es de resaltar lo siguiente, cuando la Encíclica nos hace ver el aporte de nuestro tiempo para la correcta interpretación, apelando también al mejor conocimiento de la época antigua:

Es, además, muy justo esperar que también NUESTROS TIEMPOS puedan contribuir en algo a la interpretación más PROFUNDA Y EXACTA de las Sagradas Letras. Puesto que no pocas cosas, sobre todo entre las concernientes a la historia, o apenas o no suficientemente fueron explicadas por los expositores de los pasados siglos, toda vez que les FALTABAN casi todas las noticias necesarias para ilustrarlas mejor. Cuán difíciles fuesen y casi inaccesibles algunas cuestiones para los mismos Padres, bien se echa de ver, por omitir otras cosas, en aquellos esfuerzos que muchos de ellos repitieron para interpretar los primeros capítulos del Génesis y, asimismo, por los repetidos tanteos de San Jerónimo para traducir los Salmos de tal manera que se descubriese con claridad su sentido literal o expresado en las palabras mismas. Hay, por fin, otros libros o sagradas textos cuyas dificultades ha descubierto precisamente la época moderna desde que por el conocimiento más PROFUNDO DE LA ANTIGUEDAD han nacido nuevos problemas, que hacen penetrar con más exactitud en el asunto. Van, pues, fuera de la realidad algunos que, no penetrando bien las condiciones de la ciencia bíblica, dicen, sin más, que al exegeta católico de nuestros días no le queda nada que añadir a lo que ya produjo la antigüedad cristiana; cuando, por el contrario, estos nuestros tiempos han planteado tantos problemas, que exigen NUEVA INVESTIGACIÓN y nuevo examen y estimulan no poco al estudio activo del intérprete moderno.

¿Qué significa eso? Que si el sentido literal fuera simplemente asumir al pie de la letra lo dicho, no se pudiera ya profundizar ni aportar a conocer mejor el sentido literal. Pero la Encíclica nos enseña que no es así, y es deber seguir profundizando y valiéndose de las ciencias para conocer mejor el sentido literal.

Finalmente, el documento nos muestra que para conocer el sentido literal hay que trasladarse a la época misma donde fue escrito:

Por otra parte, cuál sea el sentido literal, NO ES MUCHAS VECES TAN CLARO EN LAS PALABRAS Y ESCRITOS DE LOS ANTIGUOS ORIENTALES como en los escritores de nuestra edad. Porque NO ES CON SOLAS LAS LEYES DE LA GRAMÁTICA O FILOLOGÍA NI CON SÓLO EL CONTEXTO DEL DISCURSO con lo que se determina qué es lo que ellos quisieron significar con las palabras; es absolutamente NECESARIO que el intérprete seTRASLADE MENTALMENTE A AQUELLOS REMOTOS SIGLOS DEL ORIENTE, para que, ayudado convenientemente con los recursos de la HISTORIA, ARQUEOLOGÍA, ETNOLOGÍA Y DE OTRAS DISCIPLINAS, discierna y vea con distinción qué géneros literarios, como dicen, quisieron emplear y de hecho emplearon los escritores de aquella edad vetusta. Porque los antiguos orientales no empleaban siempre las mismas formas y las mismas maneras de decir que nosotros hoy, sino más bien aquellas que estaban recibidas en el uso corriente de los hombres de sus tiempos y países. CUÁLES FUERON ÉSTAS, NO LO PUEDE EL EXEGETA COMO ESTABLECER DE ANTEMANO, SINO CON LA ESCRUPULOSA INDAGACIÓN DE LA ANTIGUA LITERATURA DEL ORIENTE.

Por tanto, cuidado con asumir que somos mas creyentes y mejores lectores, por tomar la pie de la letra cada cosa que leamos de la Biblia.

Comments