Esencia de la Devoción a la Divina Misericordia


"Mi Misericordia es mas grande que tus miserias y de aquellas del mundo entero. ¿Quién ha medido mi bondad? Por ti he bajado del cielo a la tierra, por ti me he dejado poner en la Cruz, por ti he permitido que fuera abierto con una lanza mi Sagrado Corazón y he abierto para ti una fuente  de Misericordia. Ven y toma de las Gracias de esta fuente con el recipiente de la confianza. No rechazaré jamás un corazón que se humilla, tu miseria  será hundida en el abismo de mi Misericordia." (485) 

"Mi Corazón está colmado de gran Misericordia por las almas y sobre todo por los pobres pecadores. Oh si pudieran comprender que Yo soy para ellos el mejor de los padres; que para ellos ha brotado de mi Corazón Sangre y Agua, como de un manantial desbordante de Misericordia; que para  ellos vivo en el Tabernáculo y como Rey de Misericordia deseo colmar a las almas de Gracias, pero no quieren aceptarlas. Ve tú por lo menos lo más seguido posible a tomar las Gracias, que ellos no quieren aceptar y con esto consolarás mi Corazón..." (367)

"Deseo unirme a las almas humanas. Mi gran deleite es unirme con las almas. Has de saber, hija Mía, que cuando llego a un corazón humano  en la Santa Comunión, tengo las manos llenas de toda clase de gracias y deseo dárselas al alma, pero las almas ni siquiera Me prestan atención,  Me dejan solo y se ocupan de otras cosas. Oh, qué triste es para Mí que las almas no reconozcan al Amor. Me tratan como una cosa muerta." (1385)


La Confianza

La característica esencial de esta devoción es la ciega confianza en Jesús.  El Señor insiste en este punto con palabras muy claras que Santa Faustina recoge en su Diario.

"Ningún alma será justificada a menos que se entregue con confianza a Mi misericordia ( II, 39-40)"

"Que los grande pecadores depositen su confianza en Mi misericordia.  Ellos más que nadie tienen derecho a abandonare a la Mi misericordia ( III, 39).

"El único vaso valido capaz de contener las gracias que fluyen ( del manantial) de MI misericordia es la confianza. 
A mayor confianza, mayor generosidad ( V, 148).

"Me supedito a tu confianza; si tu confianza es grande, entonces Mi generosidad no conocerá limites ( II,19).

"Deseo conceder  gracias inimaginables a las almas que confían en mi misericordia. (687) "

"Que se acerquen a ese mar de misericordia con gran confianza. Los pecadores obtendrán la justificación y los justos serán fortalecidos en el bien. Al que haya depositado su confianza en mi misericordia, en la hora de la muerte le colmaré el alma con mi paz divina." (1520) "

"Las gracias de mi misericordia se toman con un solo recipiente y este es la confianza. Cuanto más confíe un alma, tanto más recibirá.  Las almas que confían sin límites son mi gran consuelo y sobre ellas derramo todos los tesoros de mis gracias.  Me alegro de que pidan mucho porque mi deseo es dar mucho, muchísimo. (1578)"

"El alma que confía en mi misericordia es la más feliz, porque yo mismo tengo cuidado de ella." (1273) "

"Ningún alma que ha invocado mi misericordia ha quedado decepcionada ni ha sentido confusión. Me complazco particularmente en el alma que confía en mi bondad. "(1541)  

"Aun si un alma estuviese en descomposición como un cadáver y humanamente sin ninguna posibilidad de resurrección y todo estuviera perdido,  no sería así para Dios: un milagro de la Divina Misericordia resucitaría esta alma en toda su plenitud. ¡Infelices los que no aprovechan de este milagro de la Misericordia Divina! ¡Lo invocaran en vano, cuando sea demasiado tarde!." (1448)

"La humanidad no conseguirá la paz hasta que no se dirija con confianza a Mi misericordia. Oh, cuánto Me hiere la desconfianza del alma. Esta alma reconoce que soy santo y justo, y no cree que Yo soy la Misericordia, no confía en Mi bondad. También los demonios admiran Mi justicia, pero no creen en Mi bondad." (300)

"Que ningún alma tema acercarse a Mí, aunque sus pecados sean como escarlata" -(699)

Por lo tanto, todas las formas de devoción a la Misericordia Divina, según las revelaciones de Sor Faustina, ya sea Misericordia Divina, o el rezo del rosario o la recepción de los sacramentos en la Fiesta de la Misericordia, son validos  solo en cuanto que sirven para manifestar nuestra confianza en Jesús-- en la encarnación de la Misericordia Divina.


Las Obras de la Misericordia


La devoción que le fue revelada a Santa Faustina, difiere de cualquier otra en que esta urge al individuo a actuar con el espíritu misericordioso hacia el prójimo diariamente.... con oraciones, con palabras y obras (II, 62) como fuerza motriz... Si el alma no actúa misericordiosamente, de alguna manera, no podrá contar con MI misericordia el día del juicio.  ! Oh, si las almas supieran tan solo como hacerse acreedoras al eterno tesoro, no tendrían necesidad de ser juzgadas porque, con su misericordia, invalidarían Mi Juicio! (IV, 57).

"Exijo de ti obras de misericordia que deben surgir del amor hacia mí. Debes mostrar misericordia siempre y en todas partes.  No puedes dejar de hacerlo ni excusarte ni justificarte. Te doy tres formas de ejercer misericordia: la primera - es la acción, la segunda - la palabra y la tercera - la oración. En estas tres formas se encierra la plenitud de la misericordia y es un testimonio indefectible del amor hacia mí. De este modo el alma alaba y adora mi misericordia. (742)"

Uno de los propósitos de Nuestro Señor al pedirle a Sor Faustina que lo retratara pictóricamente como Misericordia Divina era... para que sirviera de recordatorio de lo que MI misericordia exige, porque aun la fe más fuerte es inútil sin las obras de misericordia ( II, 163).

Gracias al papel que juegan la confianza en Jesús y la misericordia hacia el prójimo, alma de esta devoción, esta se inserta en la larga y genuina tradición de pierda cristina y es una continuación de la misma.

La imagen, que el director espiritual de Sor Faustina, Rev. Michael Sopocko le encargo realizar, fue pintada por Eugene Kazimierowski en Vilna, bajo la dirección de ella.  No satisfecha de cómo estaba quedando el cuadro, Sor Faustina se quejo al Señor llorando: " Quien te pintara tan hermoso como eres" Como respuesta, oyó estas palabras : "No es en la bellez bajo la a de color ni en los pinceles, donde reside la sublimidad de esta imagen, sino en Mi gracia ( I, 134).

Se cree que el cuadro original pintado  bajo la dirección personal de Sor Faustina, se conserva en una pequeña Iglesia tras el "Telón de Acero", resultando prácticamente inaccesible.


La Imagen Sagrada

Restauración del cuadro original en el 2003.

La misión encomendada a Sor Faustina había comenzado ya en 1931, cuando Nuestro Señor se le apareció vestido de blanco.  Tenía una mano levantada para bendecir y con la otra tocaba la túnica a la altura del pecho, de donde salían dos rayos, uno rojo y otro de color pálidas. La santa fijo en silencio su mirada en el Señor, con una mezcla de temor y gran alegría, Jesús le dijo:

"Pinta una imagen según el modelo que ves y con la inscripción 'Jesús en Ti confió'....Prometo que el alma que venere esta imagen no perecerá.  También prometo ya aquí en la Tierra la victoria sobre el enemigo y sobre todo a la hora de la muerte.  Yo mismo la defenderé como mi propia gloria... Ofrezco al mundo un vaso con el que han de seguir accediendo a la fuente de la misericordia en busca de gracias.  Este vaso es esta imagen con el lema  'Jesús en ti confió'.... Deseo que esta imagen sea venerada en vuesta capilla primero y después en todo el mundo ( I, 18, 138).

Los dos rayos significa Sangren y Agua. El rayo pálido representa el Agua que justifica las almas;  el rayo rojo simboliza la sangre, que es la vida de las almas.   Ambos rayos brotaron de las entrañas mas profundas de Mi misericordia en el mismo instante en que mi corazón, que acababa de emitir el último latido, fue abierto en la cruz por una lanza...Bienaventurado aquel que se refugie en ellos, porque la justa mano de Dos no le seguirá hasta allí ( I, 130)."


Y en otro momento, Jesús declaro: " A través de esta imagen, concederé muchas gracias a las almas, recordare a los hombres los requisitos de Mi misericordia, porque la fe sin obras, por muy fuerte que sea inútil ( II, 162-163).

Comments