Tiempo Litúrgico

Emisoras Católicas

Propietarios del sitio

  • Anwar Tapias

¿Existieron los Reyes Magos?


Entonces, yo mismo vendré a reunir a todas las naciones y a todas las lenguas, y ellas vendrán y verán mi gloria. Yo les daré una señal (Is 66, 18)

Los pueblos se dirigen hacia tu luz, y los reyes , al resplandor de tu aurora (Is 60, 3)

Por: Anwar Tapias Lakatt

Dentro de los temas concernientes a la Navidad, el de los Reyes magos ocupa un lugar bastante interesante para analizar su historicidad sobre todo porque encierra un acontecimiento como el de la Estrella de Belén.

Ciertos autores, incluso sacerdotes, consideran los relatos de la infancia de Cristo, como construcciones teológicas, es decir, acontecimientos que no ocurrieron, pero que se hicieron para dejar una enseñanza. Ante esto, quiero colocar lo que la Pontificia Comisión Bíblica estableció al respecto Ver Dezinger:


Del autor, del tiempo de composición y de la verdad histórica del Evangelio según San Mateo

[Respuestas de la Comisión Bíblica, de 18 de junio de 1911]

3567 Dz 2154 VII. Si deben especialmente considerarse con razón destituidas de sólido fundamento las opiniones de aquellos que ponen en duda la autenticidad histórica de los dos primeros capítulos en que se narran la genealogía e infancia de Cristo, así como la de algunas sentencias de grande importancia en materia dogmática, como son las que se refieren al primado de Pedro (Mt 16,17-19), a la forma del bautismo con la universal misión de predicar confiada a los Apóstoles (Mt 28,19-20), a la profesión de fe de los Apóstoles en la divinidad de Jesucristo (Mt 14,33) y a otros puntos por el estilo que aparecen en Mateo enunciados de modo peculiar.

 Resp.: Afirmativamente.


Igualmente, la Constitución Dei Verbum del Concilio Vaticano II expresa:

Carácter histórico de los Evangelios

19. La Santa Madre Iglesia firme y constantemente ha creído y cree que los cuatro referidos Evangelios, cuya historicidad afirma sin vacilar, comunican fielmente lo que Jesús Hijo de Dios, viviendo entre los hombres, hizo y enseñó realmente para la salvación de ellos, hasta el día que fue levantado al cielo. Los Apóstoles, ciertamente, después de la ascensión del Señor, predicaron a sus oyentes lo que El había dicho y obrado, con aquella crecida inteligencia de que ellos gozaban, amaestrados por los acontecimientos gloriosos de Cristo y por la luz del Espíritu de verdad. Los autores sagrados escribieron los cuatro Evangelios escogiendo algunas cosas de las muchas que ya se trasmitían de palabra o por escrito, sintetizando otras, o explicándolas atendiendo a la condición de las Iglesias, reteniendo por fin la forma de proclamación de manera que siempre nos comunicaban la verdad sincera acerca de Jesús. Escribieron, pues, sacándolo ya de su memoria o recuerdos, ya del testimonio de quienes "desde el principio fueron testigos oculares y ministros de la palabra" para que conozcamos "la verdad" de las palabras que nos enseñan (cf. Lc., 1,2-4).


Un texto interesante, que aborda los Evangelios de la infancia, al respecto de las posibles causas de quienes dudan de la historicidad del texto de los reyes magos, es por ser una re-lectura del Antiguo Testamento, de textos como el de Balaam Ver texto completo:

Por lo que respecta al AT, el relato de Mt sobre los magos que vieron ascender la estrella del Mesías davídico sería un eco del relato veterotestamentario de Balaán, una figura de mago oriental que vio ascender la estrella de Jacob (Nm 24,15-19). 

El texto así mismo, ofrece respuestas a los interrogantes que se plantean sobre la historicidad de los Evangelios de la infancia, y trata de zanjar la cuestión para quienes tienen objeciones.


Importante, como apoyo a este tema, es el reciente libro del Papa Benedicto XVI sobre la infancia de Jesús, pues como teólogo, aborda el tema y nos brinda su óptica personal, que es valiosa por ser un hombre muy estudiado. Trataré de colocar los aportes, que el libro ofrece sobre el tema de los Reyes Magos.


El texto base para el análisis es Mt 2, 1:

“Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente y venimos a adorarle. Oyendo esto, el rey Herodes se turbó, y toda Jerusalén con él. Y convocados todos los principales sacerdotes, y los escribas del pueblo, les preguntó dónde había de nacer el Cristo. [...] Entonces Herodes, llamando en secreto a los magos, indagó de ellos diligentemente el tiempo de la aparición de la estrella; y enviándolos a Belén [...] Ellos, habiendo oído al rey, se fueron; [...] Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra. Pero siendo avisados por revelación en sueños que no volviesen a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino.” (Mateo 2, 1-12).

Vamos a analizar el tema en los siguientes puntos:

-          Quienes vieron

-          Qué vieron

-          Cuando vieron

-          Importancia teológica

 


¿Quiénes vieron?

La opinión más generalizada es que los sabios de oriente fueron sacerdotes de Media[1] o que provenían de Babilonia[2]. La opinión a favor de Media se le debe a Herodoto, y la opinión en favor de Babilonia se debe a que ellos tenían mucho más desarrollado su sistema de estudio de las estrellas que los Medos.

Algo que impresiona en el relato bíblico es el uso de la palabra mago, ya que no es común ver en practicantes de la magia su interés por una profecía bíblica, sin embargo el uso de la palabra mago no estaba restringido sólo a los hechiceros. Una posición al respecto indica que la expresión “de Oriente” nos quiere dar nuevas luces sobre estos magos, para hacerlos diferenciar de los hechiceros conocidos en el Nuevo Testamento como por ejemplo Simón (Hch 8, 9). Para la época del suceso, la expresión “de oriente” revalora el concepto de estudiosos de las estrellas[3]. Otra posición expresa que los magos eran persas pues existe una imagen en la Iglesia de San Apolinar que los muestra vestidos con indumentaria persa.

El Papa en su libro toca las diferentes acepciones al respecto, y se inclina por considerar que no pertenecían a la clase sacerdotal persa, pero que podían ser astrónomos, apoyado en el astrónomo italiano Ferrari d'Occhiepo, procedentes de Babilonia. Sin embargo, que para que se motivaran por la señal y la conectaran con la venida de un mesías judío, es porque circulaban en esa época, relatos de este tipo, que sólo  aun hombre inquieto interiormente, lo moverían a buscar realmente la estrella de la Salvación.

Otro aporte importante que expone Benedicto XVI es sobre el área de proveniencia, pues la amplía incluso hasta el extremo occidental. Basado en la cita del salmo 72, que menciona a Tarsis, el Papa abre la posibilidad de extender a Occidente (España - Tartessos), la venida de los Reyes Magos. Al respecto, en una noticia de Zenit sobre el tema expresa Noticia Zenit:

Tartessos o Tartéside fue el nombre con el que los griegos conocían a la que creyeron primera civilización de Occidente. Posible heredera de la edad del Bronce final atlántico, se desarrolló en el triángulo formado por las actuales provincias de Sevilla, casi toda, y parte de las de Huelva y Cádiz, en la costa suroeste de la península Ibérica, influyendo sobre las tierras del interior y el Algarve portugués. 

Sin embargo, la misma noticia indicará que no es posible pensar que los magos vinieran de la Tartessos ibérica, pero como no se sabe en donde quedaba la Tarsis bíblica, toda posibilidad se abre. De la Tarsis bíblica, se tienen textos como (1 Re 1, 10-22), (Ez 27, 12) y (Jn 1, 3). De todos modos, los magos representan la humanidad en busca de Cristo, una búsqueda que es respuesta a la acción amorosa del mismo Dios que se deja encontrar también.

El secretario de la Conferencia Episcopal Española ha aclarado para los confusos, que el Papa no ha inisnuado origen español a los magos, sino que marcó el límite de Occidente en el siglo I Ver noticia

Hasta aquí la explicación del por qué magos, pero la expresión reyes no aparece en el Evangelio de Mateo. Su uso inicial lo infiere Tertuliano al interpretar el siguiente texto:

"Que los reyes de Tarsis y de las costas lejanas le paguen tributo. 
Que los reyes de Arabia y de Sebá le traigan regalos; que todos los reyes le rindan homenaje y lo sirvan todas las naciones. 
(sal 72, 10-11)

Con este texto Tertuliano piensa que los magos debieron ser de realeza. De todos modos en una entrevista al historiador Franco Cardini, él expresa que los magos no eran reyes[4] ni nada de eso, que es una interpretación teológica posterior.

Respecto a cuantos eran, la opinión más aceptada es que eran tres teniendo en cuenta los regalos que llevaban (oro, incienso y mirra). Y esta opinión la apoya Orígenes[5]. Respecto a estos regalos, hay una profecía que apoyaría la veracidad del relato bíblico:

Te inundará una multitud de camellos: llegarán los de Madián y Efá, los de Sabá vendrán todos trayendo oro e incienso, y proclamando las alabanzas de Yahvé (Is 60, 6)

Y en este texto podemos ver como también en Cristo, sucede como con Salomón, quien lo fue a visitar la Reina de Saba para admirar su sabiduría y llevarle muchos regalos:

“Ella quedó maravillada, y dijo al rey: Realmente era verdad lo que me habían dicho de ti y de tu sabiduría. Luego ofreció al rey ciento veinte talentos de oro, perfumes y joyas en gran cantidad” (1 Re 10, 6)

Los regalos, cada uno representaba algo del misterio de Cristo:

ORO: Simboliza la realeza de Cristo. Cristo es el rey:

El será grande y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el TRONO de David, su padre, REINARÁ sobre la casa de Jacob para siempre y su REINO tendrá fin" (Lc 1, 32-33)


INCIENSO:  Simboliza la divinidad de Cristo. Los magos no vinieron a adorar solamente a un hombre. Como escribe el padre Juan Guillermo Morado, en su blog Ver blog:

Santo Tomás, citando a San Juan Crisóstomo, comenta que “si los Magos hubieran venido en busca de un rey terrenal, hubieran quedado confusos por haber acometido sin causa el trabajo de un camino tan largo”.


MIRRA: Signo de pasión y sufrimiento, incluso San León Magno lo toma como signo de mortificación:

Le ofrecieron vino mezclado con mirra, pero él no lo tomó. (Mc 15, 23)

Fue también Nicodemo, el mismo que anteriormente había ido a verlo de noche, y trajo una mezcla de mirra y áloe, que pesaba unos treinta kilos. (Jn 19, 39)


Siguiendo con las opiniones del número de reyes hay versiones que muestran dos, cuatro, doce y hasta sesenta. En la Iglesia San Apolinar en Ravena, Italia reposa un mural que tiene una inscripción con el nombre de los tres reyes magos: Melchor, Gaspar y Baltasar.

 


Muchas leyendas surgieron sobre los reyes magos. En Wikipedia leemos:

Otra leyenda cuenta que, después de la resurrección de Jesús, el apóstol Tomás los halló en Saba. Allí fueron bautizados y consagrados obispos. Después fueron martirizados en el año 70 y depositados en el mismo sarcófago. Los restos fueron llevados a Constantinopla por Santa Elena. Posteriormente, Federico I Barbarroja, en el siglo XII, los trasladó a Colonia, donde hoy reposan con las coronas que supuestamente llevaron durante su existencia. Miles de peregrinos empezaron a llegar a Colonia, lo que propició que en 1248 se iniciara la construcción de la catedral de Colonia.

 

¿Qué vieron?

Esta pregunta ha desvelado a muchos teólogos, historiadores y hasta astrónomos. Se ha buscado en los registros científicos un acontecimiento físico que respalde el relato bíblico según la cronología del mismo. Siempre la hemos llamado Estrella de Belén porque condujo a los reyes magos hasta el lugar donde había nacido el niño.

La Biblia sólo nos deja la referencia en Mateo sobre este acontecimiento, que para ser tan sorprendente no haya quedado en el registro de los otros tres evangelistas, lo cual no demerita que el acontecimiento haya ocurrido. Sin embargo en literatura apócrifa encontramos en el Proto Evangelio de Santiago lo siguiente:

“Una estrella indescriptiblemente grande apareció de entre estas estrellas y las deslumbró de tal manera que ya no lucían y así supimos que un Rey había nacido en Israel.”

Siguiendo a los padres de la Iglesia le leemos a San Ignacio de Antioquía, discípulos de los apóstoles :

“...un astro brillaba en el cielo más que todos los restantes, su situación era inexplicable, y su novedad causaba asombro. Los demás astros, junto con el Sol y la Luna, formaban un coro en torno a este nuevo astro, que los superaba a todos por su resplandor. La gente se preguntaba de dónde vendría este nuevo objeto, diferente de todos los demás.”

Más adelante Orígenes expresó:

“...yo creo que la estrella que apareció en Oriente era de una especie nueva y que no tenía nada en común con las estrellas que vemos en el firmamento o en las órbitas inferiores, sino que, más bien, estaba próxima a la naturaleza de los cometas... He aquí pruebas de mi opinión: se ha podido observar que en los grandes acontecimientos y en los grandes cambios que han ocurrido sobre la Tierra han aparecido astros de este tipo que presagiaban: revoluciones en el Imperio, guerras u otros accidentes capaces de trastornar el mundo... Así pues, si es cierto que se vieron aparecer cometas o algún otro astro de esta misma naturaleza con ocasión del establecimiento de alguna nueva monarquía, o en el transcurso de algún cambio importante en los asuntos humanos, no debemos extrañarnos de que haya aparecido una nueva estrella con ocasión del nacimiento de una persona que iba a originar un cambio tan radical entre los hombres.”

 

Cuando indagamos en fuentes astronómicas sobre la posible explicación física de la Estrella de Belén se tejen varias teorías pero que deben tomar como referencia el año del nacimiento de Cristo, el cual calculamos en el año 7 a.C (véase artículo ¿Cuantos años vivió Jesús?)

·         La primera opción es la conjunción entre Júpiter y Saturno ocurrida sobre la constelación de Piscis. El problema de la teoría es que según los simuladores modernos, los dos astros no se acercaron tanto como parecer un solo cuerpo celeste:[6]. Sin embargo, el libro de Benedicto XVI le da fuerza a esta teoría, apoyado en que Kepler hizo los cálculos en el siglo XVII, y añadió a la conjunción, la aparición de una supernova, lo que explicaría la luminosidad por varias semanas.

·         Otra opción es que haya sido un cometa como el Halley pero se descarta esta opción ya que el cometa Halley pudo pasar entre los años 11-10 a.C. Aunque se tiene iconografía con la figura de un cometa.

 ·         La tercera opción es que haya sido una supernova ocurrida en el año 5 a.C:

Se sabe de un texto chino que más o menos dice lo siguiente: "Segundo reinado de Ch_hien-p_ing, segundo mes, un hui-hsing apareció en Ch_ien-niu durante más de 70 días", curiosamente el periodo de tiempo llamado segundo reinado de Ch_hien-p_ing corresponde con los meses de marzo y abril del año 5 a.C.; y si bien un hui-hsing era una manera de llamar una estrella con cola (o sea un cometa), no necesariamente se trataba de un cometa, pues los chinos también llamaron hui-hsing a la supernova vista por Tycho Brahe en 1572; Ch_ien-niueras un nombre dado a un grupo de estrellas que comprendía la porción norte de las estrellas Alfa y Beta Capricornus.

           La anterior hipótesis tiene un punto en contra: si se explora la región del cielo que comprende Alfa y Beta Capricornus, no se encuentran un remanente  de supernova como el que se observa en M1, registrada el 4 julio de 1054 por astrónomos chinos, que llegó a tener una magnitud 4 veces superior a la Venus, y que fue visible incluso a la luz del día. Si se ha de suponer que los chinos registraron un cometa y no una supernova, no está del todo claro el porqué ellos no consignaron algo referente al movimiento de ese astro por la esfera celeste.

 

De todos modos, teniendo en cuenta la fecha en que se escribió el Evangelio se pudieron tener en cuenta estos hechos:

·         La conjunción de Júpiter y Saturno en la constelación de Piscis en el 7 a.C.

·         La retrogadación de Júpiter en el 6 a.C.

·         La supernova del 5 a.C.

·         La espectacular conjunción de Venus y Júpiter cerca a Régulos en Leo del 2 a.C.

 Lo que hayan visto los magos fue una señal prodigiosa de Dios que anunciaba el nacimiento del Mesías. Tal vez la profecía que ellos reconocieron al ver la estrella es la que se encuentra en el libro de Números:

“Lo veo pero no por ahora, lo contemplo pero no de cerca; un astro se levanta desde Jacob, un cetro se yergue en Israel” (Num 24, 17)

Igualmente Isaías expresa lo siguiente:

“El pueblo que caminaba en la noche divisó una luz grande, habitaban el oscuro país de la muerte pero fueron iluminados. Porque un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado” (Is 9, 1.5)

 De esta forma, mientras algunos vez construcciones teológicas sobre estos textos, más bien pueden ser el cumplimiento de los mismos textos. Benedicto XVI al respecto, sobre la historicidad de este fenómeno dirá:

Pero no se podía dejar de plantear la pregunta sobre si, a pesar de todo, acaso no se hubiera tratado de un fenómeno que se podía determinar y clasificar astronómicamente. Sería un error rechazar a priori esta pregunta remitiéndose a la naturaleza teológica de la historia.


¿Cuándo vieron?

Esta pregunta empieza a develar el misterio que encierra este hermoso relato. Los reyes magos expresan: “hemos visto su estrella” (Mt 2, 2b). Pero ¿Cuándo la vieron?

Lo primero que tenemos en cuenta para saber la respuesta es que al ser burlado Herodes por los magos manda a matar a todos los niños inocentes[7] menores de dos años. ¿A qué nos lleva esto? Herodes manda a matar a los niños teniendo en cuenta la fecha en que apareció la estrella:

“y fijándose en la fecha que ellos le habían dicho, ordenó matar a todos los niños menores de dos años que había en Belén y sus alrededores” (Mt 2, 16b)

Herodes interpretó el momento de aparición de la estrella como el momento en que nació Cristo. Y esto se confirma cuando los magos dicen: “¿dónde está el rey de los judíos que ha nacido?” (Mt 2, 2) Quiere decir que ya Jesús ha nacido cuando Herodes se encuentra con los magos.

Algo interesante es que si los magos estaban siendo guiados por la estrella, ¿por qué llegan a Jerusalén a preguntar? El relato pareciera indicar que la estrella no pudo ser vista más por los magos en algún momento, y que por eso deben preguntar donde nacería el Mesías. Luego cuando parten a Belén, la estrella los vuelve a guiar:

“Después de esta entrevista con el rey, los magos se pusieron en camino; y fíjense: la estrella que habían visto en el Oriente iba delante de ellos hasta que se detuvo sobre el lugar donde estaba el niño” (Mt 2, 9)

¿Una estrella que aparece y se mueve? Es extraño encontrar un astro de este tipo, pero si profundizamos este actuar divino en la Escritura podremos ver una semejanza con la columna de fuego y la nube que guiaba a Israel por el desierto:

“El día en que se erigió la Morada –la Carpa del Testimonio– la nube la cubrió, y desde el anochecer hasta la mañana estuvo sobre ella con aspecto de fuego. Así sucedía siempre: la nube cubría la Morada y de noche tomaba el aspecto de fuego.  Siempre que la nube se alzaba por encima de la Morada, los israelitas levantaban el campamento; y en el lugar donde se detenía la nube, allí acampaban. A una señal del Señor, levantaban el campamento; a otra señal del Señor, acampaban, y permanecían acampados mientras la nube se quedaba detenida sobre la Morada.

Cuando la nube se detenía sobre la Morada varios días, los israelitas acataban la orden del Señor y no levantaban el campamento. Cuando la nube estaba sobre la Morada unos pocos días, permanecían acampados de acuerdo con la señal del Señor; y a una nueva señal del Señor, levantaban el campamento.  Cuando la nube sólo se detenía desde el atardecer hasta la mañana, levantaban el campamento por la mañana, tan pronto como se alzaba la nube. De día o de noche, siempre que se alzaba la nube, levantaban el campamento

 Siempre que la nube estaba sobre la Morada –ya fueran dos días, un mes o un año– los israelitas permanecían acampados y no levantaban el campamento.  Pero a una señal del Señor, partían. Así acataban la orden del Señor, conforme a las instrucciones que él les había dado por medio de Moisés” (Num 9, 15-23)

Al parecer existe una incongruencia cronológica entre Mateo y Lucas. Leyendo a Mateo, entendemos que José y María permanecieron siempre en Belén hasta la huida a Egipto, pero Lucas nos expresa que después de haber presentado al niño en el Templo (33 días de su nacimiento) regresaron a Nazareth:

“Una vez cumplieron todo lo que ordenaba la Ley del Señor, volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazareth” (Lc 2, 39)

¿Cómo zanjar la cuestión? Podemos tener dos opciones:

a.)    Lucas no narra el relato de los magos pero si quiere resaltar que Jesús fue criado en Nazareth, pues es algo cierto, ya que después de la muerte de Herodes, José y María regresan allí (Mt 2, 23)

b.)    José y María después de la presentación regresan a Nazareth en un viaje corto para visitar la familia de María, y luego regresan a Belén, tiempo en el cual llegan los magos

 


Importancia teológica

Más allá de los pormenores históricos del relato, lo importante cuando leemos la Palabra de Dios es saber qué nos quiere decir, saber qué mensaje nos deja el Señor. Este relato nos deja varias conclusiones:

-          A través de los magos, Dios nos quiere mostrar su misericordia, llegando a anunciar su salvación a aquellos que están lejos de su verdad:

“Me he dejado hallar por los que no preguntaban por mi y me he dejado encontrar por los que no me buscaban” (Is 65, 1)

En los magos podemos ver cómo todos estamos llamados a adorar a Jesús, reconocer su majestad, ofrecerle lo mejor de nuestras vidas y ser obedientes a su voz.

Dios nos habla a través de señales, y como los magos debemos tener nuestra mirada fija en Jesús, para que podamos ser guiados por Cristo en el camino hacia Dios. No importa cuánto debamos recorrer, no importa si en algún momento nos toque preguntar, lo importante es nunca perder de nuestro horizonte, que nuestro destino final es Cristo y hacía él debemos ir.

Todo el relato del Evangelio tiene prefiguraciones bíblicas, prefiguraciones que encuentran su sentido pleno en la ocurrencia del hecho, pero más allá, está la verdad de Dios para nosotros, una verdad que siempre nos trae vida eterna.

 


Celebración en las Iglesias Orientales

Importante también mencionar que las iglesias Orientales y Ortodoxa, celebran en el 06 de enero, el Nacimiento de Cristo junto con la Epifanía del Señor. En esta celebración, realizan la bendición de las aguas, como acto celebrativo muy importante. Para más información Epifanía del Señor en la Iglesia Ortodoxa


Comments