Ezequiel 37, 9 no prueba oración al Espíritu Santo - refutación a la Sola Scriptua


Por: Anwar Tapias Lakatt
administrador@catolicosfirmesensufe.org

Cuando se aborda el estudio de la Sola Scriptura con no católicos y la forma de argumentar sobre cómo justificar esta doctrina que ellos desarrollaron como novedosa sólo a partir de la rebelión de Lutero, los católicos les mostramos que hay cosas que evidentemente no están explicitas en la Sagrada Escritura, pero que sin embargo creemos. Esto se hace con el fin de mostrar que no es sostenible la Sola Scriptura.

Uno de estos ejemplos es la oración al Espíritu Santo. Los católicos cuando desarrollamos un diálogo le hacemos ver que no hay un solo pasaje en donde se ore al Espíritu Santo como persona divina, pero que aun así los no católicos, y también los católicos, hacemos. Aun así, utilizan una cita bíblica del Antiguo Testamento para probar que la Biblia sí menciona la oración al Espíritu Santo. La cita es:

Entonces Él me dijo: Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y di al espíritu: ``Así dice el Señor DIOS: `Ven de los cuatro vientos, oh espíritu, y sopla sobre estos muertos, y vivirán.' Y profeticé como Él me había ordenado, y el espíritu entró en ellos, y vivieron y se pusieron en pie, un enorme e inmenso ejército. (Ez 37, 9-10 RV)

En esta cita vemos al profeta Ezequiel que se encuentra delante de un valle de huesos secos y a Dios que le da una orden. No estamos frente a una oración de intercesión o de súplica al Espíritu Santo.

1)      El profeta está cumpliendo una orden de Dios

Aquí el profeta está cumpliendo una orden del Señor al profetizar. Cuando un profeta estaba profetizando nunca se consideró que estuviera orando o suplicando, está dando cumplimiento a un mandato del Señor. Las palabras de Dios son claras: Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y di al espíritu. Cuando abordamos la lectura del profeta Ezequiel veremos que el Señor muchas veces le ordena profetizar, y en este contexto es que debemos entender el llamado al espíritu que hace en 37, 9. Por ejemplo:

  • Profetiza contra el asedio de Jerusalén (Ez 4, 7)
  • Profetiza contra las montañas de Israel (Ez 6, 2)
  • Profetiza contra los malos consejeros (Ez 11, 4)
  • Profetiza contra los profetas de Israel (Ez 13, 2)

Todos son mandatos claros del Señor para hacerlo. Si Ezequiel habla al espíritu lo hace no por una súplica personal sino por obediencia a la orden del Señor. El texto es claro: Y profeticé como Él me había ordenado, y el espíritu entró en ellos.

 

      2)      Anunciar una profecía no es una súplica o ruego

Jesús Urones, apologista con quien conversaba sobre este tema me hacía notar que la palabra hebrea para profetizar en esta cita: נָבָא (naba) [hin-nā-ḇê en la cita], nunca se usa en sentido de ruego o súplica. Como vemos, cuando los profetas profetizan lo que hacen es anunciar a alguien lo que Dios ha ordenado. Es interesante notar que la palabra “hinnabe” aparece 19 veces en la Biblia y 18 son en Ezequiel de la forma ya mostrada, como una profecía. Por ejemplo, de las varias palabras que hay veamos la palabra
yiṯ-pal-lêl
(
יִתְפַּלֵּ֖ל) que sí evidencia súplica, ruego o intercesión. Esta raíz a lo largo del Antiguo Testamento es clara mostrarse como intercesión:

Moisés oró a (way-yiṯ-pal-lêl) Jehová, y el fuego se extinguió (Num 11, 2 RV1960)

Y Samuel dijo: Reunid a todo Israel en Mizpa, y yo oraré (wə-’eṯ-pal-lêl) por vosotros a Jehová. (1 Sam 7, 5 RV1960)

Y el profeta Jeremías les dijo: He oído. He aquí que voy a orar a Jehová vuestro Dios, como habéis dicho, y todo lo que Jehová os respondiere, os enseñaré; no os reservaré palabra. (Jer 42, 4 RV1960)

Y así como estos ejemplos hay muchos más en donde cuando se ora a Dios es claro y muy distinto a profetizar algo que Dios ha ordenado, por tanto al profetizar Ezequiel no estaba orando al Espíritu Santo.

 

     3) Ezequiel no llama al Espíritu Santo

Una tercera claridad es que Ezequiel no está llamando al Espíritu Santo, pues hasta esa etapa de la revelación, los judíos no tenían conocimiento de una persona divina especifica cómo el Espíritu Santo. Partamos diciendo que la palabra que aquí el texto traduce como “espíritu” y en minúscula, es una palabra que tiene varias connotaciones; El significado bíblico de ruah y  de pneuma es el de viento, respiración, aire, aliento; y puesto que todo esto es signo de vida, los dos términos significan vida, alma, espíritu[1].

En una de sus catequesis, San Juan Pablo II también menciona este dato bíblico:

En la Biblia, el término hebreo que designa al Espíritu Santo es ruah. El primer sentido de este término, así como de su traducción latina “spiritus”, es “soplo”, aliento, respiración. En español se puede aún observar el parentesco entre “espíritu” y“respiración”… El hebreo ruah, como el latino “spiritus”, designa también el soplo del viento. Nadie ve el viento, pero sus efectos son impresionantes. El viento empuja las nubes, agita los árboles[2]

Por tanto, no podemos decir que porque  veamos el término “espíritu” en un pasaje tiene que referirse al Espíritu Santo. Veamos distintos usos:

o cuando un espíritu de celos venga sobre alguno y esté celoso de su mujer (Num 5, 30 RV1960)

Acuérdate que mi vida es un soplo, Y que mis ojos no volverán a ver el bien. (Job 7, 7 RV1960)

Me apresuraría a escapar del viento borrascoso, de la tempestad. (Sal 55, 8 RV1960)


También el término tiene una connotación divina cuando se asocia al Señor y así lo vemos claro desde el mismo Génesis:

Y el Espíritu (וְר֣וּחַ) de Dios iba y venía sobre la superficie de las aguas. (Gen 1, 2 RV1960)

!!Ay de los hijos que se apartan, dice Jehová, para tomar consejo, y no de mí; para cobijarse con cubierta, y no de mi Espíritu, añadiendo pecado a pecado! (Is 30, 1 RV1960)

Me levantó, pues, el Espíritu, y me tomó; y fui en amargura, en la indignación de mi espíritu, pero la mano de Jehová era fuerte sobre mí.(Ez 3, 14 RV1960)

Esta última cita es importante porque ambos usos se tiene ר֔וּחַ pero cuando se refiere al Espíritu de Dios SIEMPRE se hace en mayúscula, y cuando se trata de otro tipo de espíritu se hace en minúscula. Respecto a la cita en análisis vemos la versión Jerusalén:

Él me dijo: «Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre. Dirás al espíritu: Esto dice el Señor Yahvé: Ven, espíritu, de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos para que vivan.» Yo profeticé como se me había ordenado, y el espíritu entró en ellos (Jerusalén)

Entonces El me dijo: Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y di al espíritu: “Así dice el Señor Dios: ‘Ven de los cuatro vientos, oh espíritu, y sopla sobre estos muertos, y vivirán.’” Y profeticé como El me había ordenado, y el espíritu entró en ellos (Biblia de las Américas)

Entonces el Señor me dijo: «Profetiza, hijo de hombre; conjura al aliento de vida y dile: “Esto ordena el Señor omnipotente: ‘Ven de los cuatro vientos, y dales vida a estos huesos muertos para que revivan.’” » Yo profeticé, tal como el Señor me lo había ordenado, y el aliento de vida entró en ellos (NVI)

Then said he unto me, Prophesy unto the wind, prophesy, son of man, and say to the wind, Thus saith the Lord GOD; Come from the four winds, O breath, and breathe upon these slain, that they may live. So I prophesied as he commanded me, and the breath came into them, and they lived (King James)


Como se observa, ni en la Jerusalén (católica) ni en tres versiones protestantes le colocan la mayúscula al espíritu, pues se entiende que no es el Espíritu Santo. Pero en cambio la Reina Valera sí lo pone en mayúsculas:

 Me dijo: «Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y di al espíritu que así ha dicho Jehová, el Señor: “¡Espíritu, ven de los cuatro vientos y sopla sobre estos muertos, y vivirán!”» Profeticé como me había mandado, y entró espíritu en ellos, y vivieron y se pusieron en pie (RV 1995)

Es sólo la Reina Valera en sus versiones anteriores las que hacen esto y daña el sentido al texto porque si cuando Dios da la orden, le dice a Ezequiel que diga al espíritu (en minúsculas) y lo que entra en ellos es espíritu (en minúsculas), ¿de dónde sacaron al Espíritu (en mayúsculas)?

Menos mal que la versión de la Reina Valera 2015 ya corrigió ese error y la coloca ahora:

Entonces me dijo: —Profetiza al espíritu. Profetiza, oh hijo de hombre, y di al espíritu que así ha dicho el SEÑOR Dios: “Oh espíritu, ven desde los cuatro vientos y sopla sobre estos muertos, para que vivan”. Profeticé como me había mandado, y el espíritu entró en ellos y cobraron vida[3]

Incluso la Vulgata latina:

Et dixit ad me: “ Vaticinare ad spiritum; vaticinare, fili hominis, et dices ad spiritum: Haec dicit Dominus Deus: A quattuor ventis veni, spiritus, et insuffla super interfectos istos, ut reviviscant ”. 
Et prophetavi, sicut praeceperat mihi, et ingressus est in ea spiritus


Como vemos, no hay forma de querer hacer creer que en la cita de Ezequiel se pueda probar una oración al Espíritu Santo, y por tanto, los no católicos tendrán que seguir aceptando que oran al Espíritu Santo sin que la Biblia se los diga, por lo tanto no pueden pretender creer que la Sola Scriptura sea cierta.



[1] http://www.mercaba.org/VocTEO/E/espiritu_santo.htm

[2] https://w2.vatican.va/content/john-paul-ii/es/audiences/1990/documents/hf_jp-ii_aud_19900103.html

[3] https://www.biblegateway.com/passage/?search=Ezekiel+37%2C+9&version=RVA-2015

Comments