Inmaculada Concepción

Con la Inmaculada Concepción de María comenzó la gran obra de la Redención, que tuvo lugar con la sangre preciosa de Cristo. En Él toda persona está llamada a realizarse en
plenitud hasta la perfección de la santidad”
Juan Pablo II


A ti, Virgen Inmaculada, predestinada
por Dios por encima de toda otra criatura
como abogada de gracia y modelo de
santidad para su pueblo, renuevo hoy de
especial manera la confiada entrega de
toda la Iglesia.

Sé tú quien guíe a sus hijos en la peregrinación
de la fe, haciéndolos cada vez más
obedientes y fieles a la Palabra de Dios.
Sé tú quien acompañe a cada cristiano en
el camino de la conversión y de la santidad,
en la lucha contra el pecado y en la búsqueda
de la belleza auténtica, que es siempre
impronta y reflejo de la Belleza divina.

Sé tú también quien alcance paz y salvación
para todas las gentes. Que el eterno
Padre, que te quiso Madre Inmaculada del
Redentor, renueve también en nuestro
tiempo, por mediación tuya, los prodigios
de su amor misericordioso .Amén.

- Juan Pablo II
Comments