La bendición de los hijos


Por Eucaris Causil

eucaris@catolicosfirmesensufe.org


En muchas hogares cristianos puede ocurrir, que la actitud de los hijos o su conducta no va de acuerdo a lo que predican sus padres, no van de acuerdo al ministerio de sus padres, y ocurre que muchas veces nos enfrascamos en predicar a los demás, en servir todo el tiempo en la iglesia, como si no existiera nadie mas que pudiera hacerlo, nos dedicamos a inculcar las leyes en otros, que abandonamos el roll de padres, olvidando que a los primeros que hay que predicarles e inculcarles las leyes de Dios, es precisamente a los hijos. Más sin embargo algunas veces esto se pasa por alto.

 

Y en la Biblia tomamos un ejemplo de este caso y es el Rey David, un gran servidor de Dios, valiente, firme guerrero, buen Rey, pero pésimo padre de familia. Estuvo tan absorto de las cosas que necesitaba el reino, estuvo tan ocupado satisfaciendo las necesidades del pueblo, que se olvidó de sus hijos, se le olvidó hablarles de Dios, enseñarle sus leyes y enseñarles a respetar a Dios por encima de todo.

 

Sus hijos eran rebeldes, codiciosos, caprichosos y desobedientes, recordemos a Amón que violó a su media hermana Tamara, hermana de Absalom, éste mucho tiempo después vengó la dignidad de su hermana dándole muerte a su hermano y no contento con esto quiso tener por la fuerza el trono de su padre, recordemos que Absalón mandó a  matar a su padre por el trono, la actitud de David es huir y huye porque nunca supo enseñar la autoridad a sus hijos y por medio de un sirviente fiel de David, es asesinado para salvar la vida del rey.

 

Una familia llena de muchas tragedias, todas vaticinadas por el profeta Natán, por el quebrantamiento de una de las leyes de Dios “no matarás”, recordemos que David mandó a matar a Urias esposo de Betsabé para quedarse con ella. Todo tiene un principio y Dios misericordioso perdona todo, David esta perdonado por Dios, pero eso no lo eximia que respondiera por el pecado y que viviera las consecuencias de ello. 2 de Samuel 12.

 

Esto es una lección de vida para nosotros los servidores y para los que andan en la luz, es decir los que siguen a Cristo, nosotros los predicamos y estudiamos la Palabra de Dios, somos los que más debemos practicarla, cuidar que no quebrantar ningún mandamiento, porque al que se le da más, se le exige más, no pensemos que como pecamos y al confesarnos quedamos limpios, ya todo está bien, porque no es así, nos limpiamos del pecado, Dios misericordioso nos perdona, pero las consecuencias del pecado nos las puedas borrar y hay que asumirlas como tal, porque las podemos sufrir en nuestra propia vida a través de una enfermedad o a través de nuestros hijos, no es que Dios castigue, es pensar en ese momento….esto será una consecuencia de una falta que hice ante Dios????.

 

Eso como primera instancia, invitarlos a que sean firmes en el evangelio que predican, el Dios que alabamos es un Dios de orden y le gustan las cosas derechas, que seamos rectos y Santos como Él.

Y lo segundo que quiero que analicemos es mi conducta como padre, el tiempo que le dedico a mis hijos y lo más importante lo que le estoy inculcando. Les recuerdo que es responsabilidad nuestra el camino que ellos escogen, es de vital importancia que en la casa se saque un tiempo para enseñar a nuestro hijos la conducta con base en la Palabra de Dios. Si hacemos lo primero y practicamos las leyes de Dios, nos será fácil enseñar a nuestros hijos, pues el que sigue al Señor medita su Palabra de noche y día, es lo que sus hijos deben ver en ustedes, para luego formarlos a ellos entorno a la Palabra de Dios.

 

El estar pendiente de cada música que cantan, de los programas que observan, volquemos nuestra atención en nuestros hijos, qué están haciendo, así como en una cosecha el labrador está pendiente de cada una de sus semillas, así debemos ser nosotros, sobre todo porque causa mucha influencia los medios de comunicación que nuestros hijos ven y escuchan. En Japón quisieron hacer una prueba con el agua, tomaron dos recipientes y los llenaron de agua y le introdujeron una pequeña planta de agua, a una de ellas le decían palabras hermosas y le colocaban música espiritual y a la otra le decían palabras sucias, vulgares y le colocaban música rock y metálica, al cabo de unos meses, el primer recipiente había conservado su transparencia y la planta estaba hermosa, verde y para sorpresa del personal del laboratorio, el agua del otro recipiente se tornó negra y la planta se marchitó.

 

Hermanos, el hombre más del 70% de su cuerpo es agua, ¿se imaginan lo que la música rock y reguetón hace en nuestros hijos?. Ahora se explica porque la conducta de alguien puede cambiar, como su niño por influencia de la música se le puede convertir el alma negra. Hay que estar atentos a todo, no es excluirlos del mundo es enseñarlos a vivir en este mundo, este fin de semana estaba en mi casa y mientras mi hija veía la televisión yo estaba en la cocina, preparando la cena, ella esta asombrada viendo el último video de Shakira, yo desde la cocina también estaba escuchando la canción y por la letra salí para ver el video, empecé a analizar la letra y el video, luego cuando serví la cena y estábamos en la mesa sentadas, empecé a explicarle lo que la perjudicaba lo que estaba viendo y le recomendaba no cantarlo, pues el cerebro es una grabadora que toma ordenes de tanto uno repetirlas y ella entendió el porqué no debe cantarla.

 

Nuestros hijos sólo nos duelen a nosotras porque los parimos, y cuando estemos en una edad avanzada ellos nos va a cuidar, todo lo que hagas ahora por tus hijos lo recogerás mañana en tu vejez, les invito a seguir estudiando la Palabra de Dios pero invitando a los hijos a hacer participe de esa lectura, creen hábitos en la casa que unan la familia, la hora de comer es fundamental, es un momento sagrado para la familia, por tal motivo Jesús instituyó la Eucaristía precisamente en medio de una cena, alrededor de la mesa.

 

Pero así como David fue un pésimo padre, también hay hombres en la Biblia que hicieron su labor de padres como debían, está Abrahan, Isaac, Jacob, Josué, y uno que me llama fuertemente la atención por la forma en que guió a su hijo, fue Tobit, él era un hombre justo, servidor de Dios y que cumplía a cabalidad los mandamientos de Dios y quiero que leamos las recomendaciones que Tobit le da a su hijo. Tobias 4. 

 

Medita este video y pídele a Dios que te dé la gracia de ver a tus hijos como una bendición

Comments