La Iglesia no es solo de la Jerarquia, también la Comunidad de Creyentes, debemos defenderla

Desde que Cristo nombró a los Apóstoles (y por ello a sus sucesores los Papas y los obispos) como guardianes de su Palabra han surgido muchos intentos de retorcerla, pero es importante que sepamos que la defensa no es solo cosa de la Jerarquía sino también de los laicos fieles.

Como Cristianos miembros de una Comunidad debemos ser fieles a la Jerarquía y defender la Iglesia Católica como parte de esa comunidad (Iglesia= Ecclesia= Asamblea, en nuestro caso de creyentes):

"Así como el cuerpo tiene muchos miembros, y sin embargo, es uno, y estos miembros, a pesar de ser muchos, no forman sino un solo cuerpo, así también sucede con Cristo.  Porque todos hemos sido bautizados en un solo Espíritu para formar un solo Cuerpo –judíos y griegos, esclavos y hombres libres– y todos hemos bebido de un mismo Espíritu." (1 Cor 12, 12-13 )

Por otra parte debemos asumir con humildad que no todos debemos mandar en la Iglesia porque a todos no se nos ha dado esa labor, ya lo dijo San Pablo:

Si todo el cuerpo fuera ojo, ¿dónde estaría el oído? Y si todo fuera oído, ¿dónde estaría el olfato?

Pero Dios ha dispuesto a cada uno de los miembros en el cuerpo, según un plan establecido.

Porque si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo? (1 Cor 12,17-19)

Por último hay dos temas en las que los cristianos podemos fallar sin darnos cuenta, uno de ellos es en hacer una crítica tan fuerte contra nuestra Iglesia que no necesitemos enemigos: ¡Cuantos Cristianos hay que, aunque sea con buena voluntad, solo encuentran fallos en la Iglesia!, ¡No debe extrañarnos que después de oirlos haya gente que se vaya a otras Iglesias porque esa le parece demasiado mala y pecadora para ser la Verdadera!. Además ¿no dijo Cristo “amaos unos a otros, en eso reconocerán que sois mis discipulos”?.(Jn 13 34-35)

Por otra parte, y también relacionado con esto, encontramos que hay muchos que critican lo que pasa en la Iglesia, pero pocos que están dispuestos a “complicarse” la vida por ella a que nos reconozcan como Cristianos, ¿acaso eso no es falta de fé? ¿Es que creemos que Cristo que nos ha enviado nos va a meter en algo que no podemos soportar?, como dijo Juan Pablo II: ¡¡¡¡ No tengais miedo, abrir de par en par las puertas a Cristo!!.


Comments