¿La misa transmitida por los medios electrónicos en vivo es válida para cumplir el precepto dominical?


Por Raul Alonso raul@catolicosfirmesensufe.org

He leído en varios grupos en redes sociales a personas preguntándose si “vale la misa” para cumplir con el precepeto dominical, se preguntan si es valida si si la ven en vivo o retransmitida. Y leo a personas muy devotas afirmando que sí, “Si es válido, Jesús ve el corazón”, “Si es válida por la disposición del corazón”, “Dios no tiene fronteras de tiempo ni espacio. Es válido mientras dispongas tu corazón a vivirla..., etc. Aclaro que este artículo lo escribí en Mayo 4, 2020 En plena pandemia del Coronavirus, pero que la respuesta a esa pregunta no cambia a pesar de tal condición.

Vayamos a lo que nos dice la Iglesia para ir comprendiendo:

Canon 1247: El domingo y las demás fiestas de precepto los fieles tienen obligación de participar en la Misa; y se abstendrán además de aquellos trabajos y actividades que impidan dar culto a Dios, gozar de la alegría propia del día del Señor, o disfrutar del debido descanso de la mente y del cuerpo.

Nos dice el Papa francisco que a misa no se va a escuchar, sino a participar, y tiene razón, vivimos una Teofanía en cada celebración, revivimos el preciso momento de la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. La misa es el Sacramento de Nuestra Fe.

Algunos pensaran: “Pero bueno, si veo la misa en TV con mi corazón dispuesto como si estuviera ahí, pues participo en ella”

La respuesta es NO, la participación de los fieles, de la Iglesia de Cristo en la celebración se hace como se celebraba desde el inicio de la iglesia, esa iglesia primitiva perseguida, que dio muchos mártires por ir a la fracción del Pan, requería juntarse todos los fieles, y presentes todos celebrarla. Actualmente en muchos lugares los cristianos son perseguidos y suelen ir por ellos a los templos o lugares donde se celebra la misa…y aun así siguen buscando participar en la celebración.

La Enciclica Dies Domini de San Juan Pablo II dice

Transmisión por radio y televisión

54. Finalmente, los fieles que, por enfermedad, incapacidad o cualquier otra causa grave, se ven impedidos, procuren unirse de lejos y del mejor modo posible a la celebración de la Misa dominical, preferiblemente con las lecturas y oraciones previstas en el Misal para aquel día, así como con el deseo de la Eucaristía[97]. En muchos Países, la televisión y la radio ofrecen la posibilidad de unirse a una celebración eucarística cuando ésta se desarrolla en un lugar sagrado[98]. Obviamente este tipo de transmisiones no permite de por sí satisfacer el precepto dominical, que exige la participación en la asamblea de los hermanos mediante la reunión en un mismo lugar y la consiguiente posibilidad de la comunión eucarística. 

¡Mas claro no puede ser! No permite por si satisfacer el precepto dominical.

Algunos se preguntarán, ¿Porque mi párroco me dijo que en esta pandemia podíamos ver la misa en TV?

Bueno vayamos al catecismo:

El n. 2181 del Catecismo de la Iglesia Católica recuerda que “los fieles están obligados a participar en la Eucaristía los días de precepto, a no ser que estén excusados por una razón seria (por ejemplo, enfermedad, el cuidado de niños pequeños) o dispensados por su pastor propio (cf CIC can. 1245). Los que deliberadamente faltan a esta obligación cometen un pecado grave”.

Si leemos con atención, nos confirma que Dios no nos pide imposibles, si alguien por justa razón no puede asistir a misa que no lo haga, el precepto dominical y de días de guardar no le aplica. O sea no tiene la obligación de asistir a misa.

En particular con esta pandemia mundial, con los templos cerrados, los Obispos de todo el orbe nos dijeron que se dispensa el precepto dominical para todos…pues los templos están cerrados al público.

¿Por qué mi párroco me dijo que viera la misa el domingo?

De la misma Enciclica Dies Domini

Pero para quienes se ven impedidos de participar en la Eucaristía y están por tanto excusados de cumplir el precepto, la transmisión televisiva o radiofónica es una preciosa ayuda, sobre todo si se completa con el generoso servicio de los ministros extraordinarios que llevan la Eucaristía a los enfermos, transmitiéndoles el saludo y la solidaridad de toda la comunidad. De este modo, para estos cristianos la Misa dominical produce también abundantes frutos y ellos pueden vivir el domingo como verdadero « día del Señor » y « día de la Iglesia ».

Pues porque de ahí nos podemos nutrir espiritualmente, nos hace desear estar ahí, disponer nuestro corazón, ¡A provechar y hacer un acto de contrición perfecto! Si tenemos pecado mortales podemos pedir perdón a Nuestro Señor, con el corazón verdaderamente contrito por haberlo ofendido y prometerle que en cuanto podamos vamos a confesarnos, y si morimos antes ¡nos podemos salvar! Resalto que ese acto de contrición perfecto se puede hacer en cualquier momento. Ademas podemos aceder a la comunion espiritual algo no menor y fundamental.

Podemos escuchar la Palabra de Dios y escuchar la homilía del sacerdote, nos da múltiples frutos espirituales, claro que debemos de verla ante la ausencia de misas públicas.

Pero no podemos decir la misa que veamos por medios electrónicos es válida para afirmar que cumplimos con el precepto.

Ahora, no confundamos, la misa celebrada por un sacerdote ordenado valida y licitamente en la iglesia es vlida y licita, lo que no sirve para cumplir el precepto es verla por TV o por internet.

Estudiemos nuestra Fe, y cuando opinemos, hagámoslo con bases sólidas, para no llevar al error a los demás.

Espero les sea útil

Bendiciones en Cristo y María SantísimaTheotokos

 

Comments