¿Le faltan libros a la Biblia evangélica o le sobran a la Biblia católica?





Por Richbell Melendez

Esta pregunta me la hice yo alguna vez y se que ustedes tambien se la han hecho en alguna oportunidad, por eso quiero compartirles la respuesta a esta pregunta, para ello citaré 2 libros de eruditos protestantes, así es, como lo leen. Eruditos protestantes. Eso si, tengo que avisarles que ellos se refieren a los libros deuterocanónicos como “apócrifos” sin embargo nos relatan casi de manera objetiva la historia del canon bíblico y su desarrollo a través de los siglos.
Luego de leer esta nota sabrán cual es la verdad sobre si le faltan libros a la Biblia o le sobran. 


PRIMERAS DECISIONES OFICIALES DEL CANON BÍBLICO

El erudito protestante F.F Bruce en su libro “El Canon de la Escritura” nos dice lo siguiente:
“En el año 393 hubo un concilio de la Iglesia en el obispado de Agustín, Hipona, que estableció los límites de los libros canónicos según las líneas aprobadas por Agustín mismo. Las resoluciones de este concilio se han perdido, pero fueron resumidas en las del Tercer Concilio de Cartago (397), un concilio provincial. Parece que éstos fueron los primeros concilios de la Iglesia en los que hubo una decisión oficial acerca del canon. (...) En el año 405, el Papa Inocencio I incorporó una lista de libros canónicos en una carta dirigida a Exuperio, obispo de Toulouse; también incluía los apócrifos” (F.F Bruce. El Canon de la Escritura. Pag 96)
Vemos en este extracto del libro de F.F Bruce que menciona los primeros concilios en donde se trataron oficialmente el tema del canon bíblico.

De la misma forma el erudito protestante Gonzalo Báez-Camargo, biblista de sociedades bíblicas y miembro del comité de traducción de la biblia Dios habla hoy. En su libro “Breve historia del Canon Bíblico” nos dice:
“El Sínodo de Roma (382) incluyó entre los libros “que la Iglesia católica universal debe aceptar”, Sabiduría, Eclesiástico, Tobit, Judit y I & II Macabeos. Según el Concilio de Hipona (393) todos los deuterocanónicos han de ser considerados como Escritura. El Sínodo de Cartago (397) reconoció Eclesiástico, Sabiduría, Tobit, Judit, Ester con sus adiciones, I & II Esdras y I & II Macabeos. Otro Sínodo de Cartago, el de 419, siguió prácticamente el criterio del anterior. Lo mismo hicieron el Concilio de Constantinopla (Trullano) (692) y el de Florencia (706).” (Gonzalo Báez-Camargo. Breve historia del Canon Bíblico. Pag 22)

Esto es importante saberlo, porque ahora vamos a ver la lista de libros que fueron pronunciados en uno de esos Concilios y usted se dará de cuenta a qué biblia le faltan o le sobran libros.

III CONCILIO DE CARTAGO, 397 Del canon de la S. Escritura:

Can. 36 (ó 47). “[Se acordó] que, fuera de las Escrituras canónicas, nada se lea en la Iglesia bajo el nombre de Escrituras divinas, Ahora bien, las Escrituras canónicas son: Génesis, Éxodo, Levítico, Números, Deuteronomio, Jesús Navé (Josué), Jueces, Rut, cuatro libros de los Reyes (1 y 2 de Samuel y 1 y 2 de Reyes), dos libros de los Paralipómenos (1 y 2 de Crónicas), Job, Psalterio de David (Salmos), cinco libros de Salomón (Proverbios, Eclesiastés, Cantar de los Cantares, Sabiduría, Sirácides), doce libros de los profetas, Isaías, Jeremías, Daniel, Ezequiel, Tobías, Judit, Ester, dos libros de Esdras (Esdras y Nehemias), dos libros de los Macabeos". Del Nuevo Testamento: Cuatro libros de los Evangelios, un libro de Hechos de los Apóstoles, trece Epístolas de Pablo Apóstol, del mismo una a los Hebreos, dos de Pedro, tres de Juan , una de Santiago, una de Judas, Apocalipsis de Juan. Sobre la confirmación de este canon consúltese la Iglesia transmarina. Sea lícito también leer las pasiones de los mártires, cuando se celebran sus aniversarios.”


MOTIVO REAL E HISTÓRICO POR EL QUE EXISTEN BIBLIAS CON MÁS LIBROS Y OTRAS CON MENOS LIBROS

Ya deben de tener la respuesta a la pregunta inicial, sin embargo veamos que más nos dicen estos eruditos protestantes sobre el motivo rea e histórico por el que ahora existen unas biblias con más libros y otras con menos libros.
F.F Bruce nos continúa diciendo en su libro cosas interesantes y que se relacionan con las Sociedades Bíblicas (Protestantes) y tienen que ver mucho con la respuesta a la pregunta inicial de esta nota:
“En 1804 se constituyó la Sociedad Bíblica Británica y Extranjera para promover la traducción y difusión de las Escrituras junto a su traducción a idiomas en los que no existía. Su comité estaba formado por seglares de la Iglesia de Inglaterra y de Iglesias libres en igual número (...) Los hombres del comité que pertenecían a iglesias libres, y la mayoría de anglicanos (por su orientación evangélica), no tenían interés alguno en difundir los apócrifos. Pero la Sociedad apoyó grupos parecidos en el continente europeo que extendieron ediciones que contenían los apócrifos, especialmente en áreas en las que la Biblia sin apócrifos no había sido aceptada.
En la década de 1820 se plantearon objeciones a dicho apoyo y estalló una controversia que duró cinco años. Los profesores escoceses de la Sociedad, sobre todo, se opusieron a utilizar el dinero de la misma, aunque fuera de forma indirecta, para la distribución de Biblias que contuviera los apócrifos. ” (F.F Bruce. El Canon de la Escritura. Pag 112-113)

Ahora se dan cuenta el motivo real e histórico porque el que algunas biblias le faltan libros, pero veamos que mas nos dice en su libro el otro erudito protestante Gonzalo Báez-Camargo , esta vez el mencionara algo sobre la Biblia Reina Valera que tal vez muchos no sepan:
“Los cristianos, al tratarse del Antiguo Testamento, o sea de “la Escritura” conocida hasta aquel entonces, utilizaron a tal punto la versión griega Septuaginta que ésta vino a ser, de hecho, la Biblia de la Iglesia Primitiva. Y no hay bases documentales para pensar que, en un principio, hayan hecho distinción entre unos libros y otros de los que contenía. (...) en 1569 la primera Biblia completa en castellano, versión de Casiodoro de Reina, publicada en Basilea. Contenía los deuterocanónicos (...) En 1602 se publicó en Amsterdam la segunda edición de la Biblia de Casiodoro de Reina, en revisión de Cipriano de Valera, el cual conservó los libros deuterocanónicos (...) Las sociedades de Edimburgo y Glasgow protestaron enérgicamente y la controversia alcanzó su mayor intensidad en 1820. (...) La controversia arreció más todavía, e hizo crisis, cuando la sociedad de Edimburgo notificó a la de Londres que de seguir ésta ayudando a la publicación y distribución de biblias con aquellos libros, le suspendería su aportación económica, la cual ascendía ya entonces a más de 5 000 libras esterlinas anuales. Como esto sería un golpe muy duro a las finanzas de la SBBE, ésta tomó en 1825, reiterándola en 1826, y completándola en 1827, una decisión que sería la final: “Que se reconozca plena y claramente que la ley fundamental de la Sociedad, que limita sus operaciones a la circulación de las Sagradas Escrituras, excluye la circulación de los deuterocanónicos (Apocrypha)”. Esto significaba de inmediato que la Sociedad no destinaría más fondos en lo sucesivo a costear o subvencionar ediciones de la Biblia que contuvieran los libros deuterocanónicos. ” (Gonzalo Báez-Camargo. Breve historia del Canon Bíblico. Pag 18.26-27.29)


CONCLUSIÓN
Ahora conocen el motivo real e histórico por el que las Biblias protestantes ahora le faltan libros, no fue por motivos doctrinales sino por motivos económicos. Católico que no te engañen haciéndote creer que los Católicos le agregamos libros a la Biblia, nosotros no agregamos libros al canon bíblico cristiano, estos siempre estuvieron allí. La historia nos avala y 2 eruditos protestantes lo confirman. Fueron los protestantes por motivos de dinero los cuales suprimieron esos libros de las biblias protestantes. Una verdadera lástima...


Fuentes:
- F.F Bruce. El Canon de la Escritura.
- Gonzalo Báez-Camargo. Breve historia del Canon Bíblico.
Comments