Luciérnagas de Cristo

 

Por Eucaris Causil

eucaris@catolicosfirmesensufe.org


 

La predica de hoy va dirigida a todos los jóvenes que aún no conocen el amor de Cristo.

 Cuenta una fábula que en cierta ocasión una serpiente empezó a perseguir a una luciérnaga; ésta huía muy rápido y llena de miedo de la feroz depredadora, pero la serpiente no pensaba desistir en su intento de alcanzarla.

 La luciérnaga pudo huir durante el primer día, pero la serpiente no desistía, dos días y nada, al tercer día, ya sin fuerzas, la luciérnaga detuvo su agitado vuelo y le dijo a la serpiente: ¿Puedo hacerte tres preguntas?
 No acostumbro conceder deseos a nadie, pero como te voy a devorar, puedes preguntar, respondió la serpiente.
 Entonces dime:
¿Pertenezco a tu cadena alimenticia?
¡No!, contestó la serpiente.
 ¿Yo te hice algún mal?
¡No!, volvió a responder su cazadora.
 Entonces, ¿Por qué quieres acabar conmigo?
¡Porque no soporto verte brillar!, fue la última respuesta de la serpiente.
 

Esta luciérnaga representa los jóvenes que son la luz del mundo, la esperanza de un futuro mejor; y la serpiente es el enemigo que busca quitarles la luz, robarles su alma. Hoy los jóvenes quieren brillar, llamar la atención, pero la luz que utilizan para brillar no es la adecuada, pues buscan la energía externa o “eléctrica” para iluminar su exterior.

 

Usan bombillos de 100 watios, en grandes cantidades para sobresalir, como un arbolito de navidad, el que más brille, para llamar la atención de otros y en medio de tanta bombillería externa no se ve quien lo lleva puesto, pues sólo se observa una luz incandescente que molesta inmediatamente al mirarlas, por ejemplo los jóvenes que quieren sobresalir por su ropa, usan prendas tan extravagantes y las muchachas usan vestidos tan vulgares que no se ve la persona que lo lleva puesto, sólo se puede mirar las prendas de vestir y juzgar por medio de ellas, al verlos caen tan mal, que lo que produce es un malestar en las personas que los rodea.

 

De tal manera que podemos decir que la bombillería que se utiliza para brillar son:

  1. Ropa Sexy.
  2. Peinados Extravagantes.
  3. Numerosos accesorios: pulseras, tobilleras, percing, tatuajes, cadenas ctc. .

 

Pero estos bombillos están conectados a unos cables y enchufes que producen su energía como son:

  1. Popularidad.
  2. Irreverencia.
  3. Independencia.
  4. Aceptación.

 

Por supuesto como es energía eléctrica, ésta se agota cuando la fuente de la cual extraía su energía se seca. Entonces se va luz, se apaga, deja de brillar y te colocaste tantos bombillos para brillar que te perdiste en ellos, así como el árbol de navidad no se le ven las hojas ni el tallo de tanto adorno, así tu personalidad se perdió, tu capacidad de decisión se fue y tu YO no existe.

 

Entonces viene la consecuencia de una mala decisión: LA AMARGURA y trae consigo sus maravillosos cuates o amigotes: El alcoholismo, la drogadicción, el libertinaje sexual, la delincuencia y la violencia.

 

¿Quieres brillar? hoy te quiero mostrar una forma diferente de convertirte en luciérnaga, para que produzcas tu propia luz, se trata de beber diariamente de una fuente inagotable de energía, más fuerte que la solar pues nunca se acaba, no necesitas enchufes, ni cables. Adicionalmente su luz no te opaca ni te esconde, porque su brillo no está por fuera, sino por dentro, una vez que bebes de la fuente, su luz empieza a salir por cada uno de tus poros y te resplandece tanto que tus vestiduras se vuelven tan blancas como la nieve y maravillosamente te da poder para hacer brillar todo lo que tocas. Esa luz se llama JESUS.

 

Obviamente al conectarnos con Él, nuestra vida cambia, nuestro interior  y nuestro entorno empieza a cambiar y somos felices porque lo tenemos TODO. No hay felicidad que pueda compararse con tener a Jesús en tu corazón, el gozo que sientes al tener al Espíritu Santo no lo encuentras en ninguna fiesta ni en ninguna parranda, la paz y la tranquilidad en tu corazón no la encuentras en un guayabo ni en el dopaje de la droga.

 

Tal vez te cuestiones del  lugar en donde puedas encontrar esa fuente, para recibir todo esto que te menciono. Pero antes de llegar a esa fuente hay que dar un gran paso y es reconocer que necesitas y quieres esa luz, esto es importante para que se puedan romper todas esas  cadenas que impiden que tu corazón se pueda abrir a Cristo, y Él pueda entrar sin problemas y poner todo en orden, obviamente no sólo hay que disponer el corazón sino tu mente, acercándote a Jesús  por medio de la Palabra, de escuchar una radio católica o leer reflexiones o estás páginas que tienen material que sacuden  todo tu interior y te hacen cuestionar; esto hay que hacerlo diario para empieces a formar una disciplina que haga de tu voluntad una fortaleza.

 

Hay caminos directos y muchos más cortos que nos llevan a esa fuente, esos caminos los encontramos en la lectura diaria de la Palabra de Dios, en la contemplación del Santísimo, una continua Eucaristía y estar siempre sedientos del Señor, saciando esa sed con los encuentros de grupos para estudiar y analizar la palabra de Dios (no existe un libro con tanto poder y con tanta enseñanza como la Biblia), asistiendo a retiros y seminarios de sanación interior. Cambiando las viejas costumbres por nuevas actitudes y un nuevo dialecto, y te aseguro que el mundo terrenal y espiritual te reconocerá como miembro de CRISTO.

 

Por eso es importante que recordemos lo que nos dice le evangelio en Lucas 11,35-36:

Lc11.35-36 Ten cuidado de que la luz que hay en ti no se oscurezca. Si todo tu cuerpo está iluminado, sin nada de sombra, tendrá tanta luz como cuando la lámpara te ilumina con sus rayos”.

 

Esa es la forma en que Jesús nos hace brillar, pero si elegimos otra forma de brillar trae consigo consecuencias y muy negativas, la Biblia nos habla respecto a eso en Eclesiastés 11,  9-10.

 “Alégrate, muchacho mientras eres joven, y que tu corazón sea feliz en tus años juveniles. Sigue los impulsos de tu corazón y lo que es incentivo para tus ojos; pero ten presente que por todo eso Dios te llamará a juicio. Aparta de tu corazón  la tristeza y aleja de tu carne el dolor, porque la juventud y la aurora de la vida pasan fugazmente.

 En este texto hay varias cosas que nos dice el Señor:

La primera de ellas es: “Sigue los impulsos de tu corazón” en otras Biblias dice “Elige tu camino como mejor te parezca, El Señor respeta tu libertad, por ello te regaló el libre albedrío para que puedas dejar obrar la gracia de Dios o no, pero ojo, consciente de qué representa dejarte mover por la gracia, y qué representa rechazarla, y a qué te conduce cada uno, porque todo acto genera una consecuencia. Dios quiere lo mejor para ti, por eso mueve tu voluntad a que hagas su voluntad.

 

Lo segundo es: Dios te llamará a Juicio. Esto suena como intimidación, pero no es así, Independientemente del camino que elijas, Él siempre está detrás de ti, no para señalarte ni para condenarte, sino más bien para escucharte, abrazarte y amarte. Por ello siempre lo tendrás en vigilia custodiándote y si elegiste el mal camino, estará esperando tu regreso.

 

Aparta de tu corazón la tristeza, Hay muchas cosas que nos producen amargura y tristeza; como  las consecuencias de las malas decisiones, saber que nos equivocamos y creer que no hay oportunidades. El pecado nos produce amargura, porque en nuestro interior sabemos que lo que estamos haciendo está mal. Vivir sin Dios, nos produce amargura, no tener esperanza, creer que no se puede gozar de la misericordia y no creer en Dios, es tener el corazón lleno de tristeza. Apártate de todo lo que genere en tu corazón este sentimiento, pues si no lo haces, te llevará a la perdición.

 

Y por último nos dice: la juventud y la aurora de la vida pasan fugazmente! , Creer que esta juventud que tenemos, la fuerza, el vigor y la energía, lo es todo en la vida, es una utopía, muchos jóvenes creen que tienen el mundo en sus manos y cuando se enfrentan con la realidad, su mundo se desmorona  y ahí es cuando vemos a jóvenes suicidas, muertos en vida, totalmente sumergidos en las drogas y en el alcohol, viven en el limbo, no encontrándole sentido a nada, no tienen apego por nada, ni siquiera por su propia vida. En este momento todos los consejos que reciben de los padres les parecen anticuados, que viven en otra época. El mundo de hoy les vende la idea que los valores ya no sirven, que lo que antes se tachaba de malo era por falta de tolerancia y aceptación, es por eso que para terminar les dejo la siguiente reflexión:

 

Murió Sentido Común

Hoy lloramos la muerte de un querido amigo, Sentido Común, que ha estado entre nosotros durante muchos años. Nadie sabe a ciencia cierta cuántos años tenía, puesto que los datos sobre su nacimiento hace mucho que se han perdido en los vericuetos de la burocracia.

Será recordado por haber sabido cultivar lecciones tan valiosas como que 'hay que trabajar para poder tener un techo propio sobre la cabeza', 'se necesita leer todos los días un poco', 'saber por qué los pájaros que madrugan consiguen lombrices', y también por reconocer la validez de frases tales como 'la vida no siempre es justa', y 'tal vez haya sido yo el culpable'.

Sentido Común vivió bajo simples y eficaces consignas ('no gastes más de lo que ganas') y estrategias paténtales confiables ('los adultos, tienen la madurez y experiencia para guiar a la juventud).

Su salud comenzó a deteriorarse rápidamente cuando se aplicaron reglas bien intencionadas pero ineficaces: Campañas a los jóvenes de anticonceptivos para la sana libertad de su vida sexual
Graduación automática; estudiantes que debieron abandonar la universidad por haber denunciado a un compañero distribuidor de droga, y alumnas entregándose al profesor por una nota, sólo hicieron que empeorara su condición.

Sentido Común perdió terreno cuando los padres dejaron de ejercer su autoridad para no traumatizar a sus ingobernables hijos.

Declinó aún más cuando las escuelas y universidades despidieron a la urbanidad, a la ética y a la democracia para darle cabida a la libre educación sexual.

 
Sentido Común perdió el deseo de vivir cuando los Diez Mandamientos se convirtieron en material risible, algunas iglesias en negocios y los criminales empezaron a recibir mejor trato que sus víctimas.

Para Sentido Común fue un duro golpe que uno ya no pueda defenderse de un ladrón en su propia casa o su finca, pero que el ladrón pueda demandarnos por agresión; y que si un policía mata a un ladrón, incluso si éste estaba armado, sea inmediatamente investigado por exceso de defensa, cuando no es acusado de violador de los derechos humanos.

La muerte de Sentido Común fue precedida por la de sus padres, Verdad y Confianza, la de su esposa Discreción, la de su hija Responsabilidad y la de su hijo Raciocinio.

Lo sobreviven sus cuatro hermanastros bastardos: Conozco Mis Derechos, Mi libre Desarrollo de la Personalidad, Otro Tiene la Culpa, y Soy Una Víctima de la Sociedad.

No hubo mucha gente en su funeral porque muy pocos se enteraron de que se había ido.

 

 

 

Eucaris Causil

Comments