María Santísima

Theotokos: Madre de Dios (en griego).
María fue dogmáticamente proclamada Theotokos en el Concilio de Efeso. 431A.D.
 
 

La misión maternal de la Virgen empuja al Pueblo de Dios a dirigirse con filial confianza a Aquella que está siempre dispuesta a acogerlo con afecto de madre y con eficaz ayuda de auxiliadora; por eso el Pueblo de Dios la invoca como Consoladora de los afligidos, Salud de los enfermos, Refugio de los pecadores, para obtener consuelo en la tribulación, alivio en la enfermedad, fuerza liberadora en el pecado; porque Ella, la libre de todo pecado, conduce a sus hijos a esto: a vencer con enérgica determinación el pecado. Y, hay que afirmarlo nuevamente, dicha liberación del pecado es la condición necesaria para toda renovación de las costumbres cristianas. (Marialis Cultus, 57. Pablo VI)

 
 
ARTICULOS SOBRE LA VIRGEN MARIA
 
  
SANTA PALABRA DE DIOS
 
 
TEOLÓGIA SOBRE LA VIERGEN MARÍA
 
 
EVANGELIZACIÓN
 
 
ESCRITOS DE LOS PAPAS SOBRE LA VIRGEN MARÍA
 
El orígen de la palabra PAPA es muy distinto. El término “Papa” procede del griego “Pappas” o “Papas” y significa “papá” o “padre”. Se encuentra testimoniado en Aristófanes (Pax 120), Menandro (Mis 213). P. Levillain observa que en Homero significa “sacerdote”. Como quiera que sea, el término se hizo común en oriente como signo de afecto y respeto para con obispos y sacerdotes.

En Occidente hace su aparición a inicios del S. III, progresivamente se fue aplicando a los obispos [Cipriano, Ep 8,8.23,30; 31,36]. Aplicado al obispo de Roma como signo de afecto y respeto se encuentra por vez primera en una inscripción del diácono Severo a san Calixto: "Jussu Papae sui Marcellini" (por orden del Papa Marcelino). Se hizo específico para finales del S. IV y en el V al título se precisa la expresión “Papa Urbis Romae" (Papa de la ciudad de Roma).

En el S. VI la cancillería de Constantinopla se dirigió al obispo de Roma con el título “Papa”. Para finales del S. VIII el título se emplea solamente para los romanos pontífices. Con Gregorio V (996-999) el Concilio de Pavía estipuló que el arzobispo Arnulfo de Milán no se designara así. Gregorio XI (1073-1085) prescribió de modo formal que el título se aplicara definitivamente a los sucesores de Pedro. Fuente: http://www.es.catholic.net/temacontrovertido/331/1229/articulo.php?id=22964
 
 
INTRODUCCIÓN A LA MARIOLOGÍA
LA VIRGEN MARIA Y LOS PADRES DE LA IGLESIA
 
LOS SANTOS Y LA VIRGEN MARÍA
 
SERMONES
 
 
APARICIONES DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARIA
  
 LAS GLORIAS DE MARÍA DE SAN ALFONSO MARÍA DE LIGORIO
 
Capitulo I
 Capitulo II
 
 
SANTO ROSARIO

 MODELO DE VIDA CRISTIANA

 
LA VIRGEN MARÍA EN LA IGLESIA ORTODOXA
 
 
LA VIRGEN MARÍA EN LOS PROTESTANTES HISTORICOS
ADVOCACIONES MARIANAS:
 
Sección de artículos de espiritualidad mariana
 
Subpáginas (62): Ver todo
Comments