Niña Celestial

NIÑA CELESTIAL

Niña celestial, que con tantos prodigios de gracias te dignaste mostrar tus deseos de ver honrada tu tierna infancia –aquel período de tu existencia que fue tan grande ante Dios, por el privilegio de tu inmaculada concepción y natividad dichosa. Tú, la más privilegiada entre las hijas de Eva, vuelve hacia mí,  desde esa preciosa Cuna, tus ojos llenos de dulzura y bondad, y continuando tu oficio de Mediadora y Abogada, haz que vea cumplida mi súplica.

No salgo yo defraudado en mis esperanzas de tu venerada Cuna, sino que consiga las gracias y los consuelos que te pido.

A mí y a todos, ¡oh María!, alcánzanos el verdadero espíritu de la devoción a Ti, ¡Virgen Niña!, y el don inapreciable de la perseverancia final. Así sea.

Sus padres

El nacimiento de María se consiguió gracias a las fervientes oraciones de Joaquín y Ana cuando ya tenía una edad avanzada.

Así como Joaquín pertenecía a la familia real de David, también se supone que Ana era descendiente de la familia sacerdotal de Aaron; por ello, Cristo, el Eterno Rey y Sacerdote, descendía de una familia real y sacerdotal.

A Santa Ana para pedir por los hijos

Santa Ana, Madre de la Inmaculada, esposa del Espíritu Santo, por los méritos y la santidad de que os llenó el Espíritu Santo, obtened de ese mismo divino Espíritu muchos y muy dignos operarios para la viña del Señor.

Por tanto, pedid para todas las familias cristianas el espíritu de piedad y del santo temor de Dios, y para todos los llamados al servicio del Señor, la verdadera humildad y fidelidad, a fin de que el Espíritu Santo pueda obrar en ellos con la fuerza de su Divina Gracia, haciéndolos dignos instrumentos en la mano del Eterno y Sumo Sacerdote. Amén.

Glorioso San Joaquín,

Me pongo bajo vuestra protección.

Ayúdame a imitar en todo a vuestra gloriosa hija,

La Santísima Virgen María,

Madre de Dios y Madre nuestra.

Que, imitándola a ella, llegue yo a conocer,

Amar y servir a Dios con todo mi corazón hasta mi último suspiro.

Te lo pido por Jesucristo, Nuestro Señor.

Amén.

 

Tomado de: Ave María, Oraciones a la Santísima Virgen. Zamora Editores LTDA, Colombia, 1997.

Comments