No temas ir a Egipto

Y Dios prosiguió: «Yo soy Dios, el Dios de tu padre. No temas bajar a Egipto, porque allí te convertiré    en una gran nación. Génesis 46:3

(Versión Biblia Latinoamericana)

No hay cristiano que no tenga que pasar por Egipto para ser el siervo que Dios quiere que sea, increíblemente en el desierto fueron forjados los hombres que la historia cataloga como los mejores cristianos de la biblia.

Tenemos un Abraham que fue sacado de tu tierra y de su parentela al lugar que Dios tenía destinado para él, pero antes de llegar debía de pasar por el desierto, Dios solamente le dijo que le llevaría a una tierra que fluía leche y miel pero no le dijo donde se encontraba esa tierra, así que tuvo que pasar por el desierto para poder experimentar las bendiciones del Padre.

Un José, que fue vendido por sus hermanos a causa de la envidia de estos, que fue llevado a Egipto como esclavo y antes de llegar a ser el segundo en la tierra de Egipto tuvo que pasar por el desierto para ser forjado con un corazón perdonador.

Un Moisés que para llegar a ser el hombre más manso de la tierra, Dios lo llevó al desierto para forjar su carácter, ser el mejor líder del Antiguo Testamento y sacar de la esclavitud al pueblo escogido por Dios.

En fin, todos los personajes que tú ya conoces que han atravesado desiertos, no físicos, sino mas bien espirituales para poder llegar a ser parte de la historia y hacer cambios en la vida de las personas.

En ocasiones nos preguntamos porque Dios nos lleva por desiertos en nuestras vidas y cuál es el propósito de Él para hacernos pasar por el dolor tan inmenso que eso significa.

Un desierto muchas veces es a través del silencio de Dios en nuestras vidas, Dios está probando que tan fiel eres aunque no te conteste esa petición que Él sabe que lo necesitas pero que aun no es el tiempo de dártelo.

Los desiertos de la vida nos hacen madurar, nos enseñan a ser mejores en la vida cristiana, además de recordarnos que el camino no es fácil, la misma palabra de Dios revela que hemos de ser probados como el oro fino, hemos a ley, de ir al desierto para ser probados y ser formados en esas áreas de nuestras vidas que Dios quiere tratar con ellas y nosotros no le hemos permitido aun hacerlo.

No tengas miedo de ir a Egipto, pasar por ese desierto, que si bien es cierto no será fácil, pero con la ayuda de Dios has de poder sobrellevar toda prueba que pueda ponerse por enfrente tuyo.

El desierto es sinónimo de “Universidad de Dios”, algo así como la evaluación final para poder optar a un grado académico espiritual más alto del que puedas gozar actualmente, que no entiendes porque Dios te lleva por ahí si te encontrabas bien, pero que sabes que debes de aprobarlo para ser mejor cada día.

Cuando Dios te envíe a uno de los tantos desiertos que tiene preparados para tu vida no olvides que lo único que quiere es probar tu fidelidad, tu persistencia, tu fe en Él, probarte como al oro fino y hacerte madurar cada vez más.

¿En qué ayuda ir a Egipto, a ese desierto tan duro? En que al salir de ahí seremos usados por Dios, Él nos hará una gran nación, seremos más fuertes para enfrentar a nuestro enemigo que es el diablo, seremos mejores cristianos y con ese desierto ayudaremos a otros que aún van comenzando en la vida cristiana.

Así que no te preocupes del desierto que tengas que pasar, que Dios te envíe un pasaje a Egipto para que conozcas el desierto de cerca… que no te preocupe porque lo único que Dios busca de ti es hacerte mejor cada día.

LOS HOMBRES MAS GRANDES DE LA BIBLIA FUERON   HECHOS EN EL DESIERTO

 

Comments