Posturas para comulgar


Posturas para comulgar


Por Anwar Tapias Lakatt


En la Eucaristía se nos concede el regalo de recibir a Cristo de forma sacramental a través de la Santa Comunión; ese momento sublime en que nos disponemos a recibir a Cristo en su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad. ¿Cuál es la postura más acorde? Cuando nos adentramos en la Biblia, podremos ver que cuando a Cristo se le adoraba, se postraban ante Él:

“Y al entrar en la casa, encontraron al niño con María, su madre, y postrándose, le adoraron” (Mt 2, 11)

Los que estaban en ella (la barca) se postraron ante él, diciendo: "Verdaderamente, tú eres el Hijo de Dios". (Mt 14, 33)

De pronto, Jesús salió a su encuentro y las saludó, diciendo: "Alégrense". Ellas se acercaron y, abrazándole los pies, se postraron delante de él (Mt 28, 9)

Esto se verá reflejado en el documento INAESTIMABLE DONUM, sobre algunas normas acerca de la Eucaristía 

“Cuando los fieles comulgan hincados, no se requiere ningún otro signo de reverencia hacia el Santísimo Sacramento , puesto de rodillas es en sí mismo un signo de adoración (N. 11)

Por tanto, vemos que postrarse delante de Cristo es un signo de respeto y ADORACIÓN. 


¿Cómo entonces debemos recibir a Cristo en la Eucaristía? La instrucción Redemptionis Sacramentum establece lo siguiente:

«Los fieles comulgan de rodillas o de pie, según lo establezca la Conferencia de Obispos», con la confirmación de la Sede Apostólica. «Cuando comulgan de pie, se recomienda hacer, antes de recibir el Sacramento, la debida reverencia, que deben establecer las mismas normas» (Numero 90)

Es decir, que el fiel puede optar por comulgar de rodillas o de pie, sin embargo comulgar de rodillas se ha vuelto una postura a punto de extinguirse. ¿Por qué? Entre otras razones, está:

  • El desconocimiento de los fieles que no profundizan su fe, y tal vez les gustaría hacerlo y no lo hacen
  • La falta de reclinatorios en las parroquias, que sólo sacan para celebración de matrimonios. 
  • Y hasta decisiones de sacerdotes que no lo recomiendan, que terminan solicitando poner de pie en algunos casos, a quien pide la comunión de rodillas; esto es muy distinto obviamente a lo que enseña la Redemptionis Sacramentum y vemos en las celebraciones litúrgicas que celebran en el Vaticano.

La instrucción continúa afirmando que quien pida la comunión de modo oportuno, bien dispuesto y con el derecho de recibirla la puede recibir, Por consiguiente, cualquier bautizado católico, a quien el derecho no se lo prohíba, debe ser admitido a la sagrada Comunión. Así pues, no es lícito negar la sagrada Comunión a un fiel, por ejemplo, sólo por el hecho de querer recibir la Eucaristía arrodillado o de pie.  Es decir, ningún sacerdote puede imponerle al fiel una de las dos formas, sobre la otra.


Cuando se reciba la comunión de pie, debemos hacer la debida reverencia, y no es sólo por la genuflexión; es por la disposición del corazón, y por la vestimenta misma que se emplean a veces para recibirla de ambas formas, pues ofende al Señor lucir mejor presentado para otros eventos que para la Eucaristía, en donde muchas veces se escoge la ropa menos indicada para ir al encuentro de Cristo.


Comments