Primer misterio glorioso



Pasado el sábado, al amanecer del primer día de la semana, María Magdalena y la otra María fueron a visitar el sepulcro. 
De pronto, se produjo un gran temblor de tierra: el Ángel del Señor bajó del cielo, hizo rodar la piedra del sepulcro y se sentó sobre ella. 
Su aspecto era como el de un relámpago y sus vestiduras eran blancas como la nieve. Al verlo, los guardias temblaron de espanto y quedaron como muertos. 
El Ángel dijo a las mujeres: "No teman, yo sé que ustedes buscan a Jesús, el Crucificado. 
No está aquí, porque ha resucitado como lo había dicho. Vengan a ver el lugar donde estaba, 
Y vayan en seguida a decir a sus discípulos: "Ha resucitado de entre los muertos, e irá antes que ustedes a Galilea: allí lo verán". Esto es lo que tenía que decirles". 
Las mujeres, atemorizadas pero llenas de alegría, se alejaron rápidamente del sepulcro y corrieron a dar la noticia a los discípulos.

Como hacemos para que vivir la resurrección en nuestra vida diaria? 
Para aquellos que caminamos el camino de la fe, toda la vida de Cristo, debe reflejarse en nuestra vida, así es como Su Pasión redentora hace eco en nuestros dolores y sufrimientos, así es como su misión se transforma también en la nuestra. Del mismo modo su Gloriosa Resurrección debe reflejarse en nuestra vida, como así?
Debemos preguntarnos y reflexionar de que manera vivimos hoy la Resurrección del Senor.
En la vida diaria, cuando hemos muerto a nuestros propios deseos egoístas, vivimos y resucitamos a la armonía con los demás y con la voluntad de Dios. Cuando somos capaces de poner de lado nuestra voluntad para abrazar la voluntad de Dios, cuando dejamos nuestro pecado y firmemente nos proponemos cambiar nuestra vida, y dejar que sea Cristo quien viva en nosotros. La muerte es el paso previo, cuanto duele el morir a uno mismo, es un trabajo constante,para abrazar el nosotros, morir a los apegos desordenados a las cosas para llenar nuestro vacío con Dios. 
Hermano , hermana si hoy tienes un apego que no te deja vivir, un pecado que no te deja llenarte de la Gracia, te invito a morir a eso, para resucitar a la verdadera vida.
Dios vino al mundo , Jesús nuestro redentor ha muerto en la cruz , y ha resucitado al tercer día para darnos la esperanza necesaria para vivir el día a día, resucitando con el al hombre nuevo que el quiere que seamos., un hombre alegre, amante, lleno de fe y de esperanza, que mira hacia el futuro con ojos de eternidad.
Te invito a reflexionar en las cosas a las que Dios quiere que muramos, para poder resucitar con Cristo.


Comments