Reflexión #25 de Cuaresma

La imagen puede contener: 1 persona, texto

Quizá existan algunos ricos que, aunque no suelen ayudar a los más necesitados de la Iglesia, sin embargo, guardan otros mandamientos divinos y estiman que ante sus diversos méritos de virtud y probidad es leve que les falte la misericordia. Pero ésta es de tanta importancia que sin ella las demás, aunque existan, para nada sirven. Pues aunque uno sea fiel, casto, sobrio y esté adornado de otras virtudes principales e insignes, sin embargo, si no es misericordioso, no merecerá la misericordia. Bienaventurados —dice el Señor—los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia (Mt 5, 7)
(SAN LEÓN MAGNO, Sermón 10).


Comments