Reina del Rosario

Quince minutos con María
 

Fuente:  devocionesypromesas.com.ar

Reina del Santo Rosario. 

María, Madre mía querida, te amo con todo mi corazón, y hoy quiero pedirte la gracia de rezar con más devoción y constancia el Santo Rosario, porque sé muy bien que esta es el arma que tú has dado para combatir en estos tiempos malos, y el medio con el que te unes a mí y yo me uno a tu Inmaculado Corazón.

Quisiera rezar muchos Rosarios para que estés contenta, pero a veces me cuesta hasta rezar el Rosario de cada día. Por eso te pido, Madre mía, el don de la contemplación, para que el Rosario cotidiano sea un momento de descanso de mi alma en ti, y no algo que haga por obligación. Solo tú me puedes dar esta gracia. Que yo sea como María, que estaba a los pies de Jesús oyéndolo y contemplándolo, ya que ella eligió la mejor parte. Yo también quiero ser un alma contemplativa, y a través del Santo Rosario, penetrar en los misterios de Dios.

Ayúdame a ser constante en rezar cada día el Rosario, cueste lo que cueste, porque sé que tú premias la perseverancia, y aunque a veces no sienta devoción al rezarlo, igual te ruego que yo pueda cumplir con el gran propósito de rezar el Rosario todos los días.

¡Te amo, hermosa Mamá del Cielo, Reina del Santo Rosario, Reina de mi corazón!


Los beneficios del Rosario.


3. Nos da la victoria sobre nuestros enemigos. 

Comentario:  

¡Cuántas guerras han sido ganadas porque los generales y sus soldados rezaban el Santo Rosario! Triunfos importantísimos para la Cristiandad han sido obtenidos gracias a la práctica del Rosario.

Pero no solamente venceremos a nuestros enemigos humanos, sino, lo que es más importante, con el rezo del Santo Rosario venceremos a nuestros enemigos espirituales. En primer lugar a nuestras propias pasiones desordenadas, ya que con el rezo del Rosario, las iremos arrinconando y superando, cambiando el vicio en virtud. También venceremos a los enemigos del alma, los demonios, que tratan de llevarnos a la perdición, y si rezamos todos los días el Santo Rosario, esto será como un escudo protector que nos defenderá de las astucias del Maligno.

El Rosario es el arma de combate de las batallas espirituales de estos tiempos calamitosos que estamos viviendo, arma que nos da la Virgen para enfrentar todos los peligros. Si lo rezamos con perseverancia, estaremos salvados en el tiempo y en la eternidad.



Comments