Respuesta bíblica a objeción sobre tselem y las imágenes católicas


Resultado de imagen para tselem imagenes catolicas

Por Anwar Tapias Lakatt
administrador@catolicosfirmesensufe.org
 

Alguien hizo un gráfico refutando una afirmación que hice en algún artículo sobre el culto a las imágenes. El gráfico es el siguiente

Vayamos a la base. El hebreo utiliza diferentes términos para referirse a una representación. Utilizo la palabra representación porque puede englobar diferentes formas. Una representación puede ser un dibujo, una escultura o un grabado. El hebreo distingue un término para cada una.

Para nuestro interés, la palabra en mención es “tselem”. Una palabra que implica una representación de un original. Esta palabra por tanto puede utilizarse en varios contextos. Veamos como la define William Vine en su “Diccionario Expositivo de palabras del Antiguo y Nuevo Testamento, quien explica que el término puede ser: estatua, réplica o imagen de algo[1].

El diccionario Strong tiene para la palabra “tselem” צֶ֫לֶם #6754, el significado de “imagen” pero dejando claro que los contextos en que se usa son distintos. La postura católica de asociar las imágenes con tselem parte de la “finalidad” de las imágenes, la cual es ser una “representación” de una persona, por tanto bajo ese enfoque es que se puede estudiar la posición católica, ya que el término “tselem” precisamente se refiere a eso, a una “representación, a una imagen “representativa”.

De esta forma vamos a responder los cuatro puntos del gráfico inicialmente.

 

      1.  Tselem aparece en el hebreo bíblico solo 17 veces.

Eso es correcto. Pero hay que precisar más todavía, y es el uso que se le da.

  •       Como estatua: en 2 Re 11, 18; Num 33, 52; Ez 7, 20; Ez 16, 17 = 4
  •       Como réplica hecha, de algo: 1 Sam 6, 5 (2); 6, 11; Ez 23, 14 = 4
  •       Como representación o reflejo de algo: Gen 1, 26: 1, 27 (2); 5, 3; 9, 6 = 5
  •       Como imagen de un dios: 2 Cro 23, 17 = 1
  •       Como sombra: Sal 39, 6 = 1
  •       Como apariencia: Sal 73, 20 = 1
  •       Como ídolo: Amos 5, 26 = 1

Ahí están las 17 veces que aparece. Como se observa es un término muy amplio y diverso, pero siempre tratando de significar una representación de algo.

Dentro de estos 17 usos podemos descartar para el análisis las que no impliquen hechura de algún material y entonces nos quedan:

  •       Como estatua: en 2 Re 11, 18; Num 33, 52; Ez 7, 20; Ez 16, 17 = 4
  •       Como réplica hecha, de algo: 1 Sam 6, 5 (2); 6, 11; Ez 23, 14 = 4
  •       Como imagen de un dios: 2 Cro 23, 17 = 1
  •       Como ídolo: Amos 5, 26 = 1

Sobre estos 10 usos vamos a realizar el análisis. Lo primero será comprender que si es una representación, el juicio moral positivo o negativo dependerá en gran medida de lo que esté representando.

 

     2. En Génesis 1, 26:27 Dios creó al hombre: “imagen” y semejanza

Precisamente una de las formas de comprender que el término imagen no siempre está referido de forma condenatoria es la cita de Génesis. Allí se muestra que Dios nos hizo a su imagen (tselem). Pero como el gráfico no profundiza más aquí, tampoco lo haremos.

 

     3. Israel nunca estuvo dedicado a hacer imágenes con connotación tselem

Esto es falso porque esa afirmación no se puede concluir sólo contando las veces que se usa la palabra tselem en el Antiguo Testamento, sino las veces que se fabricaron imágenes como representación de algo. Vamos entonces a abordar por partes este punto

     a)   Israel SI hizo imágenes con connotación tselem

Los dos querubines:

Harás también dos querubines de oro; labrados a martillo los harás en los dos extremos del propiciatorio.(Ex 25, 18 RV 1960)

Es evidente que los querubines son ángeles, seres espirituales, por tanto la orden de Dios fue hacer una imagen REPRESENTATIVA de lo que es un querubín. Esto es una connotación “tselem” así no use el término, pues está en un contexto de hacer todo según un modelo mostrado (Ex 25, 19)

La serpiente de bronce:

"Y Moisés hizo una serpiente de bronce, y la puso sobre una asta; y cuando alguna serpiente mordía a alguno, miraba a la serpiente de bronce, y vivía. (Num 21, 9)

¿No era esto una imagen REPRESENTATIVA de lo que es una serpiente? No entramos ahora a estudiar lo que pasó después porque incluso si después pervirtieron el uso, aun así Dios la mandó a hacer

¿Qué es una connotación “tselem”? Basado en lo que significa la palabra “tselem”, es decir una imagen o representación de algo.

    

b) No todos los usos de “tselem” se condenaron, y esto es lo que intencionalmente quiso ignorar el gráfico, pues las citas de 1 Samuel no fueron condenadas:

Los filisteos cuando devolvieron el arca a los israelitas, les enviaron junto a ella, unos ratones de oro y unos tumores (hemorroides) pero no hay condena sobre ello. Si bien estas imágenes no las fabrican los israelitas, cuando las reciben no se indica que las destruyan; esto sería extraño teniendo tan fuerte el mensaje sobre los ídolos y asumiendo que fuera verdad la interpretación protestante de que toda imagen es rechazada por Dios:

“Y ellos dijeron: ¿Y cuál será la expiación que le pagaremos? Y ellos respondieron: Cinco hemorroides de oro, y cinco ratones de oro, conforme al número de los príncipes de los filisteos, porque una misma plaga estuvo sobre todos vosotros y sobre vuestros príncipes” (1 Sam 6, 4)

Estas imágenes eran “REPRESENTATIVAS”. El versículo 5 lo dejará ver mejor:

"Haréis, pues, figuras (tselem) de vuestras hemorroides, y figuras de vuestros ratones que destruyen la tierra, y daréis gloria al Dios de Israel: quizá aliviará su mano de sobre vosotros, y de sobre vuestros dioses, y de sobre vuestra tierra" (1 Sam 6, 5)

Como se aprecia, las imágenes fabricadas son en honor a Dios, y la palabra hebrea utilizada es tselem. Los israelitas reciben el arca y la caja con los objetos, y lejos de destruirlos, los colocan sobre una piedra y le ofrecen holocaustos al Señor:

Los israelitas ofrecieron a Dios, sacrificios teniendo la caja con imágenes paganas fabricadas en oro, y Dios no les reprochó nada porque las imágenes no eran idolátricas ni fueron usadas como objetos de culto a Dios, ni representaban a Dios. ¿Qué representaban? El verso 17 y 18 explica que los tumores fueron por las 5 ciudades principales y los ratones por las ciudades asociadas a los 5 príncipes. Por tanto, a pesar que los filisteos tenían sus dioses, estas imágenes en sí, no eran idolátricas.


4. Las 4 veces que lo hizo, fue cuando  Israel estuvo apartado de Dios y Dios lo consideró ello como abominación, prostituta, fornicación, pecado (véase Ez 7, 20; Ez 16, 17 Ez 23, 14; Am 5, 26)

El problema no era hacer una imagen representativa, sino lo que estaban representando. Ya vimos que una imagen tselem tiene un sentido de representación., pero si lo que se representa es algo condenable, entonces el tselem no puede ser aceptado. No es lo mismo una imagen representativa de la Virgen María, que la imagen representativa de algo obsceno. Veamos entonces las citas mencionadas:

primera cita:

- "Por cuanto convirtieron la gloria de su ornamento en soberbia, e hicieron de ello las imágenes (tselem) de sus abominables ídolos, por eso se lo convertí en cosa repugnante” (Ez 7, 20 RV 1960)

En esta cita se entiende fácil que lo que se representó con el tselem era un IDOLO, y es obvio que esto es algo que Dios detesta. No es por simplemente hacer un “tselem” sino el tipo de “tselem” que hicieron. Nunca se ha negado que si una imagen representativa se toma como si representara a un dios, estaría MAL y la Iglesia sería la primera en rechazarla.

segunda cita:

“Tomaste asimismo tus hermosas alhajas de oro y de plata que yo te había dado, y te hiciste imágenes de hombre y fornicaste con ellas(Ez 16, 17 RV 1960)

En esta cita se ve que el grave pecado fue hacer  esas imágenes para fornicar con ellas, e  incluso sacrificar sus hijos y quemarlos delante de las imágenes (verso 20-21). ¿Tiene esto sentido para la Iglesia Católica? Claro que no. Nuevamente vemos que es el uso errado dado lo que hace condenable estas imágenes. ¿Acaso la Iglesia no condena las imágenes de la santa muerte? ¿O de María Lionsa? Lo hace y lo hará porque distingue bien una imagen representativa de un siervo de Dios que goza en el cielo, al de un demonio u objeto condenable.

tercera cita:

"Y aumentó sus fornicaciones; pues cuando vio a hombres pintados en la pared, imágenes de caldeos pintadas de color, ceñidos por sus lomos con talabartes, y tiaras de colores en sus cabezas, teniendo todos ellos apariencia de capitanes, a la manera de los hombres de Babilonia, de Caldea, tierra de su nacimiento, se enamoró de ellos a primera vista, y les envió mensajeros a la tierra de los caldeos.

Así, pues, se llegaron a ella los hombres de Babilonia en su lecho de amores, y la contaminaron, y ella también se contaminó con ellos, y su alma se hastió de ellos (Ez 23, 14-17)

La cita de Ezequiel nos muestra que en la parábola se mencionan imágenes representativas (tselem), que no corresponden a ídolos o dioses, por tanto la imagen en sí no es condenada. ¿Qué es lo malo? Lo malo es lo que las mujeres en la parábola hicieron al verlas: se enamoraron y enviaron mensajes. De esta forma, las imágenes representativas pueden inducir de un modo u otro a un acto bueno o malo. Recordemos la serpiente de bronce: su objetivo era recordar el poder de Dios pero después la volvieron un ídolo.

"Mas llevabais el tabernáculo de vuestro Moloc y Quiún, ídolos vuestros, la estrella de vuestros dioses que os hicisteis. (Am 5, 26 RV 1960)

La imagen mencionada como tselem está asociada a una estrella pero era realmente un dios asociado a divinidades falsas babilónicas que tenían que ver con el planeta Saturno. Como nos explica A. Bonora:

Probablemente Israel sufría la tentación de entregarse al culto de los astros, difundido y practicado en Babilonia; así se explica la prohibición insistente del / decálogo y la polémica de Amós contra el culto de Saturno y la de Isaías contra el culto a Venus, asociada a la diosa Astarté.[2]

Los judíos seguramente siguieron por el desierto esta estrella[3], asociada al planeta Saturno, la estrella llamada Kaiwan. Los judíos cambiaron los signos vocálicos para asociarlos a cosa abominable, por lo que se cambia a Quiún (Kevan), Y al pasar al griego se cambia a Remfan[4], que es lo que menciona Hechos 7, 43.

La cita de Amos en versiones católicas es diferente a la de la Reina Valera en los nombres. Esto ocurre por un error en la traducción usada por la Reina Valera de la versión de los LXX[5], pues se pasa de Sikkut a Moloc y de Kewan a Quiun:

"Mas llevaréis a “Sikkut,” vuestro rey, y a “Kewan,” vuestros ídolos, la estrella de vuestro dios que os habéis fabricado". (Nacar Colunga)

"Vosotros llevaréis a Sakkut, vuestro rey, y la estrella de vuestro dios, Keván, esas imágenes que os habéis fabricado" (Jerusalén)

Pero como explica el Comentario del uso del Nuevo Testamento en el Antiguo[6]:

No es claro si la estrella de Kaiwan es otra imagen o si es paralelismo poético; puede ser relevante que los dioses acadianos o dioses variadamente conocidos como Ninib, Sakkut y Kaiwan(o Kewan) eran asociados con el planeta Saturno.

Por tanto, no es posible afirmar categóricamente que Amos esté condenando una imagen fabricada, sino que puede aludir a una divinidad que seguían los judíos en el desierto.

 

Conclusión

Si se honra a una escultura tselem, pierde a esa connotación y cambia a pesel, como demuestra los pasajes presentados

La conclusión es válida pero no refuta la postura católica porque:

a)      La Iglesia no honra a la hechura sino a quien representa y así lo enseña el Catecismo:

2132 El culto cristiano de las imágenes no es contrario al primer mandamiento que proscribe los ídolos. En efecto, “el honor dado a una imagen se remonta al modelo original” (San Basilio Magno, Liber de Spiritu Sancto, 18, 45), “el que venera una imagen, venera al que en ella está representado” (Concilio de Nicea II: DS 601; cf Concilio de Trento: DS 1821-1825; Concilio Vaticano II: SC 125; LG 67). El honor tributado a las imágenes sagradas es una “veneración respetuosa”, no una adoración, que sólo corresponde a Dios:

«El culto de la religión no se dirige a las imágenes en sí mismas como realidades, sino que las mira bajo su aspecto propio de imágenes que nos conducen a Dios encarnado. Ahora bien, el movimiento que se dirige a la imagen en cuanto tal, no se detiene en ella, sino que tiende a la realidad de la que ella es imagen» (Santo Tomás de Aquino, Summa theologiae, 2-2, q. 81, a. 3, ad 3).

b)      Lo que hace cambiar un tselem y volverlo pesel no es por la honra, la cual depende y tiene sus límites sino también:

  • a quien representa como vimos en Ez 7, 20 y Am 5, 26
  • lo que se hace frente a la imagen como vimos en Ez 23, 14 (en este caso algo condenado)
  • lo que nos inspira a hacer la imagen como Ez 16, 17.



[1] W.E. Vine. Vine's Complete Expository Dictionary of Old and New Testament Words. Definición de la palabra “estatua” (statue)

[2]  http://www.mercaba.org/DicTB/C/cosmos.htm

[3] http://ec.aciprensa.com/wiki/Astronomía_en_la_Biblia

[4] IGLESIAS, Manuel. Nuevo Testamento. Pag 517. Ed 2003

[5] FITZMAYER, Joseph. Comentario Bíblico San Jerónimo. Pág 468. Versión digital Google

[6] BEALE. G.k. Versión digital Google

Comments