Tiempo Litúrgico

Emisoras Católicas

Propietarios del sitio

  • Anwar Tapias

Rosario a la Virgen del Carmen

 


Señal de la Cruz

Acto de Contrición:

Señor mío, Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío por ser Vos quien sois­  y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberos ofendido. También me pesa porque podéis castigarme con las penas del infierno. Ayudado de vuestra divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta. Amén.

 

Ofrecimiento:

Virgen Santísima, purifica nuestros labios y nuestros corazones para rezar dignamente tu santísimo rosario, el que humildemente ofrecemos en satisfacción de nuestros pecados, aumento de la fe, feliz estado de la Iglesia, destrucción de las herejías, paz y concordia y por las benditas almas del Purgatorio.

(Se puede decir una intención particular, si se quiere)


CUENTAS GRANDES: Padre Nuestro.

CUENTAS CHICAS: Antes de cada Avemaría, decir:

“A la Virgen del Carmen la quiero y venero, porque nos protege a la hora de la muerte y saca a las almas del Purgatorio”.

Al terminar la Decena, decir:

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

Avemaría purísima, sin pecado concebida.

 

ORACIÓN FINAL

Virgen Santísima del Carmen: Este Rosario es en acción de Gracias por toda tu intersección por nosotros, desde antes de empezar el mundo. Te damos Gracias por  todo  lo que nos has enseñado, por llevarnos de tu mano a tu Divino Hijo  Jesús y por estar pendiente de nuestras humanas necesidades, las de nuestra familia, nuestros prójimos y nuestros enemigos. Te damos Gracias Oh Madre Santa porque nos protegerás en la hora de nuestra muerte, de nuestras angustias y nos sacarás con prontitud del Purgatorio.  Amén.   

LAS TRES AVEMARÍAS DE SALUTACIÓN

Dios te salve Maria, Hija de Dios Padre, llena eres de Gracia, el Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre: Jesús.  Santa Maria Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.   Amén.

Dios te salve Maria, Madre de Dios Hijo, llena eres de Gracia, el Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre: Jesús.   Santa Maria Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.  Amén.

Dios te salve Maria, Esposa fiel de Dios Espíritu Santo, llena eres de Gracia, el Señor es contigo, bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre: Jesús. Santa Maria Madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.  Amén.

Dios te salve Maria, templo y sagrario de la Santísima Trinidad: No permitas Virgen Santísima que ningún cristiano viva ni muera en pecado mortal.  Amén

Dios te salve, Reina y Madre de Misericordia, vida y dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve  

 

ORACIONES FINALES

Bajo tu amparo nos acogemos oh Santa Madre de Dios, no desprecies las súplicas que te hacemos en nuestra necesidad; antes bien, líbranos de todos los peligros, oh Virgen Gloriosa y Bendita, ruega por nosotros oh Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar y gozar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.  Amén.

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues solo un Dios se recrea en tan graciosa belleza, a ti celestial Princesa, Virgen Sagrada Maria, yo te ofrezco en este día, alma, vida y corazón, mírame con compasión, no me dejes Madre Mía; y dame tu santa bendición, que yo la recibiré para mí y para mi familia, mi prójimo y el mundo entero, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.  Amén.

OREMOS

Te suplicamos Señor, infundas tu Gracia en nuestras almas, para que quienes por el anuncio del Ángel, hemos conocido la Encarnación de tu Hijo Jesucristo, por su Pasión y  su Cruz, lleguemos a la Gloria de la Resurrección. Por el mismo Jesucristo, Nuestro Señor.    Amén


Fuente: Cuarderno

Comments