San Atanasio


2 de mayo


Los cinco destierros de San Atanasio

La Iglesia celebra cada 2 de mayo, la memoria de San Atanasio, gran Padre de la Iglesia del siglo IV. Proveniente de la sede de Alejandría, una de las cinco sedes principales (Roma, Constantinopla, Jerusalén, Antioquía y Alejandría), fue un férreo defensor de la divinidad de Cristo.

En esos tiempos había surgido un Obispo llamado Arrio, que negaba incluso con la Escritura, la divinidad de Jesucristo, algo que siempre habían creído los cristianos. Esta misma herejía la propagan hoy día los Testigos de Jehová. La herejía se propagó y encontró muchos seguidores.

La unidad del Imperio se veía comprometida y la intención de Constantino, de tener unificada la fe se veía debilitada ante este problema. Por eso convoca el Primer Concilio de Nicea, en el año 325, del cual brotó un credo que defiende la divinidad de Cristo y que condenó a Arrio. Sin embargo, Constantino, que era de tendencia arriana, instigado por los partidarios arrianos, desterró a San Atanasio ya que este se negó a admitir nuevamente a Arrio. 

A la muerte de Constantino, el Imperio de dividió entre sus hijos, pero al final es Constante quien queda a cargo. San Atanasio pudo volver pero sus enemigos lo siguieron difamando y tuvo que irse de su sede por segunda vez, esta vez a Roma

Siendo Constante arriano, lo volvió a desterrar. Muerto Constante, volvió San Atanasio a su sede, pero luego vendrá Juliano, a quien la historia le llamó el Apóstata, porque abandonó el cristianismo y volvió a los cultos paganos. Este emperador desterró a San Atanasio por cuarta vez de su sede.

A la muerte de Juliano, llega al poder Valente, quien lo desterró por quinta vez, pero ante las revueltas en Alejandría, le permitió volver.

Diecisiete años desterrado por defender la verdad de Cristo. Por defender su divinidad, enfrentó amenazas, destierros, soledad, pero el amor por Cristo era más fuerte. Nunca vaciló en su fe, y Dios lo respaldó.

San Atanasio, ruega por nosotros.
Comments