Seamos brújulas para el mundo

 

 


En estos tiempos de confusión, Leyendas negras como la Inquisición y Las Cruzadas han sido el arma predilecta de los anticatólicos para atacar a nuestra Santa Iglesia -y se ha intentado -no sin éxito- marcarla Iglesia como una institución formada por retrógradas, intolerantes, oscurantistas medievales y demás calificativos poco entendidos pero de amplio uso por chicos y grandes.


La realidad es clara: Somos  millones de bautizados mas no de practicantes, pues no vamos a misa, no acudimos a la confesión  y los demás sacramentos; a la oración y a la caridad.


Para hacer un poco más gris este cuadro, desde hace tiempo se observa una clara tendencia de intolerancia al católico -y en general de intolerancia a quien piensa distinto.

 

Hay personas que son atacadas con tanta saña simplemente por ser católicas, por reconocer públicamente su fe. Pareciera que se ha convertido en pecado que tengamos credo; pareciera que al salir de casa tenemos que olvidar la gorra de católico para ponerse la gorra de mundano modernista y evitar cualquier comentario de nuestra fe, como si nos apenara, para no vulnerar la sensibilidad de mucha gente -que a su vez, tiene entera libertad para descalificarnos a su antojo.


Miren cómo se aman... Eso decían de los primeros cristianos. Y nos falta ser luz verdadera, para dejar una estela con nuestra vida. El mundo necesita a los católicos, nos pide a gritos.

Necesitamos científicos católicos que ayuden a no buscar a ciegas el origen del Universo, a crear sin atentar contra la dignidad del ser humano, a buscar su verdadero bienestar.

Necesitamos médicos católicos, que defiendan la vida, y le ayuden al paciente a entender el significado del dolor, unido a la Cruz.

Necesitamos empresarios católicos comprometidos con la creación de fuentes de empleo y la verdadera promoción del ser humano.


Necesitamos literatos católicos, que tengan propuestas de vida para el lector, que se propongan enriquecer el intelecto humano con imágenes que ennoblezcan su alma.

Necesitamos políticos católicos, que velen por el bienestar de todos y no den vuelta sobre discursos vacíos y promesas falsas, interesados por condiciones justas y oportunidades para todos.

Necesitamos abogados católicos, con conducta intachable, promotores de leyes que defiendan la dignidad del hombre y su más precioso don: la vida.

Necesitamos ingenieros católicos que vean en el mundo más que números y fórmulas, que no traigan al mundo un nuevo maquinismo, pretendiendo sustituir al hombre -en esencia, insustituible- de la producción.

Necesitamos filósofos católicos, que colaboren en la creación de sistemas que afirmen al hombre y griten que existe un sentido de la vida. Que le muestren al mundo que la tolerancia no está peleada con los principios.


Necesitamos sacerdotes y religiosas santos, que sean imagen de Cristo y que ardan en deseos de evangelizar al mundo, de ser sal para esta tierra.

Necesitamos educadores católicos, que busquen la formación integral del estudiante y los impulsen en la búsqueda por la verdad y una vida coherente.

Necesitamos padres de familia con el compromiso de llenar esa gran deuda de amor y hagan un extraordinario trabajo en el hogar.

Necesitamos madres de familia entregadas al valiosísimo trabajo en el seno del hogar, que sean fuerza del hombre,  imagen de la Bienaventurada, del ejemplo más precioso de pureza, obediencia y amor a la voluntad de Dios.

Necesitamos familias católicas, unidad por el amor, verdaderas iglesias domésticas.

 

Necesitamos católicos que muestren a este mundo que el ideal cristiano no es irrealizable y que hace feliz a las personas porque ya no viven para ellos sino para los demás, por Aquél que les da el motivo para ello.

Por último, creo que hay muchísimo trabajo, necesitamos penetrar en este mundo que nos ha sido arrebatado porque lo hemos dejado: necesitamos darle vida a este mundo porque lo dejamos ir y ahora ya no sabemos para dónde caminar.

Necesitamos ser brújulas para el mundo, la caridad nos urge, tenemos que terminar con estas crisis recurrentes, necesitamos ser santos.

 

Preparado por: Ada Mireya Espinosa



Comments