Segundo misterio gozoso

LA VISITA DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA A SU PRIMA ISABEL




Según San Lucas 1:36, el ángel Gabriel le dijo a María en el momento de la Anunciación, “Isabel, tu parienta, también ha concebido un hijo en su vejez, y éste es ya el mes sexto de la que era estéril”.


Sin poner en duda la verdad de las palabras del ángel, María decidió enseguida contribuir a la alegría de su piadosa pariente.

Por ello, continúa el evangelista (1:39): “En aquellos días se puso María en camino y con presteza fue a la montaña, a una ciudad de Judá, y entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel”. Aunque María debe haberle comunicado a José su propósito de realizar esa visita, es difícil determinar si él la acompañó.


Después de un viaje de unas treinta horas, María “entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel” (Lucas 1:40). En la época de la Visitación Isabel no vivía en su casa de la ciudad sino en su villa, a unos diez minutos de la ciudad. “Así que oyó Isabel el saludo de María, exultó el niño en su seno”. Fue en este momento cuando Dios cumplió la promesa hecha por el ángel a Zacarías (Lucas 1:15), “desde el seno de su madre será lleno del Espíritu Santo”; el niño que Isabel llevaba en su seno fue purificado de la mancha del pecado original. Se desbordó la plenitud del Espíritu Santo en el alma de su madre, “e Isabel se llenó del Espíritu Santo” (Lucas 1:41). Así, tanto la madre como el hijo fueron santificados por la presencia de María y del Verbo Encarnado; llena como estaba del Espíritu Santo, Isabel “clamó con fuerte voz: ¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! ¿De dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí? Porque así que sonó la voz de tu salutación en mis oídos, exultó de gozo el niño en mi seno. Dichosa la que ha creído que se cumplirá lo que se le ha dicho de parte del Señor” (Lucas 1: 42-45).


Madre Santa, ven a nuestro encuentro, visita nuestro hogar, visita a nuestras familias y amistades, visita nuestros lugares de trabajo y de estudio, visítanos Santa Madre de Dios, para que al igual que tu prima Isabel, quedemos llenos de gozo, llenos del Santo Espíritu, llenos de Dios. Amén



Comments