Una causa, un motivo

UNA CAUSA, UN MOTIVO

Por Jaime Velázquez

 

   Hoy inicio una nueva etapa en mi vida, una etapa en la que mi compromiso personal de ser Testigo de Cristo y de proclamar el evangelio deja de ser una hermosa idea y se conforma en una realidad palpable en cada palabra que comparto con ustedes. De ahí que tengo “una causa, un motivo” para presentarme ante ustedes, que es Cristo mismo, nuestro Señor y Salvador, que lo veo en cada uno de ustedes, y es Él quien se nos entrega de manera completa y plena mediante su gracia, en muestra perfecta de amor hacia nosotros.



   Y es de este modo como deseo iniciar este nuevo apostolado, tomado de Cristo, ya que sin Él nada podemos hacer (Jn 15,5). Y los invito a cada uno de ustedes a seguir su ejemplo (Jn 13,15) y emprender juntos este hermoso camino de la evangelización, de la fe y del amor.



   Esta comunidad de amigos en línea se ha conformado a lo largo de algunos años de convivencia a través de redes sociales y de Foros de Discusión, y afortunadamente, para mí, he sido llamado a contribuir con esta hermosa labor. Y, a pesar de las distancias, nos une “una causa, un motivo” : Cristo, nuestro Señor.


 

    Empiezo ya a andar este gran camino llamado Jesucristo, en unión con estos hermanos de la Fe, que con la fuerza de Dios encarnado desde la privacidad de un Sagrario nos llena de amor y nos colma de sus bendiciones. Solo nos faltan sus oraciones, su consejo y su compañía.



Estamos para servirles, y ganar un pedacito de cielo cada vez que alguno de ustedes nos lee y se lleva en su corazón una enseñanza, una reflexión, o simplemente, una sonrisa.



Dios les bendiga.
Comments