VIA LUCIS como rezarlo

Cómo rezar el Vía Lucis

Para rezar el Vía Lucis, en que compartimos con Jesús la alegría de su Resurrección, proponemos un esquema similar al que utilizamos para rezar el Vía Crucis:
  • Enunciado de la estación; 
  • Presentación o monición que encuadra la escena; 
  • Texto evangélico correspondiente, con la cita de los lugares paralelos (en las dos últimas estaciones hemos tomado el texto de los Hechos de los Apóstoles); 
  • Oración que pretende tener un tono de súplica 

    Si se desea, después del enunciado de cada una de las estaciones, se puede decir:

    V/ Verdaderamente ha resucitado el Señor. Aleluya. 
    R/ Como anunciaron las Escrituras. Aleluya. 
    V/ Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
    R/ Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. 



    Nuestra disposición inicial

    Los acontecimientos del Vía Crucis concluyen en un sepulcro, y dejan quizá en nuestro interior una imagen de fracaso. Pero ése no es el final. Jesús con su Resurrección triunfa sobre el pecado y sobre la muerte.

    Y, resucitado, dedicará nada menos que cuarenta días en devolver la fe y la esperanza a los suyos. Después los dejará diez días de reflexión - a modo de jornadas de retiro y oración - en torno a María para que reciban la fuerza del Espíritu que les capacite para cumplir la misión que El les ha confiado.

    En los encuentros de Jesús con los suyos, llenos de intimidad y de esperanza, el Señor parece jugar con ellos: aparece de improviso, donde y como menos se esperan, les llena de alegría y fe, y desaparece dejándoles de nuevo esperando. Pero después de su presencia viene la confianza firme, la paz que ya nadie podrá arrebatarles. Todo se ilumina de una luz nueva.

    El Vía Lucis es el camino de la luz, del gozo y la alegría vividos con Cristo y gracias a Cristo resucitado. Vamos a vivir con los discípulos su alegría desbordante que sabe contagiar a todos. Vamos a dejarnos iluminar con la presencia y acción de Cristo resucitado que vive ya para siempre entre nosotros. Vamos a dejarnos llenar por el Espíritu Santo que vivifica el alma. 


    Oración Preparatoria

    Señor Jesús, con tu Resurrección triunfaste sobre la muerte y vives para siempre comunicándonos la vida, la alegría, la esperanza firme. 

    Tú que fortaleciste la fe de los apóstoles,
    de las mujeres y de tus discípulos enseñándolos a amar con obras, fortalece también nuestro espíritu vacilante,para que nos entreguemos de lleno a Ti.

    Queremos compartir contigo y con tu Madre Santísima la alegría de tu Resurrección gloriosa. 

    Tú que nos has abierto el camino hacia el Padre, haz que, iluminados por el Espíritu Santo, gocemos un día de la gloria eterna.

    (Aquí se reza la estación)

    ORACIÓN FINAL

    Señor y Dios nuestro, 
    fuente de alegría y de esperanza, 
    hemos vivido con tu Hijo los acontecimientos de su Resurrección y Ascensión hasta la venida del Espíritu Santo; 
    haz que la contemplación de estos misterios nos llene de tu gracia y nos capacite 
    para dar testimonio de Jesucristo 
    en medio del mundo.

    Te pedimos por tu Santa Iglesia: 
    que sea fiel reflejo 
    de las huellas de Cristo en la historia y que, llena del Espíritu Santo, 
    manifieste al mundo los tesoros de tu amor, 
    santifique a tus fieles con los sacramentos y haga partícipes a todos los hombres 
    de la resurrección eterna. 
    Por Jesucristo nuestro Señor.






Comments